Enseña a tus hijos el amor por la lectura

Siempre recomiendan leer, porque representa grandes beneficios, en especial en los niños, quienes aprenden más y desarrollan capacidad lingüistica.

23/04/2013 11:10
AA

 Siempre nos recomiendan leer unos minutos cada día, y comenzar a enseñarles este buen hábito a los niños porque favorece un mejor desarrollo afectivo y psicológico así como darles la oportunidad de experimentar sensaciones y sentimientos con los que disfrutan, maduran y aprenden.

Por medio de la lectura es posible soñar, reir, viajar y conocer mucho más de diferentes temas, pero en ocasiones puede ser un gran problema lograr que el niño se enamore de la lectura, y por ello expertos de la  Asociación Española de Pedriatría de Atención Primaria (AEPap) dan 10 consejos:

  • Organizarse: la desorganización puede estar reñida con la lectura. Por eso los pediatras recuerdan que es importante ayudar a los niños a organizar su tiempo y su biblioteca.
  • Ser constantes: todos los días hay que reservar un tiempo para leer, en momentos relajados y con buena disposición para ello.
  • Pedir consejo: es importante pedir consejo en el colegio, las bibliotecas y las librerías sobre los libros más adecuados para cada niño y cada edad.
  • Escuchar: en las preguntas de los niños y los adolescentes está la clave para aprender sobre sus gustos y motivaciones
  • Estimular y alentar: cualquier situación puede proporcionar motivos para llegar a los libros. Por ello recomiendan dejar siempre libros al alcance de los niños.
  • Dar ejemplo: las personas adultas son un modelo de lectura para niños y jóvenes, que muchas veces los imitan; es importante leer delante de ellos.
  • Respetar: los niños tienen derecho a elegir. Hay que estar pendientes de sus gustos y de cómo evolucionan.
  • Proponer, no imponer: es mejor sugerir que imponer. Hay que evitar tratar la lectura como una obligación.
  • Acompañar: el apoyo de la familia es necesario en todas las edades. No conviene dejar a los niños solos cuando aparentemente saben leer.
  • Compartir: El hábito de la lectura se contagia leyendo junto a los niños.

Los expertos señalaron que la lectura mejora la capacidad y el progreso lingúístico de los niños, porque les permite aprenden las palabras con mayor rapidez, mejoran su comprensión y ejercitan su cerebro para la adquisición del lenguaje que se produce entre los 10 y 30 meses.

“Este hecho redundará en una alfabetización gradual, segura y feliz. Antes de los tres años, a los niños les interesa más la sonoridad que el contenido, pero es muy útil para que vayan interiorizando el lenguaje y los silencios; a nivel cognitivo, les ayuda a crear asociaciones entre su experiencia y el mundo exterior”, explicó la doctora Esther Serrano, pediatra de Atención Primaria. Esta profesional aconseja “leer en voz alta a los niños incluso antes de que empiecen a caminar”.

Los expertos de la AEPap también comentaron que algunos padres cometen errores básicos que pueden evitar que el niño desarrolle el gusto por la lectura y por ello recomiendan evitar:

  • Crear contradicciones entre el método de la escuela y el empleado en casa.
  • Emplear textos inadecuados por su extensión, por su interés o por su tema.
  • Introducir un ritmo de aprendizaje excesivo.
  • Repetir o enseñar lo ya sabido, provocando aburrimiento.

Beneficios de leer en voz alta

  • Leer en voz alta en grupo transforma un ejercicio intelectual en una experiencia social. Cuando nos leemos (sin las presiones del estudio, la memorización, etc) activamos tres funciones básicas: nos comunicamos, nos entretenemos y aprendemos.
  • Este “comunicarse” en familia mediante la lectura es muy válido para reforzar el vínculo afectivo. Se trata de un estar juntos, una forma de relacionarse, de compartir. Durante la infancia esto es lo primordial, y una buena forma de trabajar la autoestima del menor.
  • El “entretenimiento” es la segunda gran función de la lectura en la infancia. Contarse historias alimenta la inteligencia simbólica, permite elaborar y compartir mundos mentales, activa la dimensión más lúdica, intuitiva y creadora de la inteligencia.
  • aprendemos porque desarrollamos competencias cognitivas relacionadas con el lenguaje, que es el vehículo de transmisión de la lectura. Así trabajamos la escucha, la memoria operativa, la expresión verbal, la lectura y, por lo tanto, la familiarización con el lenguaje escrito…
  • Esto implica también un contacto con la cultura literaria y —si tenemos criterio en la elección de los materiales que le presentamos al menor— una iniciación a la formación y desarrollo de su sensibilidad estética.
  • Un hábito de lectura en familia desde la primera infancia favorece la formación y el desarrollo social, cognitivo y emocional del menor. Y que todo ello puede ser un buen predictor de éxito académico y prevenir el fracaso escolar. (ABC)

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: