Ejercicio moderado, bueno vs diabetes 2

Estudio halló que el este tipo de actividad ayuda a reducir el cúmulo de grasa situada alrededor del corazón, en el hígado y el abdomen.

25/06/2013 5:21
AA

 Las personas con diabetes tipo 2 suelen acumular grasa alrededor del corazón en el hígado y el abdomen, y con ayuda de ejercicio físico moderado o un simple cambio en la forma de alimentarse, pueden obtener grandes beneficios al reducirles esté cúmulo graso.

De acuerdo con una investigación publicada en  Radiology,  es importante tener el cuerpo lo más equilibrado posible, porque al no poder regular bien la glucosa, los pacientes tienen complicaciones como  daño a los ojos y los riñones y el endurecimiento de las arterias.

El ejercicio se recomienda para las personas con diabetes, pero sus efectos en los diferentes depósitos de grasa en el cuerpo no están claros, señaló Hildo J. Cordero, MD, del Departamento de Radiología de Leiden University Medical Center y autor principal del estudio.

“Con base en estudios previos, hemos observado que los diferentes depósitos de grasa en el cuerpo muestran una respuesta diferencial a la intervención dietética o médica , y los efectos metabólicos y otros resultados del ejercicio son difíciles de investigar, porque por lo general un programa de ejercicio se acompaña de cambios en el estilo de vida y la dieta”, dijo.

Para la nueva investigación, el doctor Cordero y sus colegas evaluaron los efectos del ejercicio sobre la acumulación de grasa en órganos específicos y la función cardiaca en pacientes con diabetes tipo 2, independientemente de cualquier otro estilo de vida o cambios en la dieta.

Para ello se utilizó a 12 pacientes, con una edad media de 46 años, quienes fueron sometidos a exámenes de resonancia magnética antes y después de seis meses de ejercicio de intensidad moderada por un total de entre 3.5 y seis horas por semana: con dos de resistencia y dos sesiones de entrenamiento de resistencia.

El ejercicio de bicicleta culminó con una expedición de trekking de 12 días.

Los resultados de resonancia magnética (MRI, en sus siglas en inglés) mostraron que, a pesar de que la función cardiaca no se vio afectada, el programa de ejercicios condujo a una disminución significativa en el volumen de grasa en el abdomen, el hígado y alrededor del corazón, todos ellos relacionados previamente con un mayor riesgo cardiovascular.

“En el presente estudio se observó que la segunda capa de grasa alrededor del corazón, la grasa peracardial, se comportó de manera similar en respuesta al entrenamiento físico por ejemplo en el área intra-abdominal o la grasa visceral”, destacó el doctor Cordero.

“El contenido de grasa en el hígado también se redujo considerablemente después del ejercicio”, agregó el principal investigador, quien señaló que las reducciones de frasa en el hígado inducidas por el ejercicio son de particular importancia para las personas con diabetes tipo 2, muchos de las cuales tienen sobrepeso o son obesas.

“El hígado juega un papel central en la regulación de la distribución total de la grasa corporal -afirmó. Por lo tanto, la reducción del contenido de grasa en el hígado y el volumen de grasa visceral por el ejercicio físico son muy importantes para revertir los efectos adversos de la acumulación de lípidos en otros lugares, tales como el corazón y la pared del vaso arterial”.

Los hallazgos señalaron que el tratamiento adecuado para los pacientes con diabetes tipo 2, que la Organización Mundial de la Salud sitúa como la séptima causa de muerte en el mundo en 2030, incluye el ejercicio físico moderado. (Europa Press)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: