Escaneo cerebral podría diagnosticar dislexia

Un estudio indica correlación entre las habilidades pobres de prelectura y el tamaño de una estructura cerebral.

15/08/2013 12:27
AA

Estudio entre el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y el Hospital Infantil de Boston, encuentra que mediante una resonancia magnética podrían diagnosticar a los niños disléxicos antes de que empiecen a aprender a leer, lo que les ayudaría a tener atención oportuna.

La investigación, realizada, en Estados Unidos, parte del hallazgo de una correlación entre habilidades pobres de prelectura en el jardín de infancia y el tamaño de una estructura cerebral que conecta dos zonas de procesamiento del lenguaje.

Pues en estudios anteriores se ha demostrado que en los adultos con capacidad de lectura baja, el fascículo arqueado, es más pequeño y está menos organizado que en los adultos que leen normalmente.

Sin embargo, se desconoce si estas diferencias hacen las dificultades de lectura o, como consecuencia de la falta de experiencia de lectura.

Para poder llevar el estudio acabo, los investigadores invitaron a niños a venir al MIT para tomarles una resonancia magnética. Pero se incluyó sólo a 40 niños de los que se tenían escáneres.

Al comparar las resonancias magnéticas y los resultados de diferentes tipos de pruebas de prelectura, los investigadores encontraron una correlación entre el tamaño y la organización del fascículo arqueado y la capacidad de identificar y manipular los sonidos del lenguaje.

Lo cual, fue una señal importante, pues previamente, se han relacionado a las fuertes habilidades fonológicas, con la facilidad de aprendizaje de la lectura.

Los científicos para estar seguros de sus resultados, también evaluaron a los niños en otras dos habilidades que se han demostrado que predicen la capacidad de lectura: la denominación rápida, que es la capacidad de nombrar una serie de objetos familiares tan pronto como se pueda, y la capacidad de nombrar las letras.

Sin embargo, los expertos no encontraron ninguna correlación entre estas habilidades y el tamaño o la organización de las estructuras de materia blanca escaneadas del estudio.

Aun con sólo una pequeña pista, los especialistas pudieron llegar a la conclusión de que el fascículo arqueado izquierdo conecta el área de Broca, que está implicada en la producción del habla, y el área de Wernicke, está involucrada en la comprensión del lenguaje hablado y escrito.

“Por tanto, un fascículo arqueado más grande y más organizado podría ayudar en la comunicación entre las dos regiones”, dicen los investigadores.

Por último, señalaron que “las diferencias estructurales que se encuentran en el estudio no necesariamente reflejan las diferencias genéticas, factores ambientales que también pueden estar implicados” (Con información de Europa Press)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: