¿Sólo buscamos emociones buenas para ser felices?

Un estudio reveló que los participantes querían sentir emociones desagradables como miedo y culpabilidad, para ser felices

15/07/2017 4:57
AA
emociones para ser felices

La felicidad es tener experiencias que sean significativas y valiosas, incluyendo las emociones que crees que son las que debes tener.

¿Cómo te sientes hoy? ¿Eres feliz? ¿Por qué? Las personas experimentamos muchas emociones y estás son en su mayoría sin darnos cuenta, mientras otras veces hasta lo demostramos, ya sean en acciones buenas o malas.

Y es que las personas se sienten más felices cuando experimentan las emociones que desean, incluso si estas emociones son desagradables, como la ira o el odio, según ha descubierto una investigación publicada por la American Psychological Association.

La felicidad es más que sentir placer

“La felicidad es algo más que simplemente sentir placer y evitar el dolor”. Es tener experiencias que sean significativas y valiosas, incluyendo las emociones que crees que son las que debes tener, explica la investigadora principal Maya Tamir, profesora de psicología en la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Todas las emociones pueden ser positivas en algunos contextos y negativas en otros, independientemente de si son agradables o desagradables.

Estudio y resultados para ser felices

El estudio intercultural incluyó 2.324 estudiantes universitarios en ocho países: Estados Unidos, Brasil, China, Alemania, Ghana, Israel, Polonia y Singapur.

La investigación que publicada en la edición online del “Journal of Experimental Psychology: General”, es el primer estudio que se ha realizado para encontrar esta relación entre la felicidad y el hecho de experimentar las emociones deseadas, incluso cuando esas emociones son desagradables, avanza Tamir.

Los participantes en general querían experimentar emociones más agradables y menos emocionales desagradables de lo que sentían en sus vidas, pero no siempre era así.

Curiosamente, el 11 por ciento de los participantes quería sentir menos emociones trascendentes, como el amor y la empatía, de lo que experimentaban en la vida cotidiana.

El 10 por ciento quería sentir emociones más desagradables, tales como miedo, culpabilidad, tristeza o vergüenza, avanza Tamir.

¿Por qué reaccionaron de tal forma?

Por ejemplo, alguien que no siente cólera al leer sobre el abuso infantil podría pensar que debería estar más enojado por la situación de los niños maltratados, por lo que quiere sentir más enojo de lo que realmente hace en ese momento, explica Tamir.

Una mujer que quiere dejar un compañero abusivo pero no está dispuesta a hacerlo podría ser más feliz si ella lo ama menos, añade.

Los participantes fueron encuestados acerca de las emociones que deseaban y las que realmente sentía en sus vidas. También evaluaron su satisfacción con la vida y posibles síntomas depresivos.

En todas las culturas del estudio, los participantes que experimentaron con la vida y menos síntomas depresivos, independientemente de si esas emociones deseadas eran agradables o desagradables.

No obstante, se precisan que se necesitan más estudios para probar si sentir las emociones deseadas realmente influye en la felicidad o simplemente se asocia con ella, admite la autora de la investigación.

Emociones evaluadas

El estudio evaluó sólo una categoría de emociones desagradables conocidas como emociones negativas, lo que incluye el odio, la hostilidad, la ira y el desprecio. Investigaciones futuras podrían probar otras emociones desagradables, tales como miedo, culpabilidad, tristeza o vergüenza.

Las emociones agradables que se examinaron en el estudio incluyeron empatía, amor, confianza, pasión, satisfacción y entusiasmo. Investigaciones anteriores han demostrado que las emociones que la gente desea están vinculadas a sus valores y normas culturales, pero esos vínculos no fueron examinados directamente en esta investigación.

El estudio puede arrojar algo de luz sobre las expectativas poco realistas que muchas personas tienen sobre sus propios sentimientos, explica Tamir.

“La gente quiere sentirse muy bien todo el tiempo en las culturas occidentales, especialmente en los Estados Unidos” precisa la autora. Incluso si se sienten bien la mayoría del tiempo, todavía pueden pensar que deberían sentirse mejor, lo que podría hacerlos menos felices en general.

(Con información de Infosalus)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: