El 18% de los adultos mayores sufre violencia

Los hijos, el cuidador y la pareja son los principales agresores de las personas de la tercera edad, indicó especialista a SUMEDICO.

14/06/2013 12:37
AA

De acuerdo con el censo del Consejo Nacional de Población (Conapo) 2010, en México en aquel momento, existían más de 10 millones de personas adultas mayores, lo que significaba más del 9% de la población general del país, dijo a SUMEDICO la especialista en demografía e investigación médica, Liliana Giraldo.

Sin embargo, señaló también que dentro de las estimaciones hechas por Conapo en 2010, para el 1 de junio de 2013, se esperaba un aumento de más de un millón de personas mayores de 60 años, esto es, cerca de 11 millones 264 mil personas.

Respecto a los principales problemas que enfrentan los adultos mayores en México, la especialista del Instituto Nacional de Geriatría, señaló que, evidentemente, el ataque a los derechos humanos de las personas mayores, los cuales deben ser considerados los mismos que los de cualquier otra persona.

“Los adultos mayores se enfrentan a diversos tipos de violencia, maltratos, abusos y rechazos, además de negligencia de parte de los miembros de su familia y otras personas, una situación que, definitivamente, repercute en la salud física y emocional de este grupo, llegando a desarrollar problemas como depresión y ansiedad”, explicó la especialista.

De acuerdo con su experiencia, la investigadora señaló que los principales problemas de salud que enfrentan los adultos mayores son: diabetes, Alzheimer, Parkinson, depresión y ansiedad, baja autoestima, así como enfermedades respiratorias y cardiovasculares y, en algunos casos, cáncer de próstata, algunas de ellas como consecuencia del descuido y el maltrato a los que son sometidos.

Reveló que, de acuerdo con investigaciones a pequeña escala, la mayoría locales en lo que refiere a estados y poblaciones, se demuestra que entre el 8 y el 18% de los adultos mayores sufre algún tipo de maltrato o violencia, psicológica, física, emocional, así como abusos económicos y financieros, además de negligencia y abuso sexual.

Sin embargo, señaló que estas investigaciones, a pesar de ser a pequeña escala, coincide en sus cifras con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica en las Relaciones en los Hogares 2011, aplicada por el INEGI y el InnMujeres, la cual revela que de las mujeres adultas mayores entrevistadas en el Distrito Federal, el 17.8% sufrió algún tipo de violencia en el último año.

Esta encuesta sacó a la luz que son los hijos, la pareja y el cuidador los que ejercen en su mayoría las agresiones en contra de los adultos mayores, con 40%, 17.8% y 17.4%, respectivamente, quedando la lista de la siguiente manera:

  • Nietos – 10.7%
  • Nuera – 9.6%
  • Otro familiar – 7.3%
  • Hermano – 6.2%

Derechos elementales
“Los derechos de las personas de la tercera edad son iguales a los de cualquier habitante del país, derecho a la salud, a vivir una vida sin violencia, etcétera, sin embargo, una vez que son identificados como un grupo vulnerable, desde América Latina se ha promovido la Convención Internacional de los Derechos de las Personas Adultas Mayores; y en México, en el año 202, se publica una ley general al respecto”, señaló.

Indicó también que es necesario modificar las estructuras sociales que no permiten a los adultos mayores desarrollarse bien y tener una buena calidad de vida, así como atención médica, sobre todo para quienes padecen enfermedades como diabetes, Alzheimer, Parkinson, etcétera.

No obstante, señaló que para que esto sea posible, es necesario educar e informar a las nuevas generaciones, “que entiendan que la vejez se trata de otra etapa de la vida misma; es necesario eliminar los estigmas y los estereotipos alrededor de los ancianos, todo lo que se ha construido en torno a la vejez”, señaló, y fue enfática al sentenciar que “en México, definitivamente, no hay una cultura de respeto hacia este grupo de la población”.

Sobre las empresas que dan empleo a las personas de la tercera edad, la especialista indicó que es un tema bastante complejo, “ya que no se trata sólo de dar empleos para tener a los viejitos ocupados, porque generalmente no se les dan empleos acordes con las capacidades intelectuales y físicas del adulto mayor, y esto, otra vez, tiene que ver con la construcción social que se han hecho de la vejez, se les da lo que hay y los empleamos en lo que hay, y creemos que eso cuenta, pero debemos valorar más lo que es ser adulto mayor en esta sociedad”.

Finalmente, señaló que las acciones que en materia de derechos humanos, empleo y salud se hacen a favor de los adultos mayores deben ir acompañadas de educación a la población.

“Hay un curso de vida en donde todos tenemos que envejecer, y mejor que sea en las mejores condiciones, pero para que eso suceda, hay que eliminar estigmas y estereotipos”, concluyó.

(*) Demógrafa Liliana Giraldo
Investigadora en Ciencias Médicas del Instituto Nacional de Geriatría
lgiraldor@yahoo.com


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: