El brassiere, necesario, pero no incómodo

Utilizar el sostén equivocado puede derivar en deformidades del busto, pero nunca en cáncer, aclara a SUMEDICO especialista.

12/07/2010 9:07
AA

El brassiere o sostén es para la mayoría de las mujeres parte de su femineidad, incluso una herramienta para seducir a su pareja; sin embargo, para algunas representa una molestia, una prenda obligada que, mientras más cómoda sea mejor.

Lo cierto es que el “bra” es parte del cuidado de una parte muy importante de nuestro cuerpo y si no se cuida, puede sufrir deformidades.

Así lo apuntó en entrevista con SUMEDICO el doctor Alejandro Rodríguez Aceves, director de la Clínica de Cirugía Plástica de Guadalajara, al explicar que el busto está diseñado para producir leche.

En su anatomía, el busto tiene de 15 a 20 secciones llamadas lóbulos, cada uno de ellos posee muchos lobulillos más pequeños, los cuales terminan en docenas de bulbos diminutos que pueden producir leche.

Los lóbulos, lobulillos y los bulbos están todos conectados por unos tubos delgados llamados conductos, los cuales desembocan en el pezón en el centro de un área oscura de la piel llamada areola. La grasa llena los espacios que hay entre los lobulillos y los conductos.

El busto no tiene músculos, pero sí contiene vasos sanguíneos y otros vasos que llevan linfa. Los vasos linfáticos desembocan en pequeños órganos llamados nódulos linfáticos, racimos de dichos nódulos se encuentran en la axila, por encima de la clavícula y en el pecho, así como en muchas otras partes del cuerpo.

Por esta razón “la glándula mamaria es muy fibrosa entre los 14 y 15 años y es una estructura que se mantiene en posición por ligamentos que lo fijan a la pared torácica, los cuales sufre de cambios en embarazo y lactancia porque se relajan en consecuencia al aumento de volumen de la mama,  o por relajación natural de la gravedad”, puntualizó el cirujano.

Deformidades por uso incorrecto

Este aumento de tamaño y relajación, son naturales, propios de la maternidad o de la edad, sin embargo, si no se utiliza correctamente un brassiere, pueden provocarse cambios más profundos o grandes que pueden derivar en deformidades de las mamas.

El especialista recordó que la mayoría de las mujeres utilizan el brassiere basándose en la comodidad que este les brinde, o bien con la intención de que les levante más el busto.

En este último caso, “lo que puede producir un brassiere apretado, por ser pequeño o por el tipo de varilla con el cual está elaborado, es que se deforme el busto”.

Puso como ejemplo los “push up” o brassieres con rellenos, con los cuales “las mujeres quieren engañar su volumen y  presionan su busto para acomodar la parte superior con una presión a la parte interna, esto lo que provoca es la atrofia de la grasa externa y se vacía más el busto, es por ello que en ocasiones los senos adquieren una forma como de pera”.

Pero además, lejos de favorecer al busto con un mayor tamaño, provoca que este se haga pequeño: “Una persona con poco busto, especialmente después de la lactancia, el seno se le afloja totalmente,  se desinfla, y este tipo de brassieres lo que provocan entonces es que disminuya más su tamaño, porque la presión produce más atrofia. Se queda con menos busto, este es el problema básicamente”.

Si se utiliza un brasiere más grande que la mama, por comodidad básicamente, lo que ocurre es que no se le da el sostenimiento debido “Un brasiere muy flojo puede pasar que el busto esta bajo la influenza de la gravedad, es la única que todos los días esta ahí a menos que nos convirtamos en astronautas, y naturalmente  caen al suelo”

Peor es cuando ni siquiera se utiliza, tenemos las imágenes de los reportajes de aquellos países donde no se acostumbra el brassiere y en ocasiones las mujeres casi tienen el busto hasta las piernas”.

Cáncer de mama por un mal “bra”, un mito

El doctor Alejandro Rodríguez Aceves, integrante de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, rechazó que el brassiere con varillas puedan producir cáncer, al lastimar la mama.

“Es un mito, el cáncer de mama tiene otros factores, principalmente el hereditario; lo que sí, insisto, es que afecta la presión externa y, claro, lastima la piel”.

Tampoco son causa de que se afecte la producción de leche en la etapa materna, “manteniendo la integridad de los conductos, no hay problema”.

De igual forma desmintió que las telas con que están elaborados puedan provocar daños a la piel, pues generalmente, dijo, son algodones o licras con ciertas texturas que permiten la libre transpiración.

En cuanto a los tirantes, su ancho depende de la comodidad de la mujer, lo que sí se debe cuidar es que no estén demasiado tirantes para evitar que lastimen los hombros.

En el caso de mujeres con mucho busto, lo mejor son los tirantes anchos, pues estos sostienen mucho mejor y ofrecen mayor comodidad.

Concerniente a los brassieres con anchos en la espalda, prosiguió el médico, se utilizan generalmente para hacer deporte, pues su función es sostener al busto contra la pared torácica, a fin de evitar un gran movimiento y no se lastime.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: