¿Enfermedades podrían partir de la mente?

Médico sostiene que lesiones, accidentes e intoxicaciones se dan por cuestiones físicas, pero muchas enfermedades tienen su origen en el cerebro.

07/03/2012 8:59
AA

Todos en algún momento hemos enfermado de algo, y generalmente se atribuyen las enfermedades a factores puramente físicos como el no habernos abrigado bien, o haber comido de más, pero además de esto, hay otras situaciones que parten del cerebro que detonan estas enfermedades.

Así lo explico en entrevista con SUMEDICO el doctor Jorge Coutiño (*), especialista en Nueva Medicina Germánica, investigada por el doctor Hamer. Entrevista en video

De acuerdo con Coutiño los males que nos aquejan pueden dividirse en lesiones, accidentes, intoxicaciones y enfermedades, en donde las tres primeras si son cuestiones físicas, mientras que las enfermedades en su gran mayoría se deben a razones de la mente.

El especialista señaló que en realidad todas las enfermedades son psicosomáticas porque no se separa el soma (cuerpo) de la mente, sino que cuando está enfermo el cuerpo también hay algo malo en la mente que está provocando y permitiendo la enfermedad, y por ello es que mas que esta palabra, al especialista le gusta usar psicobiológico, porque todo tiene que ver con nuestra biología y es a partir de ésta que podemos explicarnos y entendernos, pero siempre ligado a los procesos cerebrales y a la mente.

En el caso mexicano la enfermedad psicobiológica más común es la obesidad, según refirió el especialista, que tiene que ver con un metabolismo lento, y el cáncer, una enfermedad degenerativa que cobra cada vez más vidas.

Y todo esto se detona porque algún evento nos hizo tener cambios dentro del cuerpo, pero que no logramos superar y restablecer en el tiempo, sino que los seguimos alimentando con otros eventos que nos pasan después, logrando que el desequilibrio se quede en nuestro cuerpo provocándonos la enfermedad crónica.

“Por ejemplo la diabetes, vamos en el micro, suben a asaltar, nos espantan, la reacción química del cuerpo es elevar el azúcar, pero antes de estabilizarnos y bajar el azúcar la mantenemos elevada acordándonos del evento, por ejemplo, cada vez que vemos una pistola, escuchamos la canción que en ese momento estaba sonando, u olemos un aroma que en ese momento estaba presente, y al tener todo el tiempo la glucosa elevada llega la diabetes y se instala en nosotros”, dijo.

Según el especialista,en este ejemplo la enfermedad se detonó porque todos los factores externos como la música, el arma o los aromas se guardaron en nuestra memoria y cada vez que estaban presentes, hacemos un flashback involuntario, que produce nuevamente el desequilibrio de aquella vivencia.

Sin embargo, estos desequilibrios corporales y químicos, no son solo con lo que hemos vivido nosotros, sino que incluso podrían llegar a heredarse, esto significa que un problema que no resolvió algún ancestro nuestro, puede detonarnos en enfermedades para nosotros.

A esto el especialista le llama psicogenialogía, que es otra de las vertientes de la Nueva Medicina Germánica, en este caso pasa algo similar al dicho “si no aprendes de tu historia, estarás condenado a repetirla”, e incluso por eso es que este factor se presenta a nivel país, como con las guerras, explicó.

Coutiño enfatizó que cuando nacemos traemos cierta programación genética, que al compararnos con las computadoras podríamos traducirlo en un disco duro que trae muchos programas ejecutables, que están ahí como de paquetería nueva, pero que no se ejecutan hasta que no les damos clic.

Y este clic se da cuando la persona, empieza a experimentar las mismas vivencias que sus antepasados y no las resuelve de forma satisfactoria y “sabemos que no se ha resuelto porque nos causa un conflicto que traemos ahí y no nos deja estar tranquilos”.

Factores de la psicogenialogía

“La psicogenialogía se basa en estudios de fechas y otras cuestiones como nacimiento o muerte, si hubo conflictos, que cosas importantes vivió alguno de nuestros antepasados, y eso es lo que nos va afectar positiva o negativamente a nosotros” dijo Coutiño.

Con base en esta afirmación el doctor indicó que si una mujer que se embaraza a los 30 años y quiere abortar, es altamente probable que si ese aborto no se lleva a cabo su hijo nazca con algun trastorno psiquiátrico y que a sus 30 años empiece a tener tendencias suicidas.

Y esto ocurre, dice el especialista, porque desde el vientre, el niño empezó a ver su vida amenazada, y en su cerebro cuando se está formando empieza a desencadenar procesos de conflicto con la vida que van a detonarse en cierto momento.

Para sanar tanto los eventos provenientes de la psicogenialogía como lo que nos pasa a nosotros mismos, es preciso pasar a la descodificación de las enfermedades, en donde se analizan las vivencias de las personas, es decir las funciones que activaron el archivo ejecutable, para luego bloquear esa ejecución y reprogramar cerebralmente al paciente para que el problema quede solucionado.

Las tomografías dan la evidencia

Coutiño señaló que además de la evidencia empírica o de observación por patrones de tiempo y conducta, una tomografía es capaz de revelar cuando este factor está presente, esto es, el cerebro tiene cierta forma y conexiones, cuando una persona está sana presenta un patrón cerebral normal, pero después de un evento que altera su funcionamiento, como podría ser un asalto, se activa al instante la sección del miedo a morir y se muestra en la tomografía un grupo de círculos concentrícos, y es ahí donde hay que trabajar para superar el problema.

Y de igual modo cuando eso cicatriza los círculos perfectos desaparecen, “empieza a difuminarse y a verse la imagen normalmente o con los círculos deformados, eso indica la cicatrización del problema.

Pero cuando esto tarda en resolverse y causa, por ejemplo un cáncer, el especialista indica que las células malignas pueden dejar de crecer y en lugar de ser un tumor canceroso, llega a convertirse en un quiste benigno, al que no precisamente hay que amputar.

“Sino que en ocasiones nuestro cuerpo por ejemplo luego de eso nos atrapa una infección, misma que puede destruir al quiste, pero si nosotros damos antibiótico, se frena el proceso curativo, claro hay que saber bien a qué se debe, pues no se trata de poner en peligro nuestra vida”, afirmó.

Sin embargo, aún cuando toda la enfermedad haya sido producto de un proceso no superado, hay ocasiones en donde el bisturí si tiene que intervenir, si es que un tumor o quiste por ejemplo nos está obstruyendo otra función como el orinar.

El proceso

Según Coutiño, el cerebro codifica todo lo que está alrededor de nosotros, y provoca enfermedades si no resolvemos, entonces es preciso encontrar la forma de descodificarlo y reactivar “el programa correctamente”.

Muchos de nuestros eventos importantes, vendrán desde los padres o los abuelos por la memoria celular heredada que tenemos desde que nos formamos a partir de un óvulo y un esperma, por ello es que recomienda que sepamos “secretos de familia, proyectos de vida y aspectos importantes que nuestros antepasados hayan vivido”.

Las terapias pueden corregir el problema sin ocasionar daños neuronales, sino por medio de un tratamiento de biología total desde el cerebro.

Y para que esto se logre, Coutiño indicó que debemos separar las lesiones, intoxicaciones y envenenamientos de las patologías causadas por eventos que vivimos, y “esto también excluye que una posible deficiencia de vitaminas y minerales por una mala dieta, siempre necesitamos hacer estudios para saber lo que tenemos y qué lo causa, cuando no se sabe el origen es posible que haya que trabajar sobre una descodificación biológica de la enfermedad”.

(*) Dr. Jorge Coutiño Hernández
 Especialsita en medicina biológica y nueva medicina germánica
jch@medicinabiologica.com.mx
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: