Elaboran oncoguías para tratamientos de cáncer

Especialistas del Instituto Nacional de Cancerología elaboraron una guía de 52 tratamientos oncológicos para atacar el cáncer.

15/02/2012 7:30
AA
El Instituto Nacional de Cancerología (INCan) elaboró un conjunto de 52 onco-guías o guías generales para iniciar 52 tratamientos diferentes contra el cáncer. Estas guías han sido elaboradas con la experiencia acumulada en el instituto y ya están siendo retomadas en otros centros de atención al cáncer, como informó a SUMEDICO, el director del Instituto, Alejandro Mohar Betancourt, en entrevista realizada durante la XXIX Reunión Médica Anual del INCan, en Puebla.
 
El INCan también logró reducir hasta 40 % el tiempo que tarda en obtener un diagnóstico preciso y grado de avance de cánceres ginecológicos, gastrointestinales y hematológicos gracias a la creación de equipos multidisciplinarios de diagnóstico en los que participan oncólogos, radiólogos, endoscopistas y patólogos.
 
Aunque el problema del cáncer sigue creciendo en México, como consecuencia natural del aumento de la población y del envejecimiento, el doctor Mohar Betacourt afirma que México ha tenido grandes logros recientes, como una disminución muy clara en casos de cáncer cérvico-uterino, gracias al trabajo bien organizado de todos los niveles del sector  salud.
 
Guías para mexicanos
 
Las 52 onco-guías elaboradas por especialistas del INCan plantean elaborar un marco general de tratamientos sugeridos para la población mexicana, adecuada a las singularidades de esta población. En otros países ya existen guías, pero diseñadas para otros perfiles de población.
 
“En el mundo hay guías generales para el manejo de algunos cánceres. Por ejemplo, para manejo de cáncer de mama hay unas guías muy famosas que se llaman San Gallen, en referencia a un congreso médico que se realiza en esa ciudad de Suiza. Hay otras guías, de Estados Unidos, que son las NCCN, y en México no estamos inventando el hilo negro, estamos poniendo en papel y en archivos electrónicos, cómo manejamos al paciente con cáncer en el INCan”, indica el doctor Mohar.
 
El especialista reconoce que hay limitaciones para que en todo el país se pudieran adoptar estas guías, principalmente en los tratamientos que requieren de equipo altamente sofisticado, como  la Tomografía por Emisión de Positrones (PET), que es sumamente cara y, en el sector público de México, sólo se realiza en la UNAM y en el INCan.
 
“A los nuevos residentes, aprenden de inmediato cómo se maneja el cáncer en el Instituto  y aquellos en León, en Torreón o en Guadalajara, no tienen que adoptar el procedimiento tal cual, pero al menos tienen una guía de cómo se realiza el procedimiento en otras partes de México.
 
“El objetivo a donde va dirigido es que podamos contribuir a que exista información en español, local y de acuerdo a las necesidades de la población de lo que hacemos en Cancerología. Son 52 onco-guías. Habíamos empezado sólo con 10 porque son muy amplias, pero ya hay sobre subespecialidades, como cuidados paliativos, manejo de catéteres o control del dolor, añade el doctor Mohar.
 
Al preguntarle cómo describiría lo que ha ocurrido en México en los últimos años, en relación a los diferentes tipos de cáncer, en director del INCan habló de los avances en contra del cáncer cérvico-uterino.
 
El cáncer cérvico-uterino es una buena muestra de que podemos trabajar los médicos, los trabajadores sociales y los trabajadores del sector rural y hemos logrado abatir las cifras de casos de cérvico-uterino. Aún hay muchos casos, pero los logramos disminuir con más exámenes de Papanicolaou y el esfuerzo de la autotoma de muestras. Todo eso ha demostrado éxito
 
Lamentablemente, con el incremento de la población también tenemos un aumento constante de casos de cáncer.
 
En mujeres va a seguir el cáncer de mama, de ovario, de tubo digestivo, linfoma No Hodgkin. En hombres cáncer de próstata, de pulmón, también de tubo digestivo, linfoma No Hodking y cáncer de testículo.
 
El reto es prevenir o disminuir el riesgo, si se come mejor, si se disminuye el riesgo por la exposición al tabaco y con eso ya reduciríamos el 30 % del cáncer en México. Y también hay que considerar el problema grave de la diabetes, la obesidad y el sobrepeso porque hay varios tumores que su probabilidad de desarrollo está asociada al síndrome metabólico, sobrepeso, falta de ejercicio y dieta rica en carbohidratos— detalló el director del INCan.
 
Diagnóstico temprano
 
Desde hace tres años, en el INCan se ha comenzado a construir un nuevo modelo de diagnóstico y evaluación de casos, en el que trabajan de manera interdisciplinaria todos los especialistas involucrados en un caso: radiólogos, oncólogos clínicos, cirujanos, etcétera.
 
Gracias a este modelo de trabajo, el tiempo para un diagnóstico y definición de tratamiento se redujo en un porcentaje que ronda el 40 % según el tipo de cáncer. En el caso de los cánceres ginecológicos, ahora se pueden obtener diagnósticos precisos en 7 ó 14 días, en lugar de 21ó 24 días, como podía ocurrir cuando la paciente tenía que hacer un recorrido entre los consultorios de diferentes especialistas.
 
Cada año en México se diagnostican 150 mil casos nuevos de cáncer y mueren 75 mil personas a causa de esta enfermedad. Se estima que la mayoría de las personas muere debido al diagnóstico tardío.
 
“La idea es conjuntar estos grupos en algo que llamamos Unidad Funcional que evalúa al paciente después de que el médico residente expone el caso al grupo de expertos de diferentes áreas. Ahí opinan todos y esto reduce el tiempo de diagnóstico”, explicó el doctor Mohar.
 
“Ya tenemos funcionando las unidades de cáncer en gastroenterología, la de ginecología, la de hematología, la de pulmón está iniciando sus trabajo y después podremos extenderla a cáncer de tórax. En algún momento todo el hospital funcionaría así y es en lo que hemos estado trabajando durante casi tres años”, agregó. 
 
Aunque los pacientes que llegan al Instituto Nacional de Cancerología ya traen un diagnóstico donde les dicen que padecen esa enfermedad, existen más de 100 tipos de cáncer y de un mismo tipo de cáncer puede haber varias mutaciones. Esto sirve para explicar por qué no es tan sencillo recibir a un paciente con cáncer e inmediatamente decidir qué tratamiento se le va aplicar.
 
Antes de iniciar un tratamiento se tiene que diferenciar específicamente el tipo de tumor que se va a combatir para no perder tiempo y recursos materiales iniciando con medicamentos, cirugías, radioterapias o quimioterapias que no vayan a presentare resultados óptimos.  
 
“Hay pacientes que se salen de la ortodoxia del cáncer, por lo avanzado, por alguna mutación o porque el cáncer no tiene palabra de honor. Por eso tenemos que delimitar bien el tipo de cáncer antes de atacarlo.  En ginecología, por ejemplo, la paciente tenía que visitar diferentes consultorios para obtener una opinión consensuada y esto podía tomarle dos o tres semanas, pero ahora, con estas unidades, en menos de una semana ya se cuenta con la opinión de todos sobre un solo paciente”, continúa explicando el director del INCan.
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: