El dolor neuropático es difícil de diagnosticar

Más de un millón de mexicanos lo padecen y llega a tal extremo, que no se soporta el roce de las sábanas, por lo cual incluso provoca depresión.

20/04/2010 10:30
AA

La sensación de que hormigas recorren su brazo hasta su cuello, descargas eléctricas en la espalda, pinchazos de alfileres en el cuerpo, o de un “ardor que quema” en las manos y muñecas o bien en los pies hasta la pantorrilla, así como una gran comezón,  son síntomas del dolor neuropático, que afecta a 1 millón 500 mil mexicanos, quienes llegan incluso a registrar depresión pues la enfermedad les impide convivir libremente con sus familiares, amigos o desempeñar adecuadamente su trabajo.

Así lo apuntó la doctora Belinda Hernández Martínez, gerente médico de la firma Pfizer, quien refirió que pese a dichas estimaciones, la mitad de los pacientes con dolor neuropático, conocido también como Dnep, no están correctamente diagnosticados, por lo que en 53 por ciento de los casos reciben tratamientos con analgésicos, sin que logre eliminarse, ni siquiera disminuirse el dolor.

Señaló que si bien no puede afirmarse que el uso de analgésicos no provoque el aumento de la enfermedad, es un hecho que sí obstaculiza su alivio, pues en 60 por ciento de los casos detectados como sub-diagnosticados los pacientes reconocen que el uso de estos fármacos no disminuye en nada el malestar.

Existen otros síntomas como la alodinia, que es un dolor  generado por situaciones poco comunes, como estrechar las manos, o recibir un abrazo.

Una sensación más severa es la hiperestesia, donde el paciente no soporta ni siquiera el roce de las sábanas.

Destacó que este padecimiento tiene un grave impacto social, pues el dolor llega a ser a tal extremo que los pacientes tienden al aislamiento: “presentan una falta de arreglo personal, no quieren salir pues prefieren pasarse en reposo, en cama, pues no hay ganas de vestirse porque la ropa molesta”.

Por ende, abundó, el dolor neuropático, es altamente discapacitante lo cual tiene también tiene serias repercusiones socioeconómicas, pues en el 47 por ciento de los casos, se trata de personas económicamente activas.

La especialista explicó que el Dnep, además, deriva de otras enfermedades crónicas, como la diabetes o el cáncer, pues estas provocan que se “sobre exciten” neurotransmisores como el glutamato, sustancia P y la neroadrenalina, las cuales a su vez incrementan la sensibilidad del dolor.

Otras causas de este padecimiento son infecciones; inflamaciones; irritación de nervios espinales; compresión nerviosa por tumores;  trastornos de la glándula tiroides; golpes en extremidades (principalmente en hombros, caderas o tobillos);  o algunas otras como la artritis o el lupus eritematoso; o bien uso excesivo de alguna articulación como las muñecas al trabajar en computadora.

Precisó  que dichas enfermedades provocan lesiones de los nervios o neuropatía, o un daño cerebral o en la médula espinal que ocasiona se perciba dolor en alguna parte del organismo, como cuando una persona tiene un infarto en el cerebro y a causa de esto siente dolor intenso en un brazo o pierna, que puede llegar a ser persistente por varios años.

Luchar para no aprender a vivir con dolor

“Vayan con su médico,  no aprendan a vivir con dolor, porque no es calidad de vida”, fue el mensaje de la doctora Belinda Hernández Martínez a quienes presenten los síntomas del Dnep.

Esto, porque las afectaciones colaterales son severas, pues tienen dificultades para dormir, concentrarse, falta de energía y somnolencia. A causa del dolor crónico, algunas personas no pueden trabajar, caminar o incluso vestirse porque el contacto de la ropa sobre la piel genera un ardor insoportable.

Esto, a su vez, produce otros trastornos concomitantes, como la depresión, estrés y frustración que agobia no solo a los pacientes, sino a los familiares y quienes los cuidan, pues llegan a experimentar un sentimiento de impotencia por no poder ayudar a su ser querido.

Apuntó que a fin de combatir afectivamente esta enfermedad, se impulsa la campaña educativa sobre dolor neuropático, a fin de que los pacientes puedan explicar con mayor precisión a sus doctores los síntomas que tienen y así puedan recibir el tratamiento adecuado con medicamentos como la Pregabalina o Lyric, las cuales permiten disminuir la excitación de los neurotransmisores.

La aplicación de este medicamento está aprobada en 94 países del mundo y su tratamiento ayuda a tratar los síntomas asociados, pues acorde a estudios realizados a pacientes su mejoría es rápida y sostenida en problemas para dormir, así como en casos de  ansiedad.

Por su parte,  el gerente de comunicación y publicidad de Pfizer, Luis Rodolfo Solar, comentó: “Nuestro objetivo principal es presentar una campaña educativa sobre el dolor neuropático que sirva para acortar el tiempo de diagnóstico, pues muchos pacientes tardan varios años sin saber qué tienen y cómo tratarlo. Prueban de todo, pero no se alivian”.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: