Educación, clave para combatir el bullying

Para contrarrestarlo se requiere trabajar en equipo entre padres de familia, estudiantes, profesionales de la salud y orientadores escolares.

27/10/2013 7:44
AA
El bullying  o acoso escolar  produce daño físico y emocional en víctimas y victimarios, esta conducta puede tener graves consecuencias como el suicidio, por ello, es importante que alumnos, padres de familia, profesores, expertos en salud y orientadores escolares, principalmente, tengan información para combatir este fenómeno social.
 
De acuerdo con información publicada en 2012 por el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente “El acoso escolar también conocido como “bullying” (que significa intimidación), se ha utilizado para referirse a la violencia en las escuelas ejercida de diferentes formas por uno/a o varios/as escolares hacia otro/a y otros/as escolares”.
 
El bullyng para ser clasificado como tal debe ser un acoso continuo, pues “existen casos de agresión aislados que no tienen nada que ver con bullyng respectivamente, éste debe ser constante”, explica el licenciado en psicología Eduardo Ibarra González, subdirector del Centro de Atención y Educación Psicológica, en Cuajimalpa.
 
El acoso escolar nos involucra a todos y las responsabilidades de cada uno son:
 
Familia: Se trata de una dinámica familiar, es decir, identificar las funciones de los integrantes y factores que afectan a cada uno.
 
Hijos: Regularmente los niños o adolescentes comienzan a tener cambios en su comportamiento, si son víctimas presentan miedo, ansiedad, estrés e indicios de hostigamiento; si son victimarios se vuelven violentos o comienzan a surgir quejas por parte de externos sobre su conducta.
Padres: Identificar primero la personalidad de sus hijos para poder detectar con certeza algún cambio en su comportamiento.
 
El licenciado en psicología indica también que “se trata de mantener un canal de comunicación abierto, brindarle herramientas para que se comunique (el hijo agredido), no regañarlos, ni obligarlos a que hablen”, señala el especialista. 
 
Otro consejo del psicólogo es “tener un manejo adecuado como  adulto, voy a la escuela, me informo con maestros y amigos para dar certeza de la situación que mi hijo me ha dicho, y no llegar invasivamente a la escuela con amenazas, porque también es un tipo de  violencia y la institución se cierra a la posibilidad de alianza, entonces se bloquea todo”, explica Ibarra González.
 
Los padres deben también ser conscientes de su forma de ser y la educación que brindan a sus hijos, pues el especialista agrega que “Hay mujeres que se enojan mucho, son mujeres muy violentas pero no son conscientes de ello. Primero se trata de hacerte consciente cómo lo estas educando, porque también hay papás muy pasivos o complacientes  y  esto también puede afectar la personalidad, conductas y reacciones del hijo ante una situación de violencia que viva en su escuela”.

Maestros y orientadores escolares
Los profesores deben también estar capacitados para la detección y manejo adecuado en el tratamiento de escolares acosados y acosadores, por ello, el especialista en psicología recomienda a los maestros capacitarse, es decir, que accedan a información legal y psicológica para poder enfrentar este tipo de situaciones.
 
En el 2012 el gobierno local publicó a través de su Gaceta Oficial la “Ley para la Promoción de la Convivencia Libre de Violencia en el Entorno Escolar del Distrito Federal”, la cual señala los derechos y obligaciones de alumnos y maestros en la promoción de una libre convivencia.
 
“Es involucrarse más, se trata de desarrollar programas, ver hasta donde se pueden apoyar los profesores, ya está legislado poder intervenir en caso de bullyng para saber hasta dónde llega su responsabilidad y poder ejercer ciertas acciones, llamarles la atención con respeto y sin maltrato”.
 
El psicólogo también señala que los orientadores escolares deben tener preparación psicológica para enfrentar un caso de bullyng pues según él “se requiere también de inteligencia emocional, saber controlar la situación sin desesperarse o caer en provocaciones. Ya hay programas donde maestros pueden acercarse a pedir ayuda”, agregó Ibarra.
 
Por su parte, el Instituto Nacional de Psiquiatría recomienda que “Las escuelas deben implementar reglas específicas de acción; por ejemplo, el uso de un “buzón anónimo”, que se revisa diariamente, en el que los/as estudiantes puedan manifestar dichas situaciones, sin miedo a ser juzgados/as o a sufrir represalias”.
 
El uso de un reglamento interno permitirá establecer hasta dónde pueden los profesores y orientadores ejercer su apoyo y autoridad, para controlar el bullying. 
Estudiantes
 
Los escolares deben saber que el acoso hacia otros puede representar graves daños físicos y mentales, por lo que deben estar muy atentos y no fomentar ni ejercer maltrato, humillación, ni provocaciones hacia sus compañeros. 
 
Si un compañero ve o sabe que están maltratando a alguien debe intervenir de manera pacífica y decir que eso no es correcto además de dar aviso alguna autoridad escolar.
 
“Niños alrededor son los observadores  y deciden acusar lo que está mal, el agresor no recibe respuesta por parte de sus compañeros, no tiene apoyo” indica el especialista quien también agregó que “la recomendación sería estar muy atentos, si un niño está siendo molestado, si necesita ayuda y preguntar al agresor ¿Te noto molesto, te puedo ayudar?, esto cambia a los niños y los hace más sociables”, explica el licenciado en psicología.
 
“Es todo un trabajo de educación psicológica en padres, alumnos y maestros” señala Eduardo Ibarra quien reconoce que “los adultos rechazamos al agresor porque causan malestar y lo más fácil es aislarlos de inmediato, y no, hay que rescatar a ese niño”. 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: