El cerebro disfruta los juegos sexuales

Estudio de la Universidad de Yucatán explica cómo el cerebro se aficiona por prácticas sexuales consensuales de dominación y sumisión.

23/05/2012 8:28
AA

El Boundage, la Dominación, el Sadismo y el Masoquismo (BDSM) son prácticas sexuales que implican relaciones consensuales de dominación y sumisión, pero ¿cómo nuestro cerebro se aficiona por estas prácticas?

Dentro del cerebro humano existe una estructura, llamada corteza cingulata, donde algunas personas desarrollan el gusto por participar en juegos sexuales de dominación-sumisión, tales como amarrarse, recibir algún tipo de golpe o lesión.

La función de la corteza cingulata, que ha sido estudiada con mucha intensidad desde 2009, es la integración de las emociones y el nuevo conocimiento. Ahí se lleva a cabo la integración de sensaciones de dolor y placer, como explicaron los investigadores Ligia Vera Gamboa y Juan Carlos Pineda Cortés, de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), al presentar los más recientes hallazgos de esa universidad y de otros institutos del mundo sobre las prácticas sexuales llamadas BDSM (Bondage, Dominación, Sadismo y Masoquismo).

Ambos expertos son miembros del Centro Regional de Investigaciones “Dr. Hideyo Noguchi”, de la UADY.

Durante su participación en el encuentro académico Semana del Cerebro 2012, Vera Gamboa y Pineda Cortés explicaron que las prácticas conocidas como BDSM son formas alternativas de vivir la sexualidad y nada tienen que ver con alteraciones psicológicas, sino con diferentes maneras en que el cerebro humano interpreta e integra las señales dolorosas como parte del placer que debería brindar un intercambio sexual.

Ligia Vera es médico y sexóloga clínica, mientras que Juan Carlos Pineda es médico y doctor en ciencias. Ambos explicaron en conferencia, que en el BDSM deben existir tres elementos indispensables para que pueda llevarse a cabo la intimidad retribuida con placer:

1. Consenso.- Es decir, que la práctica sea aceptada por las partes involucradas y entendida como un juego placentero, donde se pone la vida propia en manos del amante.

2. Un código entre los “jugadores”.- Para evitar riesgos innecesarios utilizando una palabra de seguridad para dejar claros los límites. Este fonema debe ser de rápida dicción, sonora y significativa para quien la debe recordar, por ejemplo “stop”, “tango”.

3. Asignación de roles.- Pues el BDSM es un juego de dominación-sumisión donde cada participante deberá ceñirse a las funciones previamente acordadas.

En algunas circunstancias, el cerebro puede interpretar el dolor real o potencial y traducirlo en una señal placentera. Una vez aprendido este proceso, el cerebro puede repetirlo.

Los investigadores de la UADY detallaron que en la corteza cingulata, se alerta sobre la posibilidad de vivir una experiencia negativa y se advierte sobre un posible error o un peligro en caso de actuar de manera contraria a las normas.

Esta área del cerebro humano, también detecta, durante el juego y las actividades novedosas, cualquiera que éstas sean, situaciones donde se puede obtener algún premio y alerta mediante sentimientos de ansiedad y dolor.

En general, toda actividad novedosa se señala como peligrosa, en especial las que implican la seguridad física de las personas. Durante estas últimas, la corteza cingulata emite las señales correspondientes. Al habituarse el individuo a esas señales de alerta, deja de interpretarlas como un riesgo y deja percibir dolor placentero. De este modo los practicantes de BDSM pueden estar en constante búsqueda de nuevas formas de encontrar que el dolor y el riesgo aceptado por la pareja continúen siendo nuevas fuentes de placer.

Como un mecanismo de seguridad, la corteza cingulata puede reconocer un posible error o riesgo durante la práctica de BDSM y en ese momento “dispara una alerta” misma que se traduce en la articulación de la palabra clave para detener al amante dominante cuando el riesgo o el dolor ya no es placentero sino excesivo o molesto para la contraparte sumisa, indicaron los investigadores de la UADY. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: