El ejercicio ayuda a combatir la osteoporosis

Es una forma accesible de prevención y tratamiento de la pérdida de masa ósea, que no tiene efectos colaterales y cuyo coste es bajo.

21/06/2010 8:34
AA

La actividad física en la infancia y la adolescencia ayuda a reducir los problemas que conlleva la osteoporosis ya que se estima que disminuye en un 25 por ciento el riesgo de caídas de los pacientes, según ha explicado el doctor  Andrés Peña Arrebola, médico rehabilitador del Hospital Universitario Ramón y Cajal en Madrid.

“Las personas que practican ejercicio pueden caer de forma diferente a las que no lo realizan y así disminuir el riesgo de fractura”, señaló Peña durante XLVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) que se está celebrando en Las Palmas de Gran Canaria.

El experto ha destacado los beneficios del entrenamiento dirigido al fortalecimiento de los músculos, una reeducación del equilibrio y un plan de actividad física, ya que “reduce el número de caídas en un año, así como el número de lesiones por dicha caída”.

Además, el ejercicio físico sirve para mejorar el equilibrio y la fuerza muscular, especialmente en las personas mayores que viven solas.

Los ejercicios para mejorar el equilibrio aumentan la estabilidad de la marcha, y disminuyen, no sólo el riesgo de caerse, sino también el miedo a caerse.

De acuerdo con el especialista, el ejercicio es una forma accesible de prevención y tratamiento de la pérdida de masa ósea, que no tiene efectos colaterales y cuyo coste es bajo. Además, proporciona beneficios sobre la estabilidad postural y la prevención de caídas. Resulta ser  un aspecto fundamental de la rehabilitación al jugar un papel importante en el desafío de la osteoporosis.

La prevención de esta enfermedad comienza desde la infancia, que es la época en la que el ejercicio tiene mayor incidencia en el crecimiento del esqueleto en anchura y masa mineral, y es cuando los niños y jóvenes alcanzan el pico de masa ósea, lo que va a determinar el tamaño de sus huesos.

“La actividad física aumenta el crecimiento en anchura y masa mineral de los huesos en los niños y adolescentes de ambos sexos, particularmente cuando se inicia antes de la pubertad, se realiza en volúmenes e intensidades cercanos a los de los atletas y se acompaña de una adecuada ingesta de calcio y calorías”, afirma el doctor.

También con la llegada de la menopausia, el deporte es fundamental. En este caso, un entrenamiento progresivo de fuerza mantiene o aumente la densidad mineral ósea en las mujeres posmenopáusicas. Aeróbic, ejercicios de equilibrio y de fuerza, etc., mejoran la fuerza en las piernas, determinante de caídas y riesgo de fracturas, y la calidad ósea.

 

Con información de Europa Press


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: