Dormir con padres no dañaría aprendizaje

Investigación sugiere que esta experiencia no daña el desarrollo cognitivo ni de conducta de los niños.

18/07/2011 7:24
AA

Que padres e hijos compartan la cama puede no ser un problema. Un reciente estudio realizado  por la Universidad Estatal de Nueva York, señala que no se encontraron diferencias en el  comportamiento de niños que duermen y no duermen con sus padres.

Lauren Hale, profesora asociada de Medicina Preventiva en el Programa de Salud Pública de la  Universidad Estatal de Nueva York, explica que realizaron un estudio contando con la  participación de 944 familias de bajos ingresos que tenían al menos un niño menor de un año.

Los investigadores visitaron cada familia para preguntar a las madres sobre la salud de sus  hijos, las rutinas de los padres y la rutina que seguían para ir dormir.

Todos los niños mayores de cinco años fueron sometidos a pruebas cognitivas y de  comportamiento, se midió su desempeño en matemáticas, alfabetización, sus niveles de  hiperactividad y sus habilidades sociales.

Al analizar los resultados, los expertos encontraron que las familias afroamericanas e  hispanas son más propensas a compartir la cama con los niños pequeños que los anglosajones.

Después de controlar una serie de factores, entre los que destacan: género, peso de  nacimiento, etnia, nivel económico y educación de la madre, los especialistas no encontraron  relación entre niños que comparten la cama y la aparición de cualquiera de los problemas  cognitivos o de conducta.

Por lo que la Lauren Hale, investigadora líder, señala que los resultados sugieren que  compartir la cama no es necesariamente una mala idea para los niños, pero esto tiene que ser  evaluado por cada familia.

“Los padres deben tomar decisiones sobre la rutina para ir a dormir sobre la base de las  circunstancias específicas de la familia, con el objetivo de facilitar el sueño para sus  hijos.”

La investigación, que se publicó en la edición de agosto de Pediatrics, contó con igual  cantidad de niños y niñas; 30% eran afroamericanos, 25% hispanos y 40% blancos.

Al hacer una revisión de la investigación, la Dra Nina de la Arena, profesora asistente de  pediatría de la Facultad de Medicina de Darmouth, estuvo de acuerdo con los resultados.

“Creo que cada familia tiene que trabajar en lo que es mejor para ellos, en términos de lo  que funciona mejor para su hijo y el sueño de su hijo en el día a día”, dijo.

Michelle M. Garrison, investigador científico del Instituto de Niños de Seattle, explica que  no importa que padres e hijos compartan la cama a la hora de dormir, sino como lo hacen.

“Puede ser algo positivo, sólo es cuestión de averiguar cómo hacerlo una experiencia positiva  para padres e hijos”.

(Con información de Healthday.com)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: