Es posible prevenir sobrepeso en niños

Expertos aseguran que que un buen entorno emocional y una relación correcta con la comida frenan problemas futuros de sobrepeso.

06/02/2011 3:24
AA

Hace unas semanas SUMEDICO dio cuenta de un estudio realizado por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav),  la obesidad afecta a más de cuatro millones de niños mexicanos, quienes posteriormente tendrán tres veces más probabilidad de sufrir enfermedades crónicas en la edad adulta que los niños sin obesidad.

En el estudio de los genes podrían estar las posibles respuestas y soluciones al problema de la obesidad infantil. Gracias a los resultados, los investigadores intentarán predecir si un niño puede presentar problemas de peso durante su desarrollo. 

Ahora, un estudio presentado por la Fundación Thao concluyó que uno de cada tres niños españoles entre tres y 12 años tiene sobrepeso, algo que a la larga puede reducir la esperanza de vida, según los expertos. La investigación ha sido llevada a cabo con más de 26 mil menores y en 29 ciudades españolas. Este problema nos cuesta al año 5 mil millones de euros. El sobrepeso y la obesidad se pueden detectar en los primeros años de vida y los expertos aseguran que es ahí cuando hay que atajar el problema para corregir los malos hábitos alimenticios.

Los expertos están convencidos de que procurando un buen entorno emocional a los bebés y encauzando correctamente su relación con la comida se pueden frenar “en gran medida” los problemas de sobrepeso hasta la adolescencia. El psiquiatra Rafael Casas, director científico de la Fundación Thao, organización no lucrativa dedicada a promover estilos de vida más saludables y a prevenir problemas de salud, recuerda que los primeros años de vida “son un período crucial en la adquisición de los hábitos”.

En este sentido, destaca tres momentos cruciales a la hora de modelar la conducta alimentaria: cuando el bebé desarrolla su preferencia por los sabores, cuando autorregula la ingesta de alimentos y cuando le llegan las consignas familiares y culturales sobre la alimentación y la actividad física. “Actuando sobre estos factores podemos conseguir que los bebés lleguen a los cinco años con un peso normal”, apunta Rafael Casas.

¡Ahora, como los mayores! Recuerda, asimismo, que “los pequeños, de forma innata, tienden a rechazar determinados sabores, lo que se conoce como neofobia, y también a controlar y autorregular su ingesta alimentaria; los padres deben orientar correctamente estos comportamientos si quieren que sus hijos crezcan sanos”. Cita como ejemplo. la “mala praxis” en la que incurren muchas familias que consiste en “utilizar el alimento como recompensa”.

Un momento vital es, según los especialistas, cuando los bebés abandonan la lactancia y entran en contacto con la alimentación complementaria. “Es aquel momento en el que se les dice: ¡Ahora ya puedes comer como los mayores!”, afirma Casas. Sin embargo, a su juicio, es justo entonces cuando se debe formular la pregunta: ¿Cómo qué mayores?

“Es esencial que los padres y las madres se involucren en un periodo tan crucial y acompañen a sus hijos a conocer nuevos sabores y a saber regular su saciedad”, dijo el responsable científico de la Fundación. Explicó también que es precisamente en el núcleo familiar donde el menor adquiere los hábitos alimenticios y por este motivo considera que es necesario que el adulto se responsabilice y “dé ejemplo con una cultura alimentaria saludable”. (Con información de ABC)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: