El VIH/sida llevado a la pantalla grande

Desde su aparición como la gran pandemia del siglo XX el VIH ha sido revisitado en muchas ocasiones para el cine.

30/11/2010 5:30
AA

El poder devastador del VIH/sida en el mundo ha sido abordado desde diversas perspectivas, desde exposiciones plásticas dedicadas por entero al tema, hasta actividades de artistas de cualquier género apoyando causas, sin embargo, ha sido el séptimo arte el que le ha dedicado mayor atención a la enfermedad del siglo XX.

A continuación en SUMEDICO reseñaremos algunas de las películas más importantes sobre el tema que se han proyectado en prácticamente todo el mundo.

Algunas de ellas figurando dentro de la maquinaria del cine mundial, y otras, películas de corte independiente, que debieron sufrir no sólo la censura de las distribuidoras que se negaban a tener relación con los filmes, hasta situaciones en las que los directores debieron vender su casa y su coche para poder concluir su película, al no contar con apoyo financiero. Sin duda, el origen de estos obstáculos radicaba en la complejidad social del tema. 

COMPAÑEROS INSEPARABLES (LONGTIME COMPANION) (Norman René, 1990)

La frase que da título al original en inglés, hace referencia a la manera como se designaba en las esquelas de la sección necrológica de los diarios al novio/amante/pareja de la persona fallecida. En 1981, al “sida”, se le denominaba como el “cáncer gay”, y justo en ese época es en donde arranca esta película de Norman René, la cual, como otras, se fija en el golpe sustancial de la enfermedad en la sociedad, y en este caso, sobre todo, cuando la enfermedad debutaba en los medios.

PHILADELPHIA (Jonathan Demme, 1993)

Tal vez la cinta más importante y emotiva del conjunto. No sólo por las actuaciones de Tom Hanks y Denzel Washington sino por la manera como toca el tema de la discriminación laboral que sufre un abogado joven, exitoso y homosexual, que contrae la enfermedad, así como su paulatino declive al no contar con los medicamentos esperanzadores con que hoy se controla el VIH.

Y LA BANDA SIGUIÓ TOCANDO… (AND THE BAND PLAY ON) (Roger Spotiswoode, 1993)

Cinta documental que narra las investigaciones de los científicos de Francia y Estados Unidos que descubrieron el sida en los ochentas. La película va desde el reconocimiento de la primera persona infectada hasta los encuentros de poder entre los médicos por adjudicarse el descubrimiento. 

KIDS (Larry Clark, 1995)

La cinta, grabada a manera de documental con planos cerrados y cámara en movimiento, refleja la historia de un grupo de adolescentes urbanos en Nueva York. Narra sus problemas y la búsqueda de la felicidad a través del alcohol, las drogas y el sexo. Una de las chicas, Jennie (Chloë Sevigny) da  positivo en una serología de VIH y ésa había sido la única relación que ella había tenido.

TRAINSPOTTING (Danny Boyle, 1996)

A pesar de que el tema se centra en un grupo de jóvenes escoceses adictos a la heroína, el sida aparece como una causa colateral después de que el único miembro del grupo que no se droga tiene su primer pinchazo y se engancha hasta perderlo todo y contraer VIH a causa de compartir jeringas contaminadas.

IT’S MY PARTY (FIESTA DE DESPEDIDA) (Randal Kleiser, 1996)

Esta película realiza un retrato crudo alrededor del VIH/sida, tomando en cuenta que el protagonista, Nick Stark es diagnosticado con la enfermedad, sin embargo, posteriormente se le diagnostica también una leucoencefalopatía multifocal progresiva, por lo que decide hacer una fiesta para no morir en soledad, durante la que irá ingiriendo barbitúricos para suicidarse. La pieza es una crítica hacia la manera como la enfermedad destruye las relaciones personales del paciente. Como detalles interesantes de esta película es que está basada en hechos reales, ya que la ex pareja del director, el arquitecto Harry Stein, decidió poner fin a su vida de la misma manera en 1992. Inclusive, muchos de los actores que aparecen en ellla conocían en la vida real al personaje.

IT’S IN THE WATER (Kelli Herd, 1997)

El VIH no es el tema central, no obstante, la directora lo aborda con valentía (desde el inicio de la misma filmación, la cual fue financiada con el dinero obtenido por la venta de su casa y su coche). No obstante, la trama se ubica en un pueblo pequeño y conservador, lleno de prejuicios, en donde es necesario salir del clóset, enfrentando todo lo que esto pueda significar para sus protagonistas. El filme recibió muy buenas críticas de la comunidad lésbico-gay. 

CARANDIRU (Héctor Babenco, 2003)

La cinta se ubica en los años 80, en el comienzo de la pandemia del sida. Un oncólogo, el doctor Drauzio Varella, llega al centro penitenciario de Carandiru, en Sao Paulo, con el fin de poner en marcha un programa de prevención de la enfermedad. En la prisión conviven hacinados en condiciones desastrosas miles de reclusos, muchísimos más de los que estaba previsto que acogiera, situación que originó, en la vida real, el famoso motín y masacre del 2 de octubre de 1992.

UN AÑO SIN AMOR (Anahí Berneri, 2005)

Producción argentina que narra la historia del escritor Juan Minujín, portador del virus del VIH, y su trajín diario contra la enfermedad. dentro de su lucha personal, Minujín se infiltra en prácticas de sadomasoquismo, para hallar fuerza en base al dolor e intentar encontrar el amor de otra persona. 

EL ORFANATO (Juan Antonio Bayona, 2007)
 
Esta película española, que contó con la bendición del director/productor mexicano Guillermo del Toro, se acerca al VIH por medio de una pareja y su hijo adoptivo, el cual es portador del virus. Aun cuando el centro de la película es la manera como el niño viaja entre la realidad y sus amigos imaginarios, no deja de destacar el que alguien aborde la enfermedad y sus posibles consecuencias, de un modo tácito, para demostrar, quizás, que es algo que debe considerarse no como sorprendente sino como algo cotidiano, que puede estar al lado o dentro de nuestra propia casa. 
 
LOS TESTIGOS (André Téchiné, 2007)
 
Esta película, rodada por entero en Francia, se traslada a los años ochentas para dar un repaso a la manera como el sida impactó fuertemente en la sociedad, por medio de la historia de Manu, quien se muda a París para vivir la vida gay en pleno. No obstante, tras conocer a algunas personas con las que traba amistad y relaciones, el VIH aparece en la trama. Lo que André Téchiné pretende con su filme es retratar la penetración de la enfermedad entre un grupo de amigos, y la manera como el VIH/sida era “abordado” en los medios y la misma sociedad. 

En México sólo existen dos ejemplos de importancia, y tal vez los únicos: Sólo con tu pareja, de Alfonso Cuarón, y Bienvenido Welcome, de Gabriel Retes. (De la redacción)
 

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: