El poder curativo de los antioxidantes, entérate

Las células del cuerpo se "oxidan" como cualquier pieza de metal, por lo que los antioxidantes retrasan ese efecto.

11/03/2011 7:58
AA

Uno de los temas principales que se tocan cuando se trata de alimentación saludable es el de los antioxidantes. Tal y como lo dice su nombre, los antioxidantes permiten que las células soporten durante más tiempo la oxidación natural del cuerpo.

La oxidación natural de las células del cuerpo puede compararse, tal cual, con el desgaste y la oxidación que podemos ver en los metales, cuando están expuestos al agua, la luz del sol y la sal; o bien, como la parte suave de una manzana o una pera cuando, después de cortarlas, o morderlas, vemos que van tomando un color negruzco.

Para hablar de antioxidantes, SUMEDICO contactó a Ana María González (*), licenciada en nutriología, quien amplió el espectro sobre las virtudes de los antioxidantes y, sobre todo, en dónde podemos encontrarlos.

“Los antioxidantes son substancias que detienen o retrasan el proceso de oxidación en las células, que se da en la membrana celular. ¿Recuerdas lo que sucede cuando una pera o una manzana que después de pelarlas se van poniendo “negritas”?  Lo que ocurre en este caso es que al contacto con el aire (que tiene oxígeno) se oxidan, y para prevenirlo se les puede poner jugo de limón o de naranja.  Esto puede lograrse porque tienen vitamina C, que es un conocido antioxidante.  Y de alguna manera lo mismo pasa por dentro de nuestro cuerpo”, relata la doctora.

Además de evitar la oxidación, los antioxidantes tienen otra clase de beneficios, como ayudar a reducir el daño provocado por algunos productos de oxidación llamados radicales libres.

“Ante la presencia de estos radicales libres, el organismo tiende a neutralizarlos y a defenderse, con objeto de evitar la lesión de los tejidos, pero realmente el problema surge cuando la concentración de dichos radicales libres es muy elevada y se necesitan obtener de la dieta. De ésta manera ayudan a prevenir enfermedades degenerativas (cuidando el buen funcionamiento de las células) como las cardiovasculares o el cáncer”, señala.

¿Dónde encontramos los antioxidantes?

“La mayoría de los antioxidantes se encuentran en frutas y verduras, aunque la vitamina E la encontramos en alimentos que contienen grasas saludables como pescado, nueces, almendras, cacahuates. Hoy en día, se ha descubierto que un buen número de alimentos, más concretamente los de origen vegetal, poseen propiedades antioxidantes que en varios casos son aún más poderosas que las de las vitaminas anteriormente mencionadas llamados fotoquímicos”.

Una gran fuente de antioxidante es el arándano, ya que se trata de una de las frutas con más antioxidantes conocidas llamados protoancianidinas o PACS, las cuales tienen un doble poder, es decir que, además de proteger a las células, tiene un poder antiadherente que no permite que las bacterias se suelden al tracto gastrointestinal o a las vías urinarias, previniendo padecimientos de este tipo.

“Estudios clínicos demuestran que tomar un vaso diario de jugo de arándano, ayuda a prevenir enfermedades y malestares gastrointestinales –dice la nutriólgoa–. Pero hay que tomar en cuenta que todos los antioxidantes actúan en cadena, complementándose para neutralizar a los radicales libres, por ello para lograr la máxima eficacia se necesita que actúen de manera coordinada. Por eso es importante ponerle color a nuestras comidas con la mayor cantidad de frutas y verduras”, indica.

La nutrióloga Ana María González nos dice en qué recursos naturales podemos encontrar los antioxidantes principales:

Vitamina C: “La mejor manera de consumir esta vitamina es consumir frutas y verduras frescas y crudas, en especial guayaba, kiwi, mango, piña, naranja, mandarina, limón, melón, fresas, pimientos, jitomate, coles, coliflor, brócoli”.

Vitamina E: “La encontramos especialmente en el aceite de germen de trigo, el aceite de soya, los cereales integrales, el aceite de oliva, los vegetales de hoja verde y los frutos secos como las nueces”.

Beta-caroteno o “provitamina A”: “Para incorporarlos a tu dieta, consume verduras de color verde o rojo-anaranjado-amarillento como zanahoria, espinacas, calabaza, y algunas frutas como duraznos, chabacano, cerezas y melón”.

Fotoquímicos: “Por ejemplo el arándano es una de las frutas con más antioxidantes conocidas llamados protoancianidinas o PACS, las cuales tienen un doble poder porque además de proteger a las células, tiene un poder antiadherente que no permite que las bacterias se adhieran al tracto gastrointestinal o a las vías urinarias, previniendo así éste tipo de padecimientos”.

Selenio: “Lo encontramos en carnes, pescados, mariscos, cereales, huevos, frutas y verduras”.

Zinc: “Son buena fuente de zinc las carnes y vísceras, los pescados, los huevos, los cereales completos y las legumbres”.

Flavonoides: “Son colorantes naturales con acción antioxidante fácilmente encontrados en los vegetales. Para incorporarlos a tu alimentación consume col, coliflor, brócoli, verduras de hoja verde, cítricos, y frutas rojas, como arándanos ya sea en jugo a deshidratados”.

Finalmente, la nutrióloga recomendó, “ser consumidores responsables y leer las etiquetas de los productos que consumimos, los jugos son un buen ejemplo, ya que si vemos que el primer ingrediente es agua y luego jugo de manzana y finalmente de arándano pues sabremos que tiene pocos antioxidantes, mientras que si dice de primer ingrediente jugo de arándano tendremos más cantidad. Está regla es para cualquier alimento envasado, el primer ingrediente que aparece es lo que más tiene”.
 

(*) Ana María González García 
Nutrición y Ciencias de los Alimentos
Colegio Mexicano de Nutriólogos
Diagnóstico y Tratamiento Multidisciplinario de los Trastornos de Alimentación


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: