¿Enamorarnos puede provocarnos miedo?

Hay que saber diferenciar entre el temor a enamorarse y el temor a amar después de una relación, dijo especialista en SUMEDICO Radio.

01/10/2012 1:07
AA

Después de un rompimiento doloroso resulta más difícil volver a enamorarse, llegando incluso a pensar que el amor nos prodiga miedo, no obstante, de acuerdo con la doctora Karla Rock, psicoterapeuta especialista en temas de pareja y sexualidad, “enamorarse es usualmente un sentimiento placentero, y a las personas nos da miedo lo displacentero. Hay personas que buscan enamorarse constantemente y cuando acaba ese sentimiento buscan otra relación donde puedan volver a sentir es novedad, esa euforia”.

(Escucha aquí la entrevista completa: Primera Parte, Segunda Parte)

Señaló que cuando viene el vínculo cuesta más trabajo la relación, “cuando has tenido una experiencia negativa empieza la reflexión sobre qué es lo que pasa en el patrón de relación, si hay una tendencia a repetirlo y de ahí una base para ese miedo, porque se escogen personas con ciertas características”.

No obstante, la especialista indicó que hay que saber diferenciar entre el temor a amar y el temor a enamorarse, “porque el enamoramiento es placentero y viene acompañado de la ilusión, te enamoras sin conocer a la persona, sin tener una base para la cual temer, son más las fantasías las que guían tanto la ilusión como los temores”, señaló, pero también indicó que es necesario buscar la relación con la realidad, saber si uno quiere o no comprometerse o no con ese vínculo.

Explicó también que en la actualidad existe una menor tendencia al compromiso como antaño, ya que “no necesariamente las parejas piensan a largo plazo, con un esquema como el que vivieron sus padres y sus abuelos, sino estamos en una época donde sí se requieren los vínculos pero se da mucha importancia al bienestar en los vínculos, y no se quiere permanecer en una relación en donde no se está a gusto”, explicó.

La doctora señaló que después de haber sido lastimado, hay que preguntarse por qué se ocupa ese rol, qué acciones, definiciones o actitudes tomó esa persona para sufrir ese papel.

“Se piensa que una relación se construye alrededor de las necesidades del otro y no de las tuyas”, indicó y abundó que entonces se trata de no poner límites, tolerarlo todo. Pero eso es algo que debe reflexionarse para saber cómo se construyó ese rol, si ha sucedido varias veces, en la nueva relación uno se debe plantear las cosas de otro modo, pero el trabajo siempre comienza con uno mismo, como indicó la doctora Rock

La especialista señaló que para iniciar una relación sana, sin estar expuesto, es esperar, la demora, porque quizás “cuando tienes miedo a involucrarte a veces es porque no es el momento”.

Otra clave es “pensar en situaciones profundas, uno de los criterios que puede servirnos es identificar si esa persona puede cubrir mis necesidades emocionales, eso es más importante que el atractivo físico, que otros elementos superficiales”, señaló, y abundó sobre la posibilidad de salir lastimado de una relación y buscar a alguien con carencias, de nuevo, porque se cree que ambos pueden ayudarse mutuamenre con sus heridas.

No obstante, indicó que no es necesario acudir por terapia después de un rompimiento, sino darse un tiempo para pensar por qué pasaron las cosas, hablar con la familia y los amigos, y hacer una reflexión de las relaciones pasadas, los roles que se han jugado, los resultados, lo que no ha funcionado.

“Hay que trabajar sobre uno, hay que reflexionar primero, te distingues a profundidad, te enamores diferente con el tiempo, no es lo mismo a los 20 que a los 30, 40 o 50 años, porque piensas más las cosas, no te vas con la misma ilusón, la vida te va curtiendo pero debes saber qué es lo que está buscando la otra persona: ‘¿puedo dárselo yo?, ¿qué tipo de relación quiere?, ¿quiero corresponderle? Uno se vuelve más reflexivo, entonces sí puede llevarse ese proceso sin acudir a terapia”, indicó la doctora.

Finalmente, señaló que es necesario reconocer que los vínculos son parte de nuestra red de sostén, “hay que construirlos porque forman parte de ello, no sólo los amorosos, también los laborales y amistosos”, concluyó la doctora.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: