En México nos faltan riñones

Siete mil 500 personas esperan trasplante de riñón; la mayoría de donaciones es de personas vivas, hermano, hijo, primo o esposo del paciente.

01/03/2012 9:35
AA

Los mexicanos padecemos mucho de los riñones, los descomponemos con mucha facilidad, principalmente como consecuencia de la diabetes, que tiene como una de sus consecuencias la insuficiencia renal. Debido a esto, no es raro encontrar en las cifras del Centro Nacional de Trasplantes, que la operación número uno a nivel nacional en sustitución de órganos sea la incorporación de riñones. 

De los 4 mil 736 trasplantes que se realizaron en este país en 2008 –último año del que ya se tienen cifras consolidadas- , casi la mitad fueron trasplantes de riñón: 2 mil 244. El gran problema es que en todo el país hay entre 76 mil y 110 mil personas con, al menos, un riñón que no les funciona.

“El número de pacientes en lista de espera para trasplante de riñón se incrementa, más o menos, en mil pacientes por año. La cifra, ahorita debe andar por los 6 mil 900 pacientes. Si usted contrasta esa cifra, con el número de pacientes que se encuentran recibiendo diálisis o alguna otra terapia de sustitución de la función renal, se dará cuenta de que hay alrededor de 76 mil pacientes en alguna forma de diálisis”, indica Rafael Reyes Acevedo, presidente de la Sociedad Mexicana de Trasplantes, fundada en 1996.

“Esa es la cifra conservadora, pero si buscamos otras fuentes de información académica, como un estudio que hizo la UNAM en el año 2008, teniendo en cuenta a los pacientes que no están en el IMSS ni en el ISSSTE ni en los institutos de Salud, ellos calculan que los pacientes que están recibiendo algún tipo de terapia de sustitución de la función renal podría llegar a los 110 mil. Esto significa que aunque la lista de espera para trasplantes es muy grande, el número de potenciales receptores de donación es muchísimo mayor”.

El cirujano subraya un hecho que muchos mexicanos podrían suponer por alguna historia familiar cercana: que la mayoría de los que está recibiendo riñones trasplantados los reciben por que se los donó algún hermano, padre, primo, esposo o esposa.

Solamente 500 ó 700 personas reciben en México cada año un trasplante de un donador fallecido. Si pudiéramos elevar la cifra de donación de órganos de fallecidos y alcanzar por lo menos la mitad de lo que se dona en Estados Unidos, tendríamos por lo menos otros mil 200 riñones que podríamos trasplantar.

“La tasa de donación cadavérica es sumamente baja y esto es profundamente contradictorio con las otras cifras que nos indican lo alto que es la donación de pacientes vivos”, dice Reyes Acevedo.

El efecto de esta poca disponibilidad de riñones es que los pacientes en lista de espera vivan con la incertidumbre de si el tiempo, la suerte y la compatibilidad biológica les librará pronto, no muy pronto o nunca, de la pesada dinámica de hacerse diálisis peritoneal o hemodiálisis para seguir vivos.

En lista de espera

En México existe una lista de 7, 500 personas que están a la espera de un donador de riñón -vivo o cadavérico-, debido a que los daños a este órgano son uno de los principales efectos de la diabetes, informó el experto en nefrología del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Suvirán, Ernesto López Almaraz.

El especialista añadió que actualmente hay en México 120 mil personas que necesitan conectarse a máquinas para que les hagan diálisis, debido a que sus riñones no funcionan, por daños relacionados con la diabetes o la hipertensión.

Ernesto López, forma parte de una campaña educativa llamada “Protege tus riñones, salva tu corazón”, en la que explican a las personas que muchas de las muertes por infarto en México fueron provocadas por fallas en los riñones, aunque estadísticamente se reportan como muertes por diabetes o problemas cardiacos. Esta campaña, en la que participan diferentes médicos y educadores de instituciones públicas, es pagada por el laboratorio privado Roche.

“La primera manera de encontrar que el riñón está fallando es buscar proteína en la orina, lo cual significa que el riñón no está cumpliendo adecuadamente sus funciones de filtro”, indicó López Almaraz.

Los datos de los 7,500 pacientes que esperan trasplante de riñón en México corresponden a la cifra publicada el pasado 1 de marzo de 2011 por el Centro Nacional de Trasplantes. Ese mismo centro informó que en 2010 fueron trasplantados 2 mil 603 riñones, la mayoría de los cuales fueron donados por pacientes vivos –familiares o amigos cercanos del paciente-. Mil 803 riñones fueron de donador vivo y 480 de donador cadavérico.

Los pacientes que reciben un riñón tienen que tomar medicamentos inmunosupresores el resto de su vida para evitar rechazos y se estima que la esperanza de vida de quien recibe un riñón es de, por lo menos 10 a 15 años adicionales de vida. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: