Entre cónyuges usan hijos como “armas”

El Síndrome de Alienación Parental es una forma de maltrato a los hijos cuando se les manipula la información sobre el divorcio.

18/07/2011 9:30
AA
Durante una separación conyugal, los padres pueden utilizar a los hijos como armas para afectar al otro, sin darse cuenta que están provocándoles un daño muy fuerte, indicó Andrómeda Valencia Ortiz, académica de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.
 
La académica reveló que el llamado Síndrome de Alienación Parental (SAP)  es también una forma de maltrato infantil, lo cual puede dejar en los niños consecuencias difíciles de revertir si no se cuenta con el tratamiento de un especialista. 
 
Esto sucede, de acuerdo con la especialista, cuando uno de los progenitores manipula información al pequeño para culpar al otro, y esto provoca confusión además de un fuerte impacto emocional ya que ven que uno de sus padres es culpado de la separación.
 
La situación provoca que el niño altere su situación emocional y su forma de pensar, además de que se modifican sus emociones y su relación con los progenitores; así como en sus relaciones sociales posteriores. 
 
No obstante, la especialista afirma que es difícil identificar si uno de los padres está ejerciendo presión en el vástago o si solamente está confundido y necesita orientación, ya que no se dan cuenta del efecto que eso puede tener en su hijo.
 
En 2006, hubo cambios legislativos que incluyeron la figura jurídica de guarda y custodia compartida, en la que se establece que las parejas separadas o divorciadas deben tener los mismos derechos y obligaciones con los hijos.
 
Inclusive se creó la figura de asistente de menores, psicólogos, trabajadores sociales y pedagogos del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en el DF, quienes brindan protección psicológica a los pequeños, al hablar a solas con el juez para exponer su situación familiar. 
 
La especialista concluyó que los niños involucrados en una situación de separación deben ser los primeros protegidos, si es que a los padres no se les ocurre salvaguardar la integridad de los mismos. (Fuente: UNAM)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: