Eliminando estereotipos de la apnea

Este trastorno provoca que la persona tenga un sueño de mala calidad y se sienta cansada durante el día.

03/10/2014 3:53
AA
Más frecuente de lo que se piensa, la apnea es un trastorno del sueño que provoca que la persona que lo padece haga pausas en la respiración mientras duerme. Cuando la respiración vuelve a un ritmo normal, se hace con un ronquido fuerte parecido al que se causa cuando alguien se atraganta.
 
De acuerdo con el doctor Joaquín Terán-Santos, presidente de la Sociedad Española de Sueño (SES), la apnea del sueño es tan frecuente como el asma o la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).
 
Es importante que las personas estén enteradas sobre los síntomas reales de la enfermedad para evitar los estereotipos que la rodean, por eso el especialista pone algunos puntos en claro:
 
1. Personas que tienen apnea del sueño no lo saben.- Sólo se llegan a diagnosticar entre un 15 y 20% de los casos, esto se debe a que no se realizan los exámenes clínicos adecuados relacionados con el sueño.
 
2. No sólo se presenta en hombres con sobrepeso.- Esta enfermedad se asocia especialmente con hombres con obesidad que suelen roncar mientras duermen y que están somnolientos durante el día, sin embargo también se presenta en mujeres que suelen presentar como efectos secundarios cansancio y depresión. Otro dato clave es que sólo un 30% de los pacientes con apnea no tiene sobrepeso, pero si alteraciones anatómicas de la vía aérea superior.
 
3. Síntomas parecidos al cansancio o depresión.- Los signos más comunes del este trastorno del sueño son el cansancio y tener una excesiva somnolencia durante la mañana, resultado de no tener un descanso ininterrumpido.
 
4. Las complicaciones.- Una persona con apnea del sueño puede presentar problemas de memoria, falta de atención durante el día y a la larga presentar problemas cardiovasculares como hipertensión, cardiopatía isquémica o accidente cerebrovascular.
 
5. Tratamiento.- Como norma general, se debe evitar el consumo de alcohol, tabaco e inductores del sueño. Para controlar y el trastorno se puede usar una mascarilla nasal que impide las pausas de la respiración, normaliza la estructura de sueño y ayuda a disminuir los riesgos cardiacos, además de controlar los síntomas de excesiva somnolencia durante la mañana, cansancio o alteración de memoria. (Con información de europapress)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: