El Plan B de las mujeres después de los 40

Un estudio realizado en Argentina revela que las mujeres señalan al reloj biológico como la principal causa de recurrir a un banco de esperma.

23/05/2010 8:26
AA

 

Recientemente el Consejo Nacional de Población (Conapo) reveló que en México, alrededor de dos terceras partes de las mujeres mexicanas entre 15 y 54 años de edad, han tenido al menos un hijo.

 Sin embargo, en el país la fecundidad comienza a mostrar lo que se conoce como un patrón “dilatado” en el que, aunque de manera aún incipiente, las mujeres comienzan a postergar la maternidad hacia edades más avanzadas.

La Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid), por su parte, reveló que la condición de actividad de las mujeres madres 41.7% de las madres trabaja, mientras que 53.7% declaró que se dedicó exclusivamente a quehaceres del hogar.

El Conapo apuntó que de las madres que trabajan, 65.1% son trabajadoras asalariadas, una de cada tres es trabajadora por cuenta propia, 3.9% son trabajadoras sin pago y sólo 1.4% fueron empleadoras o patronas.

Este domingo, a propósito dela película “El plan B”, el diario “El Clarín”, de Argentina pone el dedo en la cinta protagonizada por Jennifer Lopez, que plantea algo frecuente en las mujeres: las ganas de ser mamás, aunque no haya un padre para el bebé. Sabemos que la inquietud aparece cuando el reloj biológico marca la hora: la fertilidad empieza a decaer a los 35 años y en forma abrupta desde los 40. La reproducción asistida y los bancos de semen son las soluciones que algunas encuentran, tanto en la realidad como en la ficción.

Zoe (Jennifer Lopez), la protagonista, está cansada de no encontrar el amor y asegura que no necesita a los hombres. Pero, como quiere ser madre, va a una clínica para hacerse una inseminación artificial. En ese mismo lugar conoce a Stan (el australiano Alex O Loughlin), un hombre “perfecto” del que se enamora. El tema es que ya está embarazada y ¡de mellizos! Pero el buen Stan tratará de hacerse cargo de los chicos, acompañarla en el proceso y pasar divertidos momentos, como muestran los avances de la película.
 

En la vida real también hay mujeres que se cansan de esperar a su príncipe azul y recurren a bancos de semen. Lo prefieren antes que tener una relación ocasional (con el objetivo de quedar embarazadas) porque los donantes pasan por controles: estudios de sida, análisis genéticos y perfiles psicológicos. Además, muchas de ellas no quieren saber quién es el padre de sus hijos. 

¿Cuántas mujeres solteras recurren a este tipo de tratamientos?

El doctor Sergio Pasqualini, director de Halitus Instituto Médico, (en Buenos Aires, Argentina) detalla que en el 2008 tuvo 6 casos, en el 2009 fueron 11 y en lo que va del 2010 ya hubo 4. Estas mujeres rondan entre los 37 y 40 años. “Son casos excepcionales, pero marcan una tendencia que podría crecer de la mano de cambios sociales y culturales de las últimas décadas”, agrega el especialista.

“Algunas mujeres solteras, sin ningún trastorno que les impida la reproducción, se someten a tratamientos de este tipo. Ahí el semen donado cobra una importancia clave”, cuenta Pasqualini. En esos casos, en los que no hay problemas de fertilidad, les realizan una inseminación intrauterina con una muestra de semen de banco. Si la paciente tiene alguna complicación se recurre a un FIV/ ICSI (técnica más compleja de reproducción asistida) también con semen de banco. En los casos extremos recomienda recurrir a donación de óvulos.

“Antes de realizar la inseminación, se tiene en cuenta el entorno de la mujer sola. Es importante que cuente con familiares, amigos y personas que la acompañen en el proyecto”, concluye el especialista.

¿Qué sienten estas madres solteras?

La doctora Luisa Barón, directora de la Fundación para la Investigación Médico-Psicológica, en Argentina (IMPSI), realizó entre1997 y 2000 un seguimiento psicológico de 50 madres solteras que recurrieron a bancos de esperma. Sus conclusiones:

* Estado civil: el 30% de las pacientes eran divorciadas, el 4% eran viudas, el 20% estaban con hombres casados y el 36% estaban separadas.

* Razones por las que se trataron: todas las mujeres señalaron al reloj biológico como la principal causa. Además, el 70% prefirió no mentir a su pareja ocasional y el 78% no quiso forzar a alguien a una paternidad.

* Fantasías sobre el formar una pareja en el futuro: el 94% de las encuestadas deseaba encontrar un padre para el niño y 6% no consideraba necesario tener una pareja.

* Secretos vs. apertura: la mitad de las mujeres temía contar su decisión de entrar en el tratamiento. El 27% se lo contó a su madre, el 38% a sus hermanas, el 45 % a sus amigos y el 2% no se lo contó a nadie. (Con información de El Clarín)

 

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: