Epilepsia en México se origina por cisticercos

Especialista define a la epilepsia como una tormenta eléctrica que se produce dentro del cerebro, afectando su funcionamiento.

04/05/2012 8:13
AA
La etiología de la epilepsia tiene muchas variables, no obstante, la causa más común de este trastorno en México se origina en los cisticercos, aseguró Luisa Rocha Arrieta, del Departamento de Farmacología del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) Sur.
 
Con un origen que puede deberse a diversos factores como traumatismos, o tumores, de acuerdo con la especialista que participó en la Semana del Cerebro, organizada por la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, el trastorno de la epilepsia es condicionado por la cisticercosis y se subdivide en diversas clases.
 
La especialista aseguró que en México existen alrededor de 2 millones de pacientes con epilepsia, y a nivel mundial se considera que del 1 al 2 por ciento de la población global padece este trastorno, y recordó que han sido muchos los personajes históricos que la han padecido, como Sócrates, Vincent van Gogh, Fiodor Dostoievski y Edgar Allan Poe.
 
Durante su conferencia llamada Epilepsia, la enfermedad sagrada, la doctora comparó el trastorno como una tormenta eléctrica dentro el cerebro, la cual no le permite funcionar correctamente, y explicó que esto sucede porque en el cerebro se da un desequilibrio entre sistemas inhibitorios y excitatorios.
 
Parte de la información que compartió la especialista, es que la epilepsia puede ocurrir desde que el feto está en el útero hasta a personas de edad avanzada; pero es más frecuente en niños y personas maduras por las condiciones de su cerebro.
 
Sobre los tipos de epilepsia que hay, explicó la especialista, aún no hay consenso entre los profesionales de la salud, pero se sabe de aquella que se origina en el lóbulo frontal y provoca que el sujeto vea luces y tenga cambios de personalidad; hasta la que sucede en el área de la audición, y provoca que el afectado oiga voces.
 
El trastorno afecta definitivamente el trabajo cerebral, por lo que no es curable, aunque sí puede controlarse para que el paciente tenga calidad de vida. No obstante, cuando no se obtienen resultados en los primeros años, con terapia o monoterapia, se considera que el paciente es farmacoresistente y necesita otro tipo de intervención.
 
A manera de prevención, la especialista señaló que hacer ejercicio, comer Omega 3 y leer antes del inicio de la crisis pueden ayudar a reducir su intensidad. (Fuente: UNAM) 
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: