“Epidemia” de cáncer de mama en jóvenes

Aumentan casos de mama en mujeres de corta edad; cambio en estilos de vida y contacto excesivo con químicos de limpiadores, entre las causas.

20/07/2010 3:59
AA

En México se  enfrenta una “epidemia” de cáncer de mama entre mujeres jóvenes, de los  25 a los 35 años de edad, debido a cambios en el estilo de vida como el exceso de consumo de grasas y azúcar, tabaquismo, ingesta de alcohol, etcétera.

Pero el principal problema es la baja cultura en el cuidado de la salud en las mujeres; esto no obstante que tan sólo con la exploración manual es posible detectar un tumor en sus inicios, con apenas un centímetro de tamaño, y esto hace posible aplicar un tratamiento que permita la cura del cáncer evitándose el trauma de una operación severa como es la extirpación y reconstrucción de la mama.

Así lo apuntaron los doctores  Fernando Magallanes y Carlos Robles Vidal, integrantes del Consejo Mexicano de Cirugía Plástica y el Consejo Mexicano de Oncología, respectivamente.

El doctor Fernando Magallanes indicó que la mayoría día de los casos de cáncer de mama se detectan cuando las mujeres acuden a una cirugía estética o cuando el tumor es ya demasiado grande, de hasta 7 o 10 centímetros y hay pocas posibilidades de salvar la vida.

En el caso de mujeres jóvenes se llegan a suscitar una serie de complicaciones emocionales pues sus proyectos de vida apenas se encuentran en sus primeras etapas y muchos ni siquiera han iniciado, como es el de la maternidad.

“Se debe individualizar cada caso, para establecer si se ha superado del todo el cáncer, pero de no ser así, lo mejor, lo que recomendamos es no embarazarse”, puntualizó el especialista.

Para evitar este tipo de situaciones, insistió, es primordial la prevención a partir de la autoexploración, los pasos son sencillos:

Debe realizarse después del 7o día de concluir el período menstrual. En la menopausia y posterior a ella, la autoexploración debe realizarse el mismo día cada mes.

Paso 1

Mira tus senos frente al espejo, levanta los brazos sobre tu cabeza y obsérvalos mientras giras lentamente tu cintura de un lado a otro.

Coloca las manos sobre la cadera e inclina los hombros hacia adelante, pon atención si detectas:

-Cambios en el tamaño o forma de tus senos

-Algún bulto o cambios en la textura de tu piel.

-Algo diferente alrededor del pezón.

Paso 2

Toca tus senos, ya sea de pie o acostada con una almohada debajo de los hombros. Levanta tus brazos para que queden sobre tu cabeza.

Utiliza las yemas de tres o cuatro dedos para examinar cada centímetro del tejido mamario. Ejerce un poco de presión, realiza movimientos de arriba hacia abajo, de adentro hacia afuera y movimientos circulares hasta llegar al pezón .

Revisa toda el área del escote desde la axila, busca bultos incluso los que no duelen, o cualquier otro engrosamiento. No pases por alto ningún cambio.

Paso 3

Aprieta suavemente el pezón para ver que no salga ningún líquido.

Revisa que no haya ningún cambio en la apariencia o secreción, o si se presenta alguna fisura.

Si detectas algo anormal, acude de inmediato al médico.(Con información de europa.press)
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: