¿Eres un victimista crónico?

¿Sientes que todo lo malo te pasa a ti y que tus errores son culpa de otros?

14/03/2017 4:00
AA

¿Sientes que todo lo malo te pasa a ti, que tus errores son culpa de otros y que nadie te comprende? ¡Ten cuidado! Podrías ser un victimista crónico.

En algún momento de la vida, todos hemos sido víctimas es una mala situación o se presentan situaciones fuera de nuestras manos que nos hacen pasar un trago amargo. El problema es cuando esta sensación se hace permanente y se surge sin razón.

Un victimista crónico es aquella que se disfraza de falsa víctima ya sea de forma consciente o inconsciente, para simular una agresión o culpar a los demás para librarse de toda responsabilidad.

Un trastorno paranoide

Si bien ser victimista crónico no se atribuye a una patología, podría desembocar en un trastorno paranoide, es decir, cuando la persona culpa continuamente a los demás de los males que padece.

Asimismo, se tiene un visión pesimista de la realidad que produce malestar tanto en el victimista como en las personas a su alrededor.

En la mayoría de los casos, los victimistas también viven con resentimiento e ira, lo que les hace agresivos e intolerantes, al grado que llegan a violentar los derechos de los demás.

Características de un victimista

Para saber si una persona o tú mismo eres victimista, sólo hay que analizar si se tienen los siguientes comportamientos:

Alteran la realidad

Estas personas creen firmemente que lo que les ocurre jamás es culpa suya, sino de los demás y de circunstancias externas.

De igual manera siempre resaltan lo malo que les ocurre y dejan de lado lo positivo.

Se consuelan en el lamento

No se sienten culpables ni responsables de lo que lleguen a hacer y mucho menos de los que les pasa a ellos.

Su único consuelo es lamentarse y quejarse para asumir mejor su papel de “pobre víctima”, lo que llama la atención de los demás y les permite recibir compasión y atención.

Siempre buscan culpables

Buscan en cualquier parte un señal que los haga sentir discriminados o maltratados.

Por ello, desarrollan una hipersensibilidad que provoca que de un vaso de agua, surja una gran tormenta.

No realizan auto críticas sinceras

Debido a que sienten que no son culpables de nada, no critican su comportamiento y mucho menos reflexionan de lo que necesitan para cambiar su actitud.

El victimista siempre creerá que los defectos de los demás son intolerables, mientras que los suyos son sutiles.

Son manipuladores

Una persona victimista aprovechará cualquier momento, sobre todo en una discusión, para ser chantajista y hacer sentir al otro que es malo, el atacante y que él es el del error.

¿Cómo combatirlos?

Para librarse de este tipo de personas, sólo se requiere hacer lo siguiente:

  • Detecta al victimista
  • No dejes que te enrede en su juego
  • Dile que no tienes tiempo para escuchar sus lamentaciones, pero que si quiere ayuda o consejos, con gusto lo ayudarás
  • Recálcale que no perderás tu tiempo y energía con sus quejas
  • No te sientas culpable

No olvides que una persona sólo te puede herir si le das el suficiente poder.

(Con información de Rincón de la Psicología)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: