Es necesario un tratamiento integral para combatir cáncer

Los efectos de la quimioterapia linfidema y afectan la producción de saliva; comer sano sí previene la enfermedad, señala experta.

31/01/2011 10:12
AA

Uno de los grandes avances de la ciencia médica es la atención y el control del cáncer, con lo cual se ofrece una mayor calidad de vida a los pacientes; así, una persona puede continuar su desarrollo personal, familiar y laboral, sin padecer de las secuelas que puedan derivarse de la misma enfermedad, e incluso puede evitarlas.

¿Qué es el linfidema?

En una mesa especial en SUMEDICO radio, diversos especialistas hablaron sobre cómo una persona diagnosticada de cáncer debe cuidarse para seguir su vida, de la forma más natural posible.

La fisioterapeuta especializada en oncología, Isabelle Aloi-Timeus, se refirió al linfidema, alteración que se presenta en los pacientes sometidos a quimioterapia, consistente en la hinchazón o inflamación de las extremidades, lo cual puede evitarse si se atiende desde el principio.

“Una paciente con cáncer no sólo necesita ayuda médica, sino interdisciplinaria, la parte de la rehabilitación física es muy importante porque puedes tener una secuela y seguir tu vida, pero puedes evitar esta secuela desde el día después en que lo operaron”.

Explicó cómo una intervención quirúrgica para retirar tumores afecta al organismo: “El sistema linfático es el sistema de limpieza y lo que hace es recoger a todas las células que no pertenecen al cuerpo y limpiarlas a través de los ganglios, estos recogen células y las alojan, entonces al quitar los ganglios quitan todo el tumor, esta parte es básica para la recuperación en materia oncológica, pero físicamente el sistema ya no trabaja normal  empieza a tener mucho menos drenaje, en el cáncer de mama empiezan a hincharse los brazos porque se retiran los ganglios de la axila, entonces tenemos que educar al paciente a cómo producir poco líquido linfático para que no se hinchen”.

La especialista lamentó que aun no se proporcione al paciente toda la información, pues si bien puede evitarse, una vez que se registra el linfidema “ya no hay manera de pararlo”; existen mangas y diversos medicamentos para tratar estas inflamaciones, pero no se cura, “es un tratamiento de por vida, o usa una manga, o vendas, por eso la insistencia de canalizar los pacientes al principio, pues es diferente usarlas poco tiempo a todo el día”.
 
Isabelle Aloi-Timeus pertenece a la Asociación Linfática de México, donde se les ofrece información a las personas que son sujetas a terapias contra el cáncer, las cuales pueden comunicarse a través de la página www.linfidema.com.mx   o al 55 16 20 11.

El cuidado bucal

Entre las secuelas del cáncer se encuentran afectaciones bucales como la xerostomía, la cual provoca una baja actividad de las glándulas salivales y, por ende, la resequedad de la boca.

Al respecto, el odontólogo José Luis Alonso, con experiencia en pacientes con tratamiento oncológico, explicó: “Los agentes quimioterapéuticos resecan al boca, las glándulas salivales van a atrofiarse y causan una resequedad mayor. Se reduce el flujo salival hasta 60-70 por ciento; el oncólogo debe comunicarse con el odontólogo para preparar –al paciente- antes de la primer quimioterapia para poder eliminar factores de riesgo y poder ayudarle a sobrellevar su problema”.

Destacó que la disminución de saliva causa efectos graves, porque esta es un agente limpiador y al no encontrarse presente en la cantidad suficiente aumentan la caries, “entonces las técnicas de limpieza, el control de cavidades abiertas, de piezas fracturadas, se deben atender antes de la quimio, o durante la terapia, pero debe de tenerse cuidado porque hay momentos que son prohibidos para atender al paciente por esta descomposición del paciente durante la terapia”.

El doctor José Luis Alonso proporcionó recomendaciones básicas:
 

  • Acudir a un odontólogo de inmediato, para que este se coordine con el oncólogo
  • Higiene minuciosa

 

  • Uso de pastas especiales con  agentes anti cancerígenos, como fluoruro en cucharillas
  • Incluir en la dieta alimentos que promuevan la producción de saliva, “la goma de mascar sin azúcar es importante”

 

  • Uso de medicamentos que estimulan las glándulas salivales

 
En prevención, lo básico es la  nutrición

Al participar en la mesa especial de SUMEDICO radio, la especialista  Luigina de Nicola Delfín, jefa del  departamento de Nutrición del Instituto Nacional de Cancerología, apuntó que existen dietas no sólo para prevenir secuelas en los pacientes con cáncer, sino incluso para evitar que se desarrolle esta enfermedad.

“Uno de los principales elementos con los cuales vienen representando es el grupo de frutas y verduras, como bien se ha manifestado a través de campañas, consumir al menos cinco porciones, la alimentación en sí debe estar constituida  por estos alimentos”.
 
Además, apuntó, es necesario reducir el consumo de las grasas, pues estas “contienen elementos que pueden ser dañinos para el desarrollo de muchas enfermedades, el cáncer como tal y las crónico degenerativas en general”

Respecto a los alimentos de origen animal, como los lácteos y carnes rojas, tanto de res como de cerdo, subrayó que su consumo debe limitarse, pero no eliminarse por completo, “porque tienen una función importante en nuestra alimentación, no se debe elimianr pero sí poner un límite estipulado máximo 80 gramos de carne roja al día y no rebasar de tres veces a la semana, por ejemplo”.

Bajo estos parámetros, reconoció que existe una relación directa entre la obesidad y el desarrollo de ciertos tipos de cáncer, sobre todo los hormonodependientes que afectan en mayor proporción a la mujer; por ello se debe de mantener el peso corporal, como una medida de prevención para evitar el desarrollo de tumores.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: