El reflujo se libra con una buena alimentación

Cuando los bebés gozan de buen clima además de comida en calidad y cantidad están libres de un incidente por aerofagia.

02/09/2013 12:33
AA

Un ambiente tranquilo en casa y óptima alimentación (calidad y en cantidad) ayudan a que el recién nacido con tenga reflujos, aseguró en entrevista con SUMÉDICO el pediatra Juan Díaz Miranda. Los primeros cólicos son ocasionados por la dosis de oxitocina necesaria que la mamá necesita después del parto y se transfieren al pequeño mediante la leche materna, por ello hay que estar alertas de cualquier ruido o movimiento del bebé para descartarlo y llevarse un susto mayor.

Los bebés cuando necesitan algo lo expresan con llanto no  hablan, así comunican sus demandas primarias: hambre, sed, frío, cambio de pañal de lo cual no hay un horario establecido ni se puede imponer. Si pasa un periodo sin comida fuerzan su estómago produciendo ácidos gástricos que pueden ocasionar reflujo gastroesofágico.

Es probable que si no se tiene alerta del bebé al salir líquido de su estómago provoque una broncoaspiración y se ahogue ya que el alimento sube por esófago hacia la boca y nariz obstruyendo el paso del aire, comentó el médico.

Una forma de prevenir este incidente es darle pecho de forma apropiada al lactante: la madre detecta que ya no hay leche en su seno cuando el bebé succiona con más fuerza que de costumbre,  ya que pasa de esta etapa puede utilizar biberones de forma correcta para evitar la acumulación de aire en su pancita, comentó el doctor Díaz.

“A veces los niños con indicios de sobrepeso piden brazos y las madres piensan que el niño quiere atención, y no es así. Más bien es una llamada de atención porque sólo en esa posición se sienten aliviados y su estómago descansa”, afirmó el Díaz. Otra forma de detectar este problema es cuando el bebé se arquea para atrás, saliva en exceso y tiene hipo lo cual podría ser consecuencia de falta de comida, describió.

Malas técnicas de alimentación

La causa de muerte de cuna es la broncoaspiración, asociado a problemas neurológicos por inmadurez en su tubo digestivo –muy común en niños prematuros- efecto de falta de oxígeno al nacer, provocando una lesión neurológica donde los mecanismos finos se ven alterados, ahí es cuando hay más reflujo. Si se lleva una buena técnica de alimentación se reducen los accidentes, explicó Díaz.

Consejos para evitar reflujo

La cantidad de leche depende de la etapa del bebé, hay que evitar que trague aire sobretodo en etapa de biberón –que va del cuarto mes al  año de nacido-. Para ello, según la fase es el tamaño de la mamila la cual también debe ser sencilla: botella, aro que sostiene la mamila y un chupón el cual pueda ser abarcado por el infante en un noventa por ciento y así evitar la succión de aire. Cabe resaltar que si la mamila tiene burbujas pequeñas no hay porque alarmarse.

En el portal del gobierno de Nuevo León, la Secretaría de Salud aconseja los siguiente:

1.- Sostener al bebé semi sentado en brazos mientras y después de comer con la finalidad de evitar que tomen aire.
2.- Asegurarse que tenga erucciones periódicamente para que libere el aire atrapado en el estómago y no salga la leche ingerida.
3.- Evitar los juguetes en la cuna, exceso de cobijas y almohadas para evitar accidentes.
4.- Cubrir la cabeza del bebé al dormir con una gorra integrada en su ropa y con ello  impedir que se cubra la cara al moverse.

Los síntomas de enfermedad por reflujo gastroesofágico de un bebé son: no aceptar alimentos, no aumentar de peso, tener vómitos frecuentes y abundantes, problemas para dormir, dificultad para tragar los alimentos, problemas para respirar, mucha saliva o mal aliento.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: