Efectos de bebidas azucaradas en el organismo

El consumo de bebidas con azúcar añadida puede provocar caries, osteoporosis, problemas renales, cambios de ánimo, diabetes y obesidad. n

26/10/2015 4:23
AA

Un estudio realizado por el Centro de Población de Carolina del Norte y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) de México, comprobó que aumentar el impuesto a las bebidas azucaradas es una medida exitosa para reducir su consumo.

El  estudio reveló que la ingesta de bebidas azucaradas en México se redujo 6 por ciento en promedio durante 2014, gracias al aumento del Impuesto Especial de Producción y Servicios (IEPS) de un peso por litro.
 
La implementación de este impuesto a bebidas azucaradas había sido reconocido como una medida favorable para combatir la obesidad por medios como New York Times, que publicó que la medida era un ejemplo a seguir para países donde se consumen grandes cantidades de estas bebidas, como ocurre en Estados Unidos y Reino Unido.
 
Así mismo, el chef Jamie Oliver, originario de Reino Unido, declaró que por eso, decidió introducir un impuesto a los refrescos en sus restaurantes, por lo que pidió a los legisladores británicos que convirtieran a esta medida en una ley.
 
Ahora se debate en el Senado la posibilidad de reducir hasta en un 50 por ciento el impuesto a las bebidas que no sobrepasen los 5g de azúcar en cada 100 ml, es decir, las que son consideradas con bajo contenido calórico.
 
La decisión de querer reducir el impuesto, ha causado polémica, la Asociación Nacional de Cardiólogos de México, solicitó que se actúa con responsabilidad, transparencia, ética y principios de políticas pública para rechazar la reducción de este gravamen, debido a los efectos negativos que tienen estas bebidas en el organismo.
 
Bebidas azucaradas en el organismo
 
El motivo por el que se está solicitando que no se disminuya el impuesto, es por los efectos negativos que las bebidas provocan como aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes u obesidad.
 
De igual manera, pueden provocar los siguientes problemas:
 
Caries: su alto contenido de azúcar y ácido, pueden eliminar el esmalte dental y por consiguiente provocar caries que pueden llegar a afectar el nervio y la raíz del diente, causando dolor.
Problemas renales: los cálculos renales y otros padecimientos, pueden surgir debido a su contenido de ácido fosfórico y benzoato de sodio. 
Obesidad: en cada refresco, ingerimos en promedio 10 cucharadas de azúcar, lo que a su vez provoca aumento de peso que puede desencadenar otro tipo de enfermedades.
Osteoporosis: el ácido fosfórico no sólo afecta a los riñones, sino que también a los huesos, provocando fracturas y dolor.
Diabetes: diversos estudios han demostrado que existe una relación muy estrecha entre el consumo frecuente de azúcar y la diabetes. Tomar un refresco diario aumenta en un 15% el riesgo de padecer diabetes tipo 2, además de que promueve la resistencia a la insulina.
 
Por otra parte, el Dr. Carlos Alexandre Fett de la Facultad de Educación Física de UFMT, señala que desde el momento que ingieres refresco, tu cuerpo comienza a sentir diversos cambios como los siguientes:
 
Primeros 10 minutos: recibes de golpe 10 cucharadas de azúcar, las cuales no vomitas porque el ácido fosfórico corta el gusto.
A los 20 minutos: provoca que el nivel de azúcar en la sangre explote y se genere un chorro de insulina. Ante esto, el hígado responde transformando todo el azúcar en grasa, causando que trabaje más de la cuenta.
A los 40 minutos: en este punto, ya has absorbido la cafeína y puedes notarlo porque tus pupilas  están dilatadas, tu presión sanguínea está elevada y el hígado está bombeando más azúcar a la corriente sanguínea.
A los 45 minutos: el cuerpo comienza a sentir placer gracias a que producción de dopamina. Este efecto es similar al que provocan drogas como la heroína.
A los 50 minutos: las altas dosis de azúcar aumentan la excreción de calcio en la orina, es decir, cuando vas al baño en realidad estás orinando tus huesos, propiciando la aparición de osteoporosis.
Una hora después: las ganas de ir al baño son más frecuentes, provocando que en cada ida, deseches más calcio magnesio y zinc que los huesos necesitan. También mientras vaya pasando el efecto, comenzarás a sentirte cansado e irritado.
 
 
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: