Duelo tras divorcio puede durar dos años

Negación, dolor, enojo, aceptación y superación son las etapas por las que pasan los involucrados en una separación.

01/02/2012 7:49
AA

Se vale estar triste y se vale llorar durante un divorcio. Pero también se vale pensar que el divorcio es un triunfo para una mala pareja y puede ayudar a sanar a sus integrantes. Así lo explica a SUMEDICO la terapeuta familiar Lilian Nurko (*), quien agrega que cada separación experimenta un proceso diferente y que no hay métodos únicos para ayudar a cruzar este duelo.

“Muchos de los psicólogos dicen que puede tardar uno o dos años la elaboración total del duelo después de un divorcio. Esto puede ser correcto, pero hay que reconocer que no hay un proceso único. Desde el punto de vista teórico se puede hablar de algunas etapas generales como la negación, el dolor, muchísimo enojo, la aceptación y la superación del duelo. Sin embargo, cada caso cambia dependiendo del origen de la separación”, explica la especialista del Instituto Latinoamericano de Estudios Familiares (ILEF).

La estadística conyugal

En México, la mayoría de las personas que tiene más de 15 años de edad vive en pareja. La información de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2009, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) muestra que en el país, seis de cada diez personas de 15 años y más están casadas o en unión libre; tres se encuentran solteras, y una es separada, divorciada o viuda.

Mientras que las mujeres tienden a permanecer sin pareja una vez que se disolvió su vínculo conyugal, los hombres en general vuelven a unirse, lo cual se refleja en la menor proporción de hombres separados, divorciados o viudos. Por cada 6 hombres solos por viudez, separación o divorcio, hay 15 mujeres solas por viudez, separación y divorcio.

A pesar de que entre mexicanos sigue prevaleciendo la vida en pareja, el número de divorcios se ha triplicado en los últimos 30 años, de acuerdo con cifras oficiales. Según el Inegi, “mientras en 1980, por cada 100 matrimonios había 4 divorcios; en el año 2000 esta cifra se elevó a 7 divorcios por cada 100 y para 2008 se contaron 14 divorcios por cada 100 matrimonios”, como se puede leer en la página de internet http://cuentame.inegi.org.mx/poblacion/ , en el apartado llamado Matrimonios y Divorcios.

Este mismo conteo estadístico dice que, en el año 2008 la edad promedio de las mujeres que se divorciaron fue de 35 años, mientras que la edad promedio en la que los hombres se divorciaron fue de 38 años. La escolaridad promedio de los divorciados es secundaria.

Al momento de divorciarse, el 68% de los hombres dijo ser empleado, 15% trabaja por su cuenta y 9% dijo ser obrero. Entre mujeres: 82% dijo ser empleada en el momento de su divorcio, 11% dijo trabajar por su cuenta y 4% dijo ser obrera. La cifra anual de divorcios en el último año reportado por el Inegi (2008), fue de 81 mil divorcios.

Cada divorcio es diferente

La doctora Lilian Nurko dijo a SUMEDICO que la facilidad o dificultad para concretar un divorcio depende de las circunstancias que lo provocaron. Hay divorcios difíciles y divorcios más sensatos.

“El tipo de dolor que tiene cada individuo es diferente. Depende del tipo de divorcio que tenga que cruzar y de varios factores asociados, por ejemplo. ¿Cómo se le pidió el divorcio? ¿Por qué se le pidió? ¿Hay alguna infidelidad involucrada en el divorcio? o ¿Es por un acuerdo común? Hay maneras de hacerlo más fácil. Si un terapeuta ayuda a la pareja a entender que la separación en realidad viene de un común acuerdo, el duelo se vive de manera más fácil”, dice la terapeuta familiar.

“Hay que reconocer que nunca es fácil divorciarse porque, a fin de cuentas, se trata de una pérdida y hay una etapa de negación, mucho dolor, mucha depresión, hasta que llega la aceptación. Si es un divorcio difícil es mucho más complicado porque uno se queda muy resentido y el dolor viene, básicamente, por esa traición al vínculo. Este vínculo interno que tú y yo tenemos, el cual se rompe y provoca dolor”.

Desde el punto de vista de la experta, el divorcio también puede ser un proceso sanador para una persona que, en pareja, ha vivido una enfermedad mental. Existen terapeutas que afirman que el divorcio es “el triunfo de una mala pareja”.

“Hay personas que, con el divorcio, finalmente alcanzan esta etapa liberadora y curativa de un problema. En algunos casos, el divorcio puede ayudar a resolver muchos conflictos. Por eso el estigma de que el divorcio necesariamente es doloroso, no siempre es correcto porque si hay una separación de común acuerdo, un divorcio, en lugar de ser una situación de crisis puede ser un proceso saludable para ambos”, añade la doctora Nurko.

Es normal que todas las personas que se casan ponen altas expectativas en el matrimonio y que se casen pensando que será para toda la vida. Pero a lo largo del camino hay diferentes grados de compromisos y metas comunes alcanzadas. La falta de compromisos comunes es uno de los factores para divorciarse, sin que esto implique odiar a la ex pareja.

“Hay parejas que tardan en acostumbrarse a vivir separados, pero llegan a querer al otro. Es muy complicado, pero muchas veces es muy sanador. Después de un divorcio, el duelo femenino y el duelo masculino no son diferentes, aunque socialmente tenemos más permiso de expresarlo las mujeres que los hombres. Las mujeres podemos llorar o estar tristes, mientras que, todavía, a los hombres se les exige aguantarse. Persiste el rol de que los hombres pueden aguantarse, pero la verdad es que duele igual”, añade la experta del ILEF

“Durante un divorcio, el papel de la familia también dependerá de la relación que tengan con el hombre o mujer recién separados. El papel ideal de la familia es el acompañamiento. Ayudar a salir a la persona, estar disponible si quiere hablar, pero también respetar si la persona no quiere salir o si quiere estar sola, Obviamente hay que checarlo porque si se ve que trae una depresión muy fuerte, pues hay que ayudarlo o conseguir ayuda profesional”, concluye la doctora Nurko.

(*) Lilian Nurko. Terapeuta familiar
Integrante del Instituto Latinoamericano de Estudios de Familia (ILEF) 30 años impartiendo Maestría y Diplomados en Terapia Familiar
lilian.nurko@gmail.com
www.ilef.com.mx
5659 0504 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: