Dile adiós al mal humor de forma sana

Enfrenta tus emociones para evitar el mal humor, pon atención en tu lenguaje corporal y se consciente de no repetir patrones de conducta.

03/05/2012 10:20
AA

Sentirnos malhumorados es totalmente normal, y siempre hay una causa de esto, aunque a veces la queramos evadir; lo importante, explica la especialista en terapia Gestalt, Aída Malfavón (*), es recordar que: 

  • Negar tus emociones no te libera de ellas, al contrario, si las silencias vivirán como fantasmas constantes, dale la importancia que tienen.
  • No sólo las palabras determinan el estado del mal humor sino también el cuerpo habla y en ocasiones es más dañino que las verbalizaciones hacia las personas que nos rodean, por lo que es recomendable tener cuidado con lo que decimos con el cuerpo.
  • La incidencia del mal humor está ligada, sin darnos cuenta, con la historia de nuestra vida, la respiración profunda nos puede ayudar, pero también es necesario el trabajo terapéutico. 
  • La repetición de “patrones” de conducta que podemos llamar “coincidencias” tiene que ver más en nuestra persona, que en los demás dado que frecuentemente se relacionan en situaciones dolorosas que procuramos “enterrar”, y que en circunstancias “similares”, hacen que se presente, afectando nuestro ambiente. 

Para ayudar a encontrarnos con esas historias, la Psicoterapia Gestalt nos permite darnos cuenta evitando culpar a otros aprendiendo a sanar nuestras heridas.

Ahora que sí esto no es un problema crónico, sino una situación específica en donde sabes qué es lo que te está molestando, la especialista en terapia Gestalt, Aída Malfavón, compartió con SUMEDICO, estos ejercicios que pueden ayudarte a olvidar el mal rato y restablecer armonía con tu cuerpo de forma sana.

1.- Usa un periódico, pero no para leer, sino extiéndelo todo y empieza a enrollarlo y apretarlo descargando tu coraje en él diciendo todo lo que te molesta y que quieres que salga de ti para recobrar la armonía corporal.

2.- Si esto no fue suficiente, ese mismo periódico te servirá para golpear con todas tus fuerzas una superficie que puedas golpear, mientras sacas todas tus frustraciones y mal humor, “generalmente se usan palabras soeces y es el momento para sacarlo todo, y también pueden salir cosas que jamás imaginamos y nos ayudará bastante”, afirmó Malfavón.

3.- Si no te gusta la violencia y prefieres expresarte de otro modo, utiliza una libreta para relatar todo lo que te ocurrió en el día y que te hizo sentir como te sientes ahora, al dar descripciones detalladas, lograrás liberar tu alma de esa molesta sensación.

4.- Pero si ninguna de esas opciones te ha funcionado, ocupa la técnica del costal o pera de box y golpéala hasta sentirte mejor.

5.- Finalmente todo será mejor si culminas con un sencillo ejercicio de respiración que consta de inhalar en dos tiempos, retener el aire en los pulmones por cuatro tiempos más y exhalarlo de nueva cuenta en dos tiempos.

Esto, dice la especialista debes hacerlo viéndote al espejo, y el número de repeticiones las determinará tu propio cuerpo, es decir cuando la presión arterial, que se eleva cuando nos enojamos o estamos malhumorados, se estabiliza, nuestro sistema nervioso se relaja, y empezamos a sentir que nuevamente tenemos control sobre nosotros, afirmó la especialista.

Finalmente, cuando tu cuerpo indique que es momento de suspender el ejercicio, “sonriéte en el espejo, a nadie nos molesta una sonrisa, al contrario nos alimenta mucho y la risoterapia juega un papel fundamental para controlar los estados de alteración.

(*) Aída Malfavón
Psicoterapeuta Gestalt
malfavon_aida2011@hotmail.com
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: