En la practica deportiva se debe ser precavido

Palma y talón negro son algunos de los padecimientos que pueden sufrir los niños al practicar ciertos deportes.

11/06/2010 11:45
AA

Para combatir problemas de obesidad y sedentarismo el IMSS recominda hacer ejercio regularmente, especialmente para los niños, quienes ocupan el primer lugar mundial en obesidad, sinembargo el practicar algunos deportes pueden provocar lesiones en la piel.

Un estudio en España ha arrojado los siguientes datos.

¿Su hijo juega al fútbol? Entonces, puede que en más de una ocasión presente lo que se conoce como talón negro, abrasiones en la piel por el roce con ropa sintética y callosidades. En cambio, si practica esquí, sufrirá la denominada palma negra, hematomas subungüeales y quemaduras solares. Sepa qué lesiones cutáneas puede tener su hijo en función del deporte que practique.

Según los expertos de la Academia de Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), uno de cada 100 menores de 18 años padece afecciones en la piel relacionadas con los deportes, especialmente a partir de los 12. De hecho, “cada año se producen 3,5 millones de lesiones de este tipo. La mayoría ocurre en varones antes de los 16 años (7,5%), mientras que en las niñas se da en un 3,4% de los casos”, explica José María Rojo, del servicio de Dermatología del Hospital Valme de Sevilla y miembro de la AEDV. La diferencia observada entre sexos, añade, se debe a que “los jóvenes practican más deportes de choque (kárate, boxeo…), que son los que más lesiones producen (40%), y ellas prefieren otros como natación, tenis, hípica… donde no hay tanto dinamismo”.

Después del kárate o el boxeo, el ciclismo, los ejercicios que se sirven del uso del patín o el monopatín y las actividades acuáticas son los deportes que más alteraciones cutáneas originan.

Algunas de las enfermedades más comunes para todos los deportes son el pie de atleta (hongos por no secarse bien la piel de los pies) y la escabiosis o la sarna. Esta enfermedad contagiosa de la piel está provocada por un parásito -Sarcoptes scabiei-, que ocasiona sarpullidos y picores, sobre todo por la noche. Puede originarse con cualquier deporte en el que exista un hacinamiento de gente, como una maratón o clases en el gimnasio.

Otra lesión común, muy frecuente en fútbol, fútbol sala o rugby, es “el talón negro, lo que llamamos cardenal. Se produce una pigmentación del talón por el rozamiento, el calzado o los golpes del talón”, señala el doctor Rojo. Algo parecido ocurre en la palma negra, habitual en esquí, kárate, natación y remo. Consiste en “la hiperpigmentación producida al resbalar la epidermis sobre las papilas dérmicas”.

Entre otras enfermedades habituales destacan los hematomas subüngueales (heridas de la lámina de la uña) en corredores, tenistas, escaladores y esquiadores; y las ampollas de fricción (zonas callosas en los pies) entre los aficionados al ciclismo de montaña. “Las callosidades también aparecen en otros deportes como tenis, pádel o windsurf, “por la fricción crónica que produce un engrosamiento de la capa córnea”, apunta el dermatólogo de Sevilla.

Quienes practican windsurf y surf también pueden sufrir lo que ya se denomina nódulo del surfista. Son traumatismos y micro-hemorragias que se localizan en la zona del tobillo. Como explica el especialista, “al pasar horas en la tabla, se produce calcificación del nódulo e incrustación de la arena”.

La rabadilla pigmentaria (pequeñas lesiones rojas en la parte superior del pliegue interglúteo por el roce) es muy típica en vela piragüismo y remo. Y los clavos (área de la piel dura y gruesa) en los laterales de los dedos del pie suelen ocurrir en atletismo. “Producen dolor y se deben a deformidades del pie o al uso de un calzado inadecuado”.

Ahora que llega el buen tiempo, se incrementan los deportes al aire libre y aquellos que se realizan en contacto con el agua. El doctor Rojo recuerda que “en contacto con el agua y la nieve, la radiación solar multiplica sus riesgos: quemaduras solares, edemas, ampollas y dolor”. Además, en los deportes al aire libre se añade otra posible alteración cutánea: la dermatitis de Rhus, es decir, “al entrar en contacto con algunas sustancias de plantas (bergamota, higuera, limonero, naranjo…), se producen manchas en la piel, ampollas, eritemas y eccemas”.

En general, todas estas lesiones de la piel tienen fácil solución, aunque se recomienda consultar con un dermatólogo, “quien podrá hacer un correcto diagnóstico”. Pero como medidas de prevención, añade el dermatólogo, “conviene mantener unos hábitos alimenticios e higiénicos adecuados, así como someterse a revisiones rutinarias”. Por ejemplo, se recomienda utilizar prendas holgadas que den margen de transpiración y llevar unas zapatillas ventiladas, alternar calzado y no dejarlo prestado. (Con información de El Mundo)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: