Documental da rostro a víctimas del azúcar

"Dulce agonía" narra la histora de don Gonzalo Hernández y su angustia por reunir cada semana 2 mil 680 pesos para hacerse una hemodiálisis.

02/04/2014 11:45
AA
Decir que en México murieron 500 mil personas en seis años, a consecuencia de la diabetes, estremece mucho más cuando se mira la historia de una sola de esas víctimas y se entiende que las enfermedades provocadas por el consumo de alimentos chatarra tienen una carga de sufrimiento humano mayor que la carga económica al sistema de salud pública. Así lo señaló Eduardo Jaramillo, director general de Promoción de la Salud, de la Secretaría de Salud, tras la premier del documental “Dulce agonía” basado en historias de pacientes con diabetes.
 
En la Sala 7 de la Cineteca Nacional, en la Ciudad de México, se exhibió por primera vez el documental elaborado a lo largo de dos años por los cineastas  Amaranta Rodríguez y Alejandro  Tagle. En su recorrido por Hidalgo, Chiapas, Morelos y Distrito Federal, convivieron y siguieron a personas que tuvieron diagnóstico de diabetes y que les condujo a complicaciones dolorosas física y emocionalmente como amputaciones, gastos catastróficos, indolencia de los servidores públicos y, en algunos casos, la muerte y sepultura.
 
Producido con fondos de la organización no gubernamental El Poder del Consumidor, dirigido por Cacto Producciones y con el apoyo de la Fundación Heinrich Böll y Bloomberg Philanthropies, el documental “Dulce agonía”  narra la historia de don Gonzalo Hernández, quien debe vender cada semana suficientes jitomates para pagar los 2 mil 680 pesos que gasta en hemodiálisis cada siete días.
 
Su vida corre en paralelo de otras historias que se entrelazan en el documental como las de Pedro López, María Velázquez, Alfonso Vizcarra, Aurora Sandoval y José Ramírez, quienes han tenido que dejar sus actividades, en plena edad productiva, por padecer consecuencias de la diabetes como infartos repetidos, amputación de extremidades o ceguera por retinopatía diabética.
 
A lo largo de una hora, la cinta presenta opiniones de científicos líderes de 25 diferentes instituciones como la Clínica de Obesidad del Hospital Infantil de México, el Instituto Nacional de Salud Pública, la Sociedad Mexicana de Oftalmología, la Universidad de Carolina del Norte, el Senado de Chile, el Ministerio de Educación de Costa Rica, entre otros.
 
“El documental muestra que las personas más pobres, las más vulnerables son las más afectadas… Desde la perspectiva del gobierno, el documental también muestra que se dejó de hacer mucho para frenar el ambiente obesigénico que produce enfermedades como la diabetes. Tuvimos, por lo menos dos décadas sin acción”, indicó el doctor Eduardo Jaramillo, de la Secretaría de Salud.
 
La película fue presentada por los autores, acompañados por el director General de Promoción de la Salud, de la Secretaría de Salud, Eduardo Jaramillo; así como por el director de El poder del consumidor, Alejandro Calvillo y por el director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud, del Instituto Nacional de Salud Púbica, Juan Rivera Donmarco.
 
“Una de las causas de la obesidad es el alto consumo de bebidas azucaradas y de alimentos con alto contenido en azúcar. Estos mexicanos, como los que vimos en el documental, están en entornos donde están obligados a tomar ese tipo de bebidas simplemente porque no hay donde tomar agua. Tenemos que movernos de la falacia de que este problema es sólo responsabilidad de los individuos. Eso es absurdo. Vivimos en un ambiente obesigénico y debemos adoptar regulaciones más duras porque vemos que la autorregulación de las compañías refresqueras no ha funcionado”, dijo el doctor Rivera Donmarco.
 
Amaranta Rodríguez subrayó el gran esfuerzo que hacen las compañías refresqueras por tener presencia en mercados de bajos ingresos, como el de los indígenas de Chiapas, donde incluso venden sus productos a precios más bajos que en las ciudades y desarrollan campañas publicitarias en lenguas indígenas.
 
“Hay muchas evidencias de que, frente al problema de la obesidad y el consumo excesivo de azúcares, hay omisiones del Estado mexicano y que han permitido a las empresas refresqueras hacer lo que quieran. Tenemos que cambiar esta ambiente obesigénico y aunque se han dado pasos, como el impuesto al refresco, han sido pasos  a medias pues sólo se aumentó un peso de impuestos cuando se solicitaron dos pesos de impuesto para desestimular el consumo. Un paso a medias es como si no hubiera pasos, así que hay que seguir insistiendo y denunciando estos problemas”, dijo en la presentación Alejandro Calvillo, de El poder del consumidor.
 
El documental todavía no tiene fechas para ser exhibido comercialmente, pero se espera que se proyecte en universidades y plazas públicas para hacer conciencia de los efectos de la diabetes en la vida de los seres humanos, más allá de las estadísticas de epidemiología y gasto en salud.

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: