¿Por qué las emociones afectan la piel?

La ansiedad, la falta de sueño, los disgustos y los enfados intoxican la dermis y la llenan de impurezas.

27/07/2018 6:00
AA
emociones

Las alteraciones emocionales provocan un desajuste en la piel.

La cara es el espejo del alma y la ventana al exterior de todas las emociones, las cuales no se quedan sólo en sentimientos, sino que generan toda una actividad bioquímica que se refleja en cada célula y por ende, deja una profunda huella. Al respecto, Patryck Aguilar, experto en facioterapia, explica:

“La felicidad y el bienestar muestran un rostro luminoso y bello. La tristeza y el temor lo exhiben apagado y flácido, además de subrayar las líneas de expresión“.

Aseveró que tras un periodo de estrés laboral, la pérdida de un ser querido o una ruptura sentimental se propicia un desajuste en la piel y surge el acné o la psoriasis, mientras que, si se disfruta de momentos de bienestar, dicha y felicidad, la piel desprende una luz especial.

>>Te puede interesar: La felicidad nace en el estómago

¿Cómo evitar que las emociones afecten la piel?

Existen tratamientos que pueden ayudar a disminuir las manchas, rasgos o cicatrices en la piel, causadas por alguno de los estados de animo constantes que podemos llegar a tener y a continuación te presentamos los dos más comunes:

1. Reflexoterapia facial

Creada hace treinta años por el doctor vietnamita Bùi Quôc Châu, la reflexoterapia facial es un método el cual sirve de apoyo a tratamientos cosméticos, desbloqueándo puntos energéticos y cerrados a causa de alteraciones emocionales.

Cada órgano del cuerpo humano está reflejado en los más de 240 puntos que el doctor Châu ha dibujado en el rostro. Presionando sobre ellos se consigue aliviar afecciones, eliminar el acné, mejorar la celulitis, drenar toxinas, purificar la piel, difuminar las arrugas y mejorar el riego sanguíneo“, dice el profesor Patryck Aguilar.

Para presionar y hacer mayor hincapié sobre los 42 músculosfaciales, el doctor Châu ha diseñado diferentes herramientas con rolones, rodillos, púas y bolas de cobre o de acero inoxidable, capaces de prevenir el envejecimiento prematuro y recuperar la firmeza, la energía y la luz.

El uso a diario de estos detectores de puntos energéticos fomenta la regeneración y reestructuración de la dermis, borra las machas de la piel, atenúa los signos de fatiga y los efectos nocivos de la radiación de los rayos UVA y AVB.

Te sugerimos: Té de moringa, la bebida para bajar de peso y proteger la piel

2. Cosmética activa

La dermis, aparte de ser la envoltura viva del cuerpo humano, es el órgano que se comunica con el mundo exterior y está íntimamente ligada al cerebro a través de hormonas y neurotransmisores, premisa que ha servido de base para el desarrollo de la neurocosmética.

La cosmética activa utiliza ingredientes capaces de estimular la liberación de las endorfinas, encargadas de potenciar la felicidad, el bienestar, el placer y la relajación.

La actitud positiva ante la vida es determinante en el proceso de envejecimiento, ya que estimula las moléculas del bienestar, directamente implicadas en la formación de la barrera cutánea y en la hidratación de la piel.

 

Dime qué emoción tienes y te diré que provocas en tu piel 

El olfato, la vista y el tacto también tienen un papel fundamental en el concepto de belleza con sentimiento, ya que el cerebro se sirve de estos sentidos para recordar experiencias y asociar ciertos olores a momentos dulces. De tal modo que una piel estresada debe recibir las virtudes de un tratamiento relajante, mientras que a una dermis triste le sentará fenomenal un serum que proporcione energía y la ilumine.

Mejor, te invitamos a revisar las alteraciones que causan en la piel, de acuerdo a la emoción que tengas:

* El miedo congestiona los músculos de la frente y los de la cuenca ocular, haciendo hincapié en las patas de gallo.

* La tristeza dirige las cejas hacia abajo y desarrolla la flacidez del óvalo facial.

* Los disgustos y los enfados marcan sin piedad las arrugas del famoso código de barras, situado sobre el labio superior.

* Las penas otorgan un aspecto melancólico al rostro, además de pintarlo en gris.

* La alegría y una buena sonrisa iluminan la piel y envuelven la cara con un halo de terciopelo y proporcionan brillo a la mirada.

Finalmente, la ansiedad, la falta de sueño, los disgustos y los enfados intoxican la dermis, la llenan de impurezas y la trasforman en un manto opaco y gris que se puede convertir en luminoso y sonrosado con productos calmantes y desintoxicantes, siempre y cuando sonría a menudo.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: