¡El Papa Francisco goza de cabal salud!

El Papa a su edad tiene algunas enfermedades el mismo lo ha dicho, pero nada que ver con un tumor en el cerebro.

23/10/2015 2:43
AA

El periódico italiano Il Quotidiano Nazionale (QN) publicó en su edición de este miércoles 21 octubre que al Papa Francisco le habría sido diagnosticado una “pequeña mancha oscura en el cerebro” que correspondería a un tumor benigno, y agregó que para curarlo no haría falta una intervención quirúrgica: “Papa Francesco ha un tumore. Il dottor Fukushima in Vaticano a gennaio. Le agenzie confermano: un volo dell’elicottero della clinica San Rossore con a bordo l’esperto di tumori al cervello e aneurismi partì allora da Pisa. Padre Lombardi insiste: ‘Nessun medico giapponese, nessun elicottero in Vaticano e nessun esame di quel tipo’. L’entourage del professore: Mai visitato il Papa”.

 

Según el rotativo italiano –al que se sumaron 3 más- el examen médico habría sido efectuado hace siete meses por el Dr. japonés Takanori Fukushima en la clínica privada San Rossore di Barbaricina, cerca de Pisa, Toscana. Y ahí el médico especialista habría considerado inútil hacer una operación, considerando que el tumor era benigno.

 

¡Obviamente la noticia cayó como una bomba en Roma y el Mundo –Urbi et Orbi! Y dada la propagación de la noticia en las redes sociales y en otros medios de comunicación, el Vaticano a través de su vocero desmintió de inmediato la información publicada.

 

Pero ese mismo día el director del diario QNAndrea Cangini confirmó a otro diario la veracidad de la información. “El desmentido era esperado y es comprensible. Hemos retenido esa información durante mucho tiempo para efectuar verificaciones. No tenemos ninguna duda de que sea cierta”, dijo categórico.

 

El editor defendió la decisión de publicar el reporte y señaló que los editores de la publicación discutieron entre sí sobre publicar la noticia, y al final decidieron hacerlo, ya que tenían una responsabilidad con el público, reportó.

 

Pero hasta donde sabemos la información resultó ser falsa, y el Papa está bien de salud.

 

Ante la presión mediática, no bastó la respuesta del vocero papal, Federico Lombardi, sino que tuvieron que precisar tanto la Clínica como el medico japonés. Takanori Fukushima aseguró a que nunca trató al pontífice. Y dijo que sólo lo vio una vez, pero no por motivos científicos: “fueron escritas tantas falsedades, nunca curé al Papa: lo encontré solo una vez y no creo que se acuerde de mí”, dijo el neurocirujano japonés en una conversación telefónica con la agencia ANSA desde su vivienda en Raleigh, Carolina del Norte, EU (la nota de ANSA está ya en varios medios este viernes 23 de octubre).

 

El médico expresó su estupor por la “inesperada sobre-exposición mediática”. ¡Hasta salió en CNN!

 

En tanto, la clínica San Rossore di Barbaricina, en Pisa negó por su parte que Jorge Mario Bergoglio se haya atendido ahí. San Rossore “no conoce ninguna reunión privada entre su colaborador, el profesor Takanori Fukushima, y Su Santidad el Papa Francisco”, reiteró en una nota la clínica.

 

Agrega el comunicado de la clínica que “no tiene intención de dar ninguna otra comunicación y se reserva el derecho de actuar en toda sede para evitar la difusión de noticias falsas”.

 

Es evidente que puede demandar al periódico italiano.

 

La publicación apunta que se habría filtrado la información por ahí. Y no fue así.

 

El uso del helicóptero sí es real

 

Eso sí, subraya que “tras un pedido precedente del médico japonés la casa de cuidados se limitó a poner a disposición de Fukushima un helicóptero para llegar a la capital (Roma) el 28 de enero de 2015”.

 

Las imágenes del helicóptero son reales y el médico sí estuvo ahí operando a una persona muy parecida al papa Francisco, por cierto.

 

O sea, que lo que se ve no es.

 

Esa información la reconfirmó Gaetano Liberti, alumno y colaborador de Fukushima y quien trabaja en el AOU de Pisa y ofrece sus servicios también en la clínica de San Rossore, donde se encuentra el Fukushima Brain Institute. En efecto, especificó que el neurocirujano había estado en dos ocasiones en el Vaticano, pero no por razones médicas, y aclaró también la cuestión del vuelo en helicóptero al que aludió QN: “Se dispuso de urgencia solamente porque habíamos operado hasta ya entrada la tarde en San Rossore y Fukushima tenía que llegar al Vaticano, en donde tenía una habitación reservada en un convento”.

Incluso señaló que la renta de la aeronave la pagó él médico japonés.

 

El médico obviamente se reserva el derecho del nombre de su paciente.

 

Dice la nota de ANSA que el médico japonés no logró explicar las razones de una situación que define singular. “No hablo italiano -agregó-, quizás el equívoco nació de una operación cerebral que hice en una persona de aspecto y edad semejante a la del Pontífice con un nombre que sonaba parecido”.

 

El error del doctor Takanori Fukushima quizá haber difundido en su Blog fotos con el Papa. Ese sería su pecado “venial”.

 

En efecto eso es muynormal hasta AMLO las acaba de difundir confundiendo a la ciudadanía como si Papa los hubiera recibido en privado, y no, es el clásico saludo en la sesión de los miércoles en la Plaza de Roma.

 

Liberti admitió incluso que “puede ser que haya cometido algún error, pero seguramente de buena fe y ciertamente no con la intención de propagar noticias falsas. Por otra parte, somos médicos y nunca habríamos violado la privacidad de ningún paciente, mucho menos de una personalidad tan influyente como Papa Francisco“, dijo.

 

Un comentario también sobre la foto retocada que el médico japonés publicó en su blog, para que pareciera un encuentro privado lo que en realidad fue un apretón de manos en público: “Eso lo consideraría un acto de, como decir, de coquetería -concluyó Liberti-, porque sé que esas fotos fueron tomadas por el fotógrafo oficial del Vaticano, y tal vez él (el médico japonés) quiso quitar al público para recrear en su blog un momento más privado. Es decir, lo considero un pecado venial.

 

En el fondo, quién sabe desde hace cuánto tiempo está publicado ese ‘post’ y saltó a la vista sólo ahora con todo este clamor” (Vatican Insider, 23 de octubre).

 

Se eliminaron imágenes del blog del Doctor japonés

 

Y es que Fukushima confirmaba en su blog al menos un encuentro con el Papa. Pero hoy el neurocirujano japonés removió de su blog los dos “post” sobre visitas al Vaticano de octubre del 2014 y enero del 2015.

 

Permanece en el blog, en cambio, otro post de fecha febrero del 2015 en el cual Fukushima relata haber recibido en el 2010 un reconocimiento del entonces Papa Benedicto XVI por los resultados obtenidos en la “operación de varios prelados”.

 

Según supo la agencia ANSA en el Fukushima Takanori Neurological Institute, una de las estructuras médicas de Tokio directamente vinculada a la eminencia especializado en tumores y aneurismas cerebrales.

 

Posicionamiento del L’Osservatore Romano

 

Subrayó en su portada de ayer como “falsas noticias”, el mismo posicionamiento de Lombadi. Pero añadió que “el momento elegido revela el intento manipulatorio de la polvareda suscitada”.

 

L’Osservatore alude quizá a las disputas internas que se viven en la Iglesia entre sectores conservadores y reformistas, en el marco del sínodo de las familias. Por ahí vemos más el problema, muy parecido al ambiente que le empezaron a hacer a Benedicto XVI un año antes de que renunciará al papado.

 

(Véase ¿Conspiración para matar al Papa?/Fred Álvarez en la revista Código Topo de Excélsior, 5 de marzo de 2012).

 

Eso ocurrió el viernes 10 de febrero –a sólo una semana del cuarto y quizás ultimo consistorio de Benedicto XVI- el periódico italiano Il Fatto Quotidianopublicó un documento  escrito originalmente en alemán y dirigido al Papa Benedicto XVI, calificado como “streng vertraulich”  (léase “estrictamente confidencial”)  en el cual un alto prelado -cardenal Paolo Romeo- revela (especula) que existe  una secreta conspiración para asesinar al Papa, suceso que se daría antes de que concluya el 2012.

 

Obviamente ese reporte lo percibimos como como grillas palaciegas de sucesión, y donde supuestamente estaría ya decidida la sucesión a favor del Ángelo Scola y en ese caso se incluiría la abdicación de Benedicto XVI.

 

O sea que las grillas en la curia o con los señores cardenales siguen. Es evidente que a muchos no les gustan los cambios que ha hecho este hombre venido desde muy lejos y al que quieren jubilar prematuramente, incluso antes de vaya a su natal Argentina.

 

Me pregunto ¿si la filtración la hicieron los mismos lobos de antes?

 

El Papa a su edad tiene algunas enfermedades el mismo lo ha dicho, pero nada que ver con un tumor en el cerebro.

 

El editor del periódico Andrea Cangini no ha dicho nada, debe pedir disculpas por lo publicado.

 

Reacciones de cardenales

 

Andrea Tornielli especialista vaticano entrevista para La Stampa a varios cardenales sobre lo publicado esta semana, y sus respuestas son sencillas no se tragaron el cuento.

 

Para el cardenal Francesco Montenegro, arzobispo de Agrigento: “La reacción de la mayoría (de purpurados) creo que fue la de pensar que se trataba de un intento por debilitar al Papa, que gracias a Dios tiene su solidez y su fuerza.

 

Mientras el arzobispo de Los Ángeles, José Horacio Gómez, negó que haya habido ecos o consecuencias en el Sínodo: “Era una noticia falsa, el Papa está bien, no está enfermo, y, por lo tanto, no hay ninguna conexión porque la enfermedad no es verdadera”.

 

Otros prelados leyendo las páginas de QN indicaron que bastaría, cuando se comete un error, “admitir que uno se ha equivocado, y simplemente pedir disculpas a los lectores”.

 

Creo que se deben pedir disculpas.

 

Y la pregunta es obligada: ¿Cómo está el Papa Francisco hoy?

 

Evidentemente se ve bien para su edad y tiene problemas para caminar debido a la ciática que como sabemos es un síntoma de otro problema de salud. No es una enfermedad por sí sola. Y ocurre cuando hay presión o daño al nervio ciático.

Nada del otro mundo para una persona de 78 años.

 

¿Y qué nos dice su médico personal?

 

No ha dicho nada, ya que No es necesario.

 

Recordemos que desde agosto de 2014, el Papa tiene un médico personal que se llama Fabrizio Soccorsi, es internista y ex médico jefe del hospital San Camillo en Roma. Y si fuera el caso éste podría solicitar los servicios de cualquier médico del mundo, incluyendo a Takanori Fukushima.

 

El médico japonés ya se hizo famoso y seguramente de haber alguna enfermedad no cobraría por sus servicios.

 

@fredalvarez


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: