Enfrentar el Virus de Papiloma Humano

Existen más de 100 tipos de Virus, todos ocasionan lesiones en la piel y mucosa, y son clasificados en “alto riesgo” y “bajo riesgo”.

21/04/2010 12:13
AA

Sandra suponía que hacia todo lo que una chica responsable de 26 años hace para cuidar su vida sexual: mantenía una relación monógama desde hace más de un año y usaba la píldora anticonceptiva para protegerse de un embarazo no deseado. Sin embargo, sus chequeos médicos no eran tan estrictos. Hace poco más de un año se encontró una verruga genital por lo que acudió al médico. Resultó que se trataba de Virus del Papiloma Humano.

De acuerdo con el doctor Rodrigo Sánchez, el virus del Papiloma Humano es una infección ocasionada por un virus que afecta tejidos cutáneos en piel externa o interna, ya sea vagina, uretra, ano, recto, boca y faringe. El virus ocasiona verrugasverrugas genitales, cáncer en el cuello uterino, cáncer en vulva y cáncer en pene.

Se calcula que alrededor del 80 por ciento de las mujeres padecerá alguna infección por VPH en el transcurso de su vida, esto según la Fundación Vive Consciente, asociación civil sin fines de lucro que intenta educar en torno a este mal.

Diferentes tipos de VPH

Existen más de 100 tipos de Virus, todos ocasionan lesiones en la piel y mucosa, y son clasificados en “alto riesgo” y “bajo riesgo”.

Este virus, como todos los demás, esta compuesto de material genético que se mete en la célula alterando su función. La clasificación es de acuerdo al material genético, ya que comparten una gran parte de la cadena, menos una pequeña parte que varia y hace la clasificación de los virus. Sin embargo, no cambia su material genético tan frecuentemente.

  • Los más frecuentes y de alto riesgo (que pueden ocasionar cáncer) son: 16,18, 31, 33 y 35.
  • Los de bajo riesgo (que no ocasionan cáncer, pero sí verrugas genitales) son: 6, 11,40, 42, 43, entre otros.
  • Los más frecuentes en la población mexicana son: 16 y 18 de alto riesgo, 11 y 61 de bajo.
  • La vacuna puede proteger hasta en un 70, 80 o 90 por ciento de los virus presentes.

¿Cómo se contagia?

El Virus del Papiloma está en la piel, ya sea por dentro o por fuera, por lo que se contagia por contacto directo piel con piel, puede ser de manos, abdomen, glúteos, piel o vagina. Una misma persona se puede contagiar si tiene el Virus del Papiloma en una parte de su cuerpo y se toca otra, provocando un “autocontagio”.

El contagio con una pareja estable es inevitable. Si no hay lesión visible es menos posible que este ocurra.

Durante el trabajo de parto, si hay lesión visible, se puede provocar contagio por el canal vaginal. Pero esto se evita si no existe dicha lesión.

Mitos sobre el contagio

  •   Una persona no se infectará por:
  •   Usar inodoros
  •   Teléfonos públicos
  •   Besos o abrazos
  •   Toallas
  •   Tomar de la mano a alguien con VPH
  •   Compartir comida, cubiertos, etcétera

¿Quiénes se encuentran en mayor riesgo?

Como todas las enfermedades de transmisión sexual, el VPH se contagia por medio de la relaciones sexuales, por lo que la población de mayor riesgo es la que tiene múltiples parejas sexuales, que no se cuidan, que no usan preservativo, así como la población homosexual, la cual tiene más peligro de contraer condilomas (un tipo de verrugas) en la zona del ano. 

¿Cómo se detecta?

Cuando no hay síntomas, hay una prueba denominada PCR, que es de reacción en cadena. Se hace una biopsia para detectar los fragmentos del ADN del virus y el tipo al que perteneces. Esta es la prueba más especifica.

Cuando hay manifestaciones clínicas, se detecta por medio de una penescopía o faloscopía  en hombres, para buscar lesiones como verrugas o condilomas.

En el caso de las mujeres, se realiza el papanicolau que consiste en tomar una muestra de células del cuello uterino. Lo más recomendable es hacer esta prueba una vez al año o cada seis meses si ya se ha detectado la presencia del VPH.

En la colposcopía se revisa minuciosamente la vagina y el cuello del útero por medio de una cámara que determinará de qué lesión se trata, su ubicación y su grado de severidad. 

Hay ocasiones donde es necesario realizar una biopsia en la que se retira tejido dañado para enviarlo a analizar. Estos tres estudios son complementarios, y la biopsia siempre será el tercer paso.

Acerca de los tratamientos

El tratamiento va a estar enfocado a la localización y al grado de avance. Para la localización externa como las verrugas genitales pueden utilizarse sustancias que queman, láser o criocirugía, en la que se pone un electrodo  para congelar el área afectada para que el tejido muera y sea desechado.

Para las lesiones internas que afectan el cuello de la matriz también se puede utilizar la criocirugía, quemar con electricidad o utilizar un cono para remover una parte del tejido.

También se pueden aplicar tratamientos conservadores en los que no se destruya tejido sino se refuercen las defensas de la persona con vitaminas, complementos alimenticios y vigilancia, para ver si las lesiones se revierten. Esto es muy frecuente con las lesiones de bajo riesgo, en las que únicamente se utilizan óvulos.

A Sandra le recetaron óvulos vaginales y antibióticos, después de su período tuvo que utilizar otros como cicatrizantes. Cuando la infección cesó, su doctora le puso anestesia en la verruga y se la cortó. La mandó al laboratorio para hacer una biopsia y allí dieron el diagnostico de condiloma acominado. Es muy probable que a lo largo de su vida le salgan más, por lo que debe estar al tanto. Su pareja tuvo que seguir un tratamiento para evitar que se volvieran a contagiar entre ellos.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: