Drogas: 4 cambios que producen en el cerebro

Estos cambios provocan que las personas pierdan la capacidad de sentirse bien con cosas que antes les gustaba hacer

07/05/2014 2:05
AA

El avance de la ciencia permite observar los cambios en el funcionamiento del cerebro, a veces de manera irreversible, de las personas que consumen drogas. Aquí algunos:

1. Afectan la comunicación del cerebro.
Interfieren la manera en la que las neuronas normalmente envían, reciben y procesan la información.
 
2. Alteran la producción de neurotransmisores.
 Por ejemplo:
 Algunas drogas como la marihuana y la heroína tienen una estructura muy parecida a la de algunos neurotransmisores que nuestro organismo produce de manera natural. Por ello engañan a las neuronas y las activan de manera anormal.
 
La dopamina, neurotransmisor que se libera cuando hacemos algo que nos gusta mucho, como ver a alguien que nos atrae o subirnos a un juego mecánico, se libera de 2 a 10 veces más que lo que produce normalmente nuestro cuerpo. Esto ocurre casi inmediatamente después de consumir drogas como anfetaminas o cocaína. Este efecto de la dopamina es tan poderosa que motiva fuertemente a las personas a consumir drogas repetidamente. Sin embargo, esta sensación es artificial y pasajera.
 
3. Modifica los sistemas cerebrales relacionados con sentirse bien
De igual manera que bajamos el volumen del radio cuando está muy alto, el cerebro se ajusta a las oleadas abrumadoras de dopamina produciendo menos o evitando que las neuronas reciban grandes cantidades de este neurotransmisor.
¿Qué le ocurre a una bombilla con una descarga eléctrica? Se funde ¿cierto? algo similar sucede en las zonas del cerebro relacionadas con sentirse bien; consumir drogas continuamente las estimula tanto, que con el tiempo dejan de funcionar adecuadamente.
Estos cambios en el cerebro provocan que las personas pierdan la capacidad de sentirse bien con cosas que antes les gustaba hacer.
 
4. Alteran funciones del pensamiento. Entre otras cosas: dificultad para tomar decisiones; disminución de la memoria y la atención; cambio repentino de un estado de ánimo a otro, por ejemplo, de la tranquilidad a la angustia; pérdida de la habilidad para aprender nuevas cosas y alteración de los sentidos, ver el mundo distorsionado o escuchar cosas que no existen. (Información de konectate.org.mx)
 

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: