Dismorfia muscular, obsesión por lucir bien

Este trastorno, cada vez más frecuente en hombres, se caracteriza por mostrar una excesiva preocupación por la apariencia física.

08/11/2013 2:53
AA
Lucir bien físicamente no sólo es una preocupación femenina, cada vez más hombres buscan estar delgados y tener un cuerpo musculoso, pero cuando se obsesionan con este propósito, corren el riesgo de tener un trastorno mental llamado dismorfia muscular.
 
La dismorfia muscular forma parte de los Trastornos Dismórficos Corporales y está caracterizada por una preocupación excesiva por la apariencia física y una distorsión de la percepción de la figura.
 
La imagen corporal es la representación mental que tenemos de nuestro cuerpo, es una variable subjetiva que muchas veces tiene poco que ver con la realidad, pero que ejerce una gran influencia en nuestras actitudes, emociones, afectos y conductas.
 
La doctora Gilda Gómez Pérez Mitré, de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, dijo que la insatisfacción corporal (que se refiere a la forma y tamaño del cuerpo) es uno de los problemas relacionados con la imagen corporal, considerado un factor de alto riesgo en el desarrollo y mantenimiento de los trastornos alimentarios.
 
Los hombres que tienen dismorfia muscular, tienen una compulsión por el ejercicio, pueden dedicarle hasta cinco horas diarias sin ser deportistas profesionales, explica la especialista Rosalía Vázquez Arévalo.
 
La investigadora de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM, dijo que las personas con este trastorno también suelen alterar su alimentación y distintos aspectos de su vida se ven afectados, uno de ellos es el social.
 
Conforme avanza esta obsesión por su imagen corporal, los hombres con dismorfia muscular empiezan a presentar conductas nocivas para su salud, por ejemplo, realizan entrenamientos excesivos aunque estén lesionados y sin haber consultado previamente a un médico. 
 
Otro riesgo es que pueden consumir esteroides anabólicos, ya que pretenden aumentar su masa muscular, aun con el riesgo de desarrollar afecciones cardiacas que los lleven a la muerte súbita.
 
Vázquez Arévalo explicó que, de acuerdo a sus investigaciones, hasta 15 por ciento de los usuarios de gimnasio llega a presentar riesgo de dismorfia muscular.
 
“Hemos visto que son personas perfeccionistas; finalmente vivimos en una sociedad que lo promueve. Existe el perfeccionismo positivo que es aquel que te lleva a alcanzar tus metas, a superarte, y el negativo que te obstruye y en donde te pones una meta que es inalcanzable”, subrayó.
 
La doctora Vázquez Arévalo explicó que en un estudio realizado por su grupo de investigación, encontraron que para que los varones se sientan satisfechos no basta solo mantener un peso normal, sino hacer ejercicio y tener un cuerpo marcado.
 
Para los hombres con dismorfia muscular, la musculatura nunca va a ser suficiente, pero al estar relacionada con la genética, algunos varones desarrollarán más músculo que otros.
 
La baja autoestima está relacionada con este trastorno mental, ya que muchos de los varones que lo presentan buscan tener masa muscular porque argumentan sentirse pequeños o débiles.

Los hombres con dismorfia muscular desarrollan aislamiento, pierden amistades y en algunos casos, después de una ruptura amorosa, empiezan a realizar ejercicio compulsivamente. (Fuente: Fundación UNAM) 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: