El “bullying” cada vez más frecuente y agresivo

Las agresiones entre estudiantes, usuales en secundaria y preparatoria, llegan al jardín de niños y la primaria afectando niños entre 4 y 9 años.

23/08/2010 10:12
AA

Se veía sólo en películas norteamericanas y comenzó a invadir las escuelas mexicanas. El bullying es la nueva amenaza para los estudiantes mexicanos y, lejos de ir reduciendo su aparición, todo indica que cada vez se presentan más casos y éstos comienzan a subir la intensidad de la violencia.
 
Los primeros brotes en México tuvieron lugar y momento en niveles de secundaria y preparatoria, sin embargo, nuevos estudios revelan que éste fenómeno comienza a darse en las escuelas primarias y los jardines de infantes en donde se han visto involucrados niños de hasta cuatro años de edad.
 
Gabriela Rodríguez Zúñiga, coordinadora del programa Escuelas sin Violencia, afirma que el fenómeno ha llegado al nivel preescolar y que las consecuencias de los que sufren el abuso de parte de sus compañeros son cada vez más graves, pasando por casos de depresión, riñas, trastornos alimenticios, aumento en adicciones e intentos de suicidio.
 
Ante esto, la Secretaría de Educación del Distrito Federal (SEDF), que ya había realizado una investigación junto con la Universidad Intercontinental al respecto, ejecuta un estudio de exploración al respecto en nivel preescolar, cuyos resultados se tendrán para finales de 2010.
 
Uno de los principales problemas que se derivan del bullying, y que agrava las consecuencias de los receptores del maltrato, como explica Rodríguez Zúñiga, es que ni los testigos ni los receptores ni los agresores se atreven a comentar lo sucedido porque temen represalias o porque respetan cierto código de silencio que les impide hablar.
 
Incluso, hay situaciones en las que los padres no sólo no saben cómo actuar sino, en ocasiones, creen que el que su hijo sufra cierta clase de violencia es algo normal.
 
Hay diversas señales que indican que un estudiante es víctima de violencia interescolar de parte de sus compañeros:

  • Desinterés en la escuela
  • Bajo rendimiento académico
  • Marcas en el cuerpo
  • Desaparición de sus objetos personales
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Negativas para ir a clase

 
Para resolver esta situación la SEDF creó un modelo integral de atención que incluye estudios, foros, una línea telefónica para brindar ayuda y sesiones de sicología con padres e hijos afectados por esta situación.
 
Una de las consecuencias que más atención ha recibido son los intentos de suicidio, puesto que al ser la depresión una sintomatología de que algo malo está sucediendo, y al no haber atención, el alumno puede recurrir a este tipo de soluciones extremas.
 
Sin embargo, a pesar de los programas aplicados por el gobierno, el fenómeno crece y por momentos para rebasar la capacidad de las autoridades, por ello se tiene planeado intervenir directamente con soluciones preventivas en 400 escuelas de nivel básico.
 
No existe una ley que regule este tipo de situaciones, sin embargo, como comenta Rodríguez Zúñiga, “hemos encontrado algunos caminos para hacer frente al fenómeno.”
 
 
 
 
 
 
Con información de El Universal.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: