Edad y miopía son causa de glaucoma

Una visita regular al oftalmólogo podría prevenir la enfermedad que mata las células que forman el nervio óptico.

28/09/2011 8:44
AA

Miopía y edad se encuentran entre las principales causas de glaucoma, una de las enfermedades de mayor riesgo de ceguera pues generalmente no presenta síntomas, y sin embargo puede evitarse con una visita regular al oftalmólogo. 

Así lo señaló a SUMEDICO la cirujana oftalmóloga Sandra Navarrete Betancourt (*), quien calificó como un error que se considere al glaucoma como un padecimiento propio de las personas con diabetes, pues en estos casos la afectación a los ojos es secundaria a la concentración de la glucosa en sangre.

El glaucoma, explicó, es la muerte de las células ganglionares que forman el nervio óptico, que conecta la retina con el cerebro.

Si este problema se detecta a tiempo, es posible controlar la presión en la parte anterior del ojo y se evita el daño al nervio óptico. Cuando la afección está muy avanzada, llegan a presentarse síntomas como:

  • Color rojizo del ojo y dolor 
  • Fotofobia, es decir que no se tolera la luz 
  • Falta de claridad en la vista lateral o al mirar por la periferia ocular 

La oftalmóloga Navarrete Betancourt puntualizó que para la detección del glaucoma es indispensable un estudio del campo visual, entre las técnicas de diagnóstico se encuentran: 

Examen de agudeza visual.– Se evalúa cómo ve la persona a diversas distancias.

Examen de campo visual.– Es la medición de la visión lateral (periférica).

Dilatación de las pupilas.- Permite analizar el nervio óptico y detectar si existe daño. Después del examen, su vista puede permanecer borrosa por varias horas.

Tonometría.- Mide la presión del líquido dentro del ojo.

El glaucoma se clasifica de acuerdo a las causas que lo causan:

Glaucoma de ángulo abierto.- Es el tipo más común y el grave riesgo es que generalmente no muestra síntomas, pero al paso de los años puede derivar en ceguera; pero si se acude al oftalmólogo por lo menos una vez al año, es posible que se reciba tratamiento en etapa temprana y evitarlo.

En la parte de adelante del ojo, explicó la especialista, existe un espacio que se denomina cámara anterior por el cual entra y sale continuamente un líquido transparente denominado humor acuoso que sirve para nutrir y oxigenar las estructuras oculares, en ocasiones este circula muy lentamente sin razón aparente.

Glaucoma de forma súbita.- El daño al nervio óptico y la pérdida parcial de la visión lateral se producen de forma inesperada en personas con presión normal en el ojo. Es decir, es un ataque agudo súbito con inflamación y dolor constante tan intenso que no tolera manipulación, además de visión borrosa. Se deriva de un cierre inesperado en el paso del humor acuoso por lo cual la presión intraocular se dispara.

Este es un caso de emergencia, por lo que el paciente necesita recibir tratamiento de inmediato para ayudar a que el líquido pase, de lo contrario puede causar ceguera en el ojo afectado en tan sólo uno o dos días. Por lo general, la cirugía con láser realizada sin demora puede eliminar la obstrucción y proteger la vista.

Glaucoma de ángulo cerrado. – En estos casos se encuentra afectado el trabéculo, membrana encargada del drenaje, es decir del paso del humor acuso de la parte anterior a la delantera de la retina.

En los casos de miopía, el glaucoma está asociado a un gran tamaño del cristalino (estructura ubicada detrás del iris) que empuja hacia adelante y obstruye el trabéculo. Debe señalarse que hay otros factores asociados como son los medicamentos prescritos para la misma miopía o la depresión.

Glaucoma secundario. –Es resultado de una complicación de otro problema médico, como es el caso de la diabetes, o bien con la cirugía del ojo o cataratas en etapa avanzada, lesiones del ojo, ciertos tipos de tumores o inflamación. 

Glaucoma congénito. –Es de los menos frecuentes; es causa de una alteración de la formación del trabéculo y provoca presión alta, los niños con esta enfermedad se caracterizan por tener ojos grandes llamados médicamente buftalmos. Esto porque son “ojos duros” y por ende registran fotofobia y presentan estrías a nivel de la córnea, denominadas “estrías de Haab”. Por lo general se recomienda la cirugía, pues es segura y eficaz. Si se operan sin demora, los niños con este tipo de glaucoma tienen probabilidades de tener buena visión. 

(*) Sandra Navarrete Betancourt
Cirujana oftalmóloga adscrita al Hospital General de Zona No. 26 del IMSS
sandy80l@yahoo.com.mx 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: