Entorno, culpable de violencia en escuelas

Entre cinco y seis estudiantes de cada 100 desertan de la escuela por problemas de aprendizaje y para relacionarse socialmente, dijo especialista.

30/01/2013 8:39
AA

La ausencia de límites y un entorno copado por la violencia son factores que determinan que los estudiantes de secundaria establezcan relaciones de dominio con sus otros compañeros, algo que no ha sido reconocido por la misma sociedad, indicó Nelia Tello, de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM.

La experta, que ha trabajado cerca de diez años alrededor de escuelas secundarias públicas en zonas populares del Distrito Federal, señaló que es precisamente en este ámbito en donde más se presenta el fenómeno.

Nelia Tello explicó que los jóvenes actúan de esta manera porque viven en un mundo violento que los lleva a generar violencia, además de querer poseer objetos que no están a su alcance, lo que a su vez produce impotencia.

Además de señalar otros factores como el tráfico de estupefacientes y la presencia de bandas delictivas en estas zonas urbanas, la catedrática señaló que es necesario trabajar con jóvenes que tengan problemas para relacionarse socialmente, carencias de lenguaje y dificultades económicas, además de no estigmatizar a los jóvenes y mucho menos criminalizarlos.

Explicó que tanto maestros como cuerpo técnico escolar y padres de familia intentan resolver el problema con amenazas, no obstante, solamente en uno de cada cuatro casos éstas se cumplen, de acuerdo con la información recabada en delegaciones como Iztapalapa, Iztacalco, Benito Juárez y Coyoacán.

Y subrayó que al no haber una autoridad encargada de establecer límites, la agresividad se generaliza.

Más allá del bullying

La experta explicó que al dimensionar solamente el problema entre dos personas, el agresor y la víctima, como sucede con el bullying, el problema se minimiza, y señaló que estos casos deben ser atendidos por especialistas, sin estigmatizar a los jóvenes.

Señaló también que es necesario que las escuelas no pierdan su calidad de espacios de aprendizaje y convivencia, ya que la ausencia de programas escolares efectivos orilla a los muchachos a desertar.

Finalmente, refirió que además de recuperar la figura del maestro como núcleo del proceso formativo, es necesario que padres de familia y el resto de quienes integran las escuelas participen para construir comunidades sanas. (Fuente: UNAM)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: