El botox, ¿amigo o enemigo del rostro?

El uso del botox sigue siendo la técnica más común para lograr un rejuvenecimiento rápido, sin embargo, ni las actrices se libran de malos resultados.

28/10/2010 11:27
AA

Hace unos meses SUMEDICO dio cuenta de estudios de la Asociación Española de Urología, que analizaban cómo la toxina botulínica (bótox) no sólo sirve para la cirugía estética, pues su capacidad para matar nervios puede tener otras aplicaciones. Una de ellas: la incontinencia asociada a lesiones medulares.

Sin embargo, el uso que sigue siendo más común es el de buscar un rejuvenecimiento fácil, rápido y sin cirugía. Así las estrellas de Hollywood no están exentas de esta tentación, tal es el caso de la actriz australiana NIcole Kidman, quien se suma a la lista de muchas otras seducidas por el botox: Sharon Stone, Michelle Pfeiffer, Meg Ryan, Cher, son ejemplos de ello.

Sin embargo, la protagonista de Moulin Rouge asegura que la tersura de su rostro se debe a un peinado especialmente concebido para tensar los músculos faciales. Lo que se ha rumorado en el mundo del espectáculo, es que la actriz ha perdido papeles por su falta de expresión en el rostro.

Lo cierto es que la aparición de arrugas es uno de los males que más preocupan a las mujeres desde el momento en que pasan el umbral de los treinta años. Pero hoy, gracias a la cosmética y la cirugía estética aminorar los efectos de la edad es más fácil. La toxina botulínica, al ser administrada penetra en los tejidos cutáneos y consigue una parálisis temporal de los músculos y, de este modo, logra erradicar con unos pocos pinchazos las más profundas arrugas o patas de gallo. Además confiere un aspecto a la cara que la convierte en más lustrosa, fresca y juvenil.

Pero la aplicación de esta técnica no ha estado exenta de polémica, pues si bien en pequeñas dosis es un gran avance en la cosmética, las técnicas de relleno de botox en cirugía plástica mal aplicada, puede dar a la cara un aspecto de “rellenada” y pérdida de expresión, con un resultado, en el peor de los casos, de rostros que parecen los de las muñecas de porcelana, que provocan más miedo que atracción.

Recientemente, en entrevista con SUMEDICO, el doctor en Medicina Estética, Edgar Jair B. Carrasco, advertía que son muchos los riesgos que se corren con tratamientos en los que se aplican sustancias a nuestra piel, que lejos de ayudarnos pueden provocarnos graves daños y es por ello que al acudir a una clínica para un tratamiento de este tipo tanto mujeres como hombres debemos tomar conciencia de que somos responsables de exigir que nos ofrezcan calidad y garantías.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: