Es posible una quimio sin náusea ni vomito

Crean guía de tratamiento de cáncer específico para pacientes mexicanos; aminoran daños colaterales de la quimioterapia.

24/08/2011 11:17
AA

Cuando a un paciente con cáncer le indican que es preciso un tratamiento con quimioterapia, inmediatamente vienen a su mente imágenes de ellos mismos sin pelo, con un aspecto demacrado y que su vida dejará de ser la misma por todas las molestias que esto trae consigo, así lo han indicado varios pacientes a SUMEDICO en ocasiones anteriores.

“En muchos casos los pacientes sufrían más sin tener que hacerlo, pues en repetidas veces les mandaban tratamientos con fármacos muy agresivos que en efecto les eran de gran utilidad, pero también podrían haberse resuelto sus casos con menos daños colaterales”, señaló en conferencia la doctora Guadalupe García, especialista  del Servicio de Radioterapia en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre.

Por ello es que los especialistas, a nivel mundial, decidieron emprender la creación de guías de tratamientos específicos para cada caso y tipo de tumor, mismas que están disponibles para todo mundo en la red, lo único a lo que no se tiene acceso, si no se es un especialista en oncología, es a los fármacos, dijo la especialista.

Sin embargo, esas guías mundiales dan la pauta para el seguimiento específico que se debe llevar en cada país, pues según la doctora Laura Reyes, Gerente Médico de MSD, los mexicanos necesitan otro tipo de diagnósticos, debido a que las diferencias genético-raciales con los europeos, provocan que los tratamientos actúen de distinta manera en cada organismo.

Por ello es que apenas ahora, después de 25 años de trabajo, están disponibles las guías para el caso específico de México en donde colaboraron especialistas de instituciones públicas y privadas del país para el uso correcto de los medicamentos contra el cáncer.

¿Por qué hay náuseas y vómitos?

Resulta ser que cuando los químicos de las “quimios” entran al torrente sanguíneo y al estómago, éste órgano manda una respuesta al cerebro que activa el gatillo cerebral, es decir el que manda la indicación de que está entrando algo tóxico y hay que eliminarlo, y es entonces que se produce la náusea, que desencadenará el vómito.

De acuerdo con la especialista del CMN 20 de noviembre, esto ocurre porque se activan las serotoninas y lo necesario es inhibir la respuesta de estos neurotransmisores para que jamás se produzca en el paciente el deseo de vómito.

Es entonces que entran al campo de batalla toda la familia de los cetrones, que según García son los fármacos que van a lograr que las sustancias de las quimioterapias tengan un mayor tiempo de vida en la sangre, y eliminan la activación del gatillo que se provoca cada que una nueva inyección de tratamiento o pastilla de quimioterapia entra al cuerpo.

La especialista indicó que los cetrones ya están reconocidos por la FDA como antieméticos, es decir antivomitivos, aunque también se usan los corticoides que tienen la misma función, pero estos aún no han sido aprobados por esta institución estadounidense.

En los pacientes que vomitan por ansiedad, lo que se recomiendan son las benzodiacepinas, que ayudan a manejar de forma muy efectiva esta sensación evitando así la nausea anticipatoria.

Después del uso de estas sustancias, las investigaciones clínicas indicaron que las náuseas y los vómitos se redujeron del 50 al 10% en los pacientes que los habían presentado.

México lidera guías para radioterapia

De acuerdo con la doctora García no se habían hecho guías en cuanto a radioterapia, por eso en el caso de México se empezó a categorizar la necesidad de usar antieméticos de acuerdo a la zona y la extensión en donde se recibiría este tratamiento.

Se encontró que si eran zona muy amplias como todo el cuello y la espalda, o toda la parte del estómago, y la pelvis, sí era necesario, mientras que si se trataban de terapias en extremidades o cutáneos como en el caso de melanomas no era indispensable, mientras que no se recomendaba el uso de inhibidores de vómito para áreas muy específicas como el cuello, una parte del tórax o para combatir cáncer de mama localizado.

Sin embargo, en todos los casos era de suma importancia que los pacientes cambiaran su estilo de vida tanto alimenticio apoyados por un nutriólogo, como el de actividad física, en el que podían caminar o practicar yoga.

“Con un cambio en el estilo de vida y el tratamiento adecuado para su caso específico, los pacientes ya no tenían que sufrir náuseas ni vómito, sin por ello tener que sacrificar el éxito temprano de sus tratamientos”, concluyó García.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: