El bullying es un fenómeno que inicia en casa

Especialistas de Cinvestav encontraron que los niños que tienen poco afecto en su familia sufren de hostigamiento escolar.

11/01/2011 10:20
AA

El hostigamiento escolar, conocido como bullying no es un problema exclusivo de la escuela, tiene un fondo familial, pues deacuerdo con una investigacion del  Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), los niños que lo experimentan es porque sufren una falta de afecto en su entorno familiar.

Este fenómeno fue estudiado por los científicos también en el comportamiento animal y detectaron que el contacto madre-hijo desde el primer momento de vida, es de suma importancia para el desarrollo de las personas, incluso, los resultados podrían sentar las bases para el desarrollo de fármacos capaces de ayudar a corregir problemas de conducta.

De acuerdo con Ángel Ismael Melo Salazar, adscrito al Laboratorio en Reproducción Animal del Cinvestav Tlaxcala, para  que una persona pueda tener un adecuado desarrollo del cerebro, es necesario que el sujeto reciba estímulos, sobre todo en etapas tempranas de su vida, los cuales permiten generar densidad dendrítica en las neuronas, lo cual ayuda a regular/modular la expresión de ciertas conductas como: las sociales, sexuales, agresividad, cognitivas, de aprendizaje y memoria, etcétera.

El científico del Cinvestav-Tlaxcala señaló que la interacción entre hermanos en etapas tempranas también es parte fundamental en este fenómeno, pues funcionan de similar manera (como estimulantes sociales) que la madre, es decir,  influyen en la conducta futura del sujeto.

Mediante un modelo denominado “Crianza Artificial”, los investigadores estudian diversas conductas a través de pruebas con animales de laboratorio, en donde separan a parte de la camada de su madre. Gracias a ello, lograron observar que los animales aislados de toda estimulación son fuertes candidatos a presentar hiperactividad, conductas antisociales e incluso agresividad.

“Comprobamos que crías que fueron separadas de su madre poco después del nacimiento y se mantuvieron dentro del sistema de crianza artificial hasta el desdete, al llegar a etapas adultas muestran modificaciones conductuales  negativas (déficit de conducta materna, mayor agresión maternal, déficit de aprendizaje social, hiperactividad, alteraciones en la conducta sexual masculina, etcétera). Además, estos animales presentan menor densidad dendrítica en ciertas áreas neurales”, señaló el investigador.

“En el caso de las personas, es muy común ver que los hijos que recibieron una mala atención, ya sea por abandono o por descuido, mantienen las actitudes antisociales en su etapa adulta”, señaló el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores, quien agregó que estos casos se pueden reproducir hasta una tercera o quinta generación.

Melo Salazar destacó un caso especial en Rumania, en donde se observó que no sólo el afecto maternal puede influir en la conducta de los niños, si no también los ambientes enriquecidos (visuales, auditivos y de actividad locomotora, juegos, etcétera),  ya que en varios orfanatos algunos menores recibieron estimulaciones musicales y manifestaron un mejor progreso cognitivo.

El investigador titular del proyecto trabaja en conjunto con Alison Fleming,  de la Universidad de Toronto, con quien ha intercambiado información sobre los estudios realizados sobre el tema, tanto en México como en Canadá.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: