Ejercicio puede ser la mejor arma contra menopausia

Un estudio encontró que el ejercicio físico definitivamente es hasta ahora la mejor opción para combatir los síntomas de la menopausia.

22/03/2012 6:09
AA

El reemplazo hormonal puede tener muchos efectos secundarios para las mujeres que lo toman para combatir los síntomas de la menopausia y por ello es que se ha investigado mucho sobre tratamientos alternos, el más reciente una rutina de ejercicios cuatro días por semana.

Este estudio fue llevado a cabo en mujeres finlandesas que habían entrado recién en la menopausia y fueron sometidas a un programa de ejercicios aeróbicos durante seis meses, y al finalizar, los investigadores encontraron que eran mucho menos propensas a presentar sudores nocturnos y cambios en el estado de ánimo, en comparación con las que no hicieron actividad física.

Al respecto la doctora Steriani Elavsky, de la Penn State University y que no participó del estudio, afirmó que “Definitivamente, recomendaría la actividad física. Entre todas las opciones disponibles, probablemente es la mejor para la salud y los síntomas del envejecimiento”.

Pues hasta el 80 por ciento de las mujeres tienen algunos o todos los síntomas más comunes de la menopausia, como los sofocos, la sudoración nocturna, los trastornos del sueño, las cefaleas, la depresión, la irritabilidad, los problemas urinarios y la sequedad vaginal.

Aunque no todos los estudios coinciden, investigaciones previas habían demostrado la utilidad del ejercicio.

En el caso del estudio doctora Riitta Luoto, del Instituto UKK para la Investigación y Promoción de la Salud, en Tampere, Finlandia, comprobó que el ejercicio ayudaba a reducir los sofocos.

En el nuevo estudio, publicado en la revista Menopause, el mismo equipo analizó otros síntomas de la menopausia. Al azar, les indicó a 74 mujeres de entre 45 y 63 años con síntomas menopáusicos una rutina de ejercicio de 50 minutos por día, cuatro días por semana durante 24 semanas. Un grupo de control de 77 mujeres concurrieron a clases sobre la salud.

La rutina física debía incluir por lo menos dos sesiones de caminata por semana. Las otras dos sesiones podían ser de caminata, trote, bicicleta, natación, ejercicios aeróbicos u otra actividad. Las mujeres informaron los síntomas dos veces por día a través de un cuestionario por teléfono celular.

Luoto aseguró que ejercitar cuatro veces por semana exige motivación. “Las participantes tenían síntomas y, por lo tanto, estaban lo suficientemente motivadas como para cumplir con la rutina física”, afirmó la autora.

Y en algunas mujeres, el esfuerzo valió la pena, porque luego de seis meses encontraron que la irritabilidad había descendido del 20 al 10% y los sudores nocturnos del 60 al 50%.

Mientras que en el grupo de control no hubo estas reducciones de síntomas tan significativas.

Los síntomas que no disminuyeron con el ejercicio fueron la depresión, las cefaleas, los trastornos urinarios y la sequedad vaginal. Para Elavsky, el estado anímico influiría en estos resultados.

“El efecto del ejercicio en el estado de ánimo es fuerte y casi inmediato, lo que probablemente explique esa reducción de los síntomas. Dicho esto, no descartaría la posibilidad de que el ejercicio tenga un efecto fisiológico”, expresó.

La investigadora advirtió que las mujeres que comienzan una rutina física pueden sentir más sofocos, pero con el tiempo verán que empiezan a ceder. Se desconoce cuál es la cantidad mínima de ejercicio que podría aliviar los síntomas de la menopausia.

Estudios previos sobre terapias alternativas al tratamiento de reemplazo hormonal habían hallado beneficios en los suplementos de soja, las clases de control mental y las caminatas. (Con información de Medline)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: