¿Eres comprador compulsivo?

El acto compulsivo de comprar calma la ansiedad en quienes padecen este problema, señaló especialista en SUMEDICO Radio.

24/07/2012 5:52
AA

 Antes de definir a un comprador compulsivo, hay que reconocer que nos encontramos en una era postmoderna que favorece mucho el consumismo, y parte de ese consumismo es vender una imagen ideal de ti mismo (a): “si te ves bonita serás más feliz, más exitosa, y esto ahora se extiende también a los niños”, explicó la psicoterapeuta Karla Rock, en SUMEDICO Radio.

Sobre las compras, determinadas éstas también en gran medida por  la focalizada publicidad y el consumismo, Rock señaló que “el hecho de comprar da placer; es un empujón al ánimo y la autoestima

“Pero la compra se vuelve compulsiva cuando adquiere matices de ideas obsesivas que se vuelven recurrentes, persistentes, y la persona solamente piensa en aquello que necesita ir a comprar y eso le genera una ansiedad que sólo se calma con el acto compulsivo”, explicó Karla Rock.

Comprar es un alivio emocional, y esto suele ser cada vez más necesario y frecuente, al grado de que los objetos en sí pierden sentido y permanece sólo el hecho mismo de comprar, “es un problema similar al de comer compulsivamente”, indicó la especialista. 

Respecto a la relación que existe entre este problema y enfermedades como ansiedad y depresión, Karla Rock señaló que es necesario saber procesar las emociones de alguna manera, desde que somos niños, “quizás los papás calmaban al hijo dándole todo lo que quería, sin límites, y a partir de ahí, antes de pensar qué ocurre o analizar un problema, de adulto sales de compras y sientes placer, pero después hay ansiedad y remordimiento que van en aumento”. 

Una de las formas de saber si se es comprador compulsivo está el analizar si salimos de compras por aburrimiento. Rock señaló que hay que evaluar la realidad, “si salir de compras es el modo recurrente de procesar una emoción, si hay alguna falla de juicio en eso, entonces ahí hay algo que debe llamar nuestra atención”. 

Finalmente, la especialista señaló también que el problema tiene que ver con el manejo de límites y frenos, “y si no puedo solo, entonces tengo que pedir ayuda, porque los compradores compulsivos no van de compras acompañados, así es que una medida puede ser hacerlo en compañía, aunque “también es importante acudir a un trabajo terapéutico que ayude a las personas a reflexionar sobre si el salir de compras rebasa su posibilidad de pago, o bien le genera sólo un placer momentáneo que después le llevará a volver a caer en un vacío emocional”.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: