publicidad

Otros

Beneficios inmediatos al dejar el hábito de fumar

El tabaquismo está relacionado con al menos 10 tipos de cáncer, riesgo que se reduce tras unos años de dejar de fumar, dijo especialista.

  • 30/05/2013
  • 14:22 hrs.

El tabaquismo es, más que un vicio, una enfermedad que puede traer consecuencias fatales para la salud de una persona, ya que se le relaciona con diversos tipos de enfermedades cardiovasculares y de otro tipo, señaló a SUMEDICO el cardiólogo Carlos Aboitiz Rivera(*).

De acuerdo con la Asociación Americana del Pulmón, el tabaquismo tiene que ver directamente con al menos el 50% de las enfermedades cardiovasculares, además de 10 diferentes tipos de cáncer, además de provocar diagnóstico de cáncer de pulmón y enfermedad pulmonar obstructiva crónica en un 90%.

“Dejar de fumar no es algo sencillo, ya que tienen que ver cuestiones de hábitos y la adicción del cuerpo a la nicotina y los diversos compuestos que tiene el cigarro, hay quienes lo intentan con medicamentos, otros con sustitutos y algunos creen que se trata sólo de fuerza de voluntad”, señaló el especialista, y refirió que con el hecho de querer dejarlo e intentarlo está avanzándose mucho contra la adicción.

No obstante, señaló que también es importante que la gente entienda no sólo cuáles son los riesgos de fumar no también los beneficios, “porque generalmente la información se centra sólo en el daño que hace el cigarro pero no se les da importancia a los beneficios tanto a corto como a largo plazo que genera dejar la adicción”.

El doctor Aboitiz explicó que, después de fumar un cigarro, la presión sanguínea tarda hasta 25 minutos en normalizarse, ya que la nicotina y el resto de los compuestos químicos contenidos en el cigarro son gatillos para elevar la presión arterial de una persona al obligar al corazón a trabajar más rápido, y a partir de ahí enlistó los beneficios de dejar de fumar:

  • La toxicidad de la sangre, generada por el cigarro, disminuye hasta un 50%, mientras que la oxigenación de la sangre se normaliza en un rango de ocho a 10 horas.
  • A los dos días de dejar el cigarro, los nervios se acostumbran a la ausencia de la nicotina y se recupera la calidad de los sentidos del gusto y el olfato.
  • Aproximadamente 72 horas después de dejar de fumar, los pulmones y los bronquios se relajan, recuperando la energía normal que necesita tu cuerpo.

“Esto hablando de reacciones casi inmediatas, ya que si se mantiene el alejamiento del cigarro, es posible ganar beneficios a mediano y largo plazo, por ejemplo, un año después de dejar de fumar, se reduce un 50% la posibilidad de sufrir un ataque cardíaco y en cinco años el riesgo de sufrir un accidente cerebral vascular es similar al de una persona que jamás ha fumado”, explicó; sin embargo, señaló que los daños que provoca el cigarro en el cuerpo son reversibles, siempre y cuando se deje el hábito antes de los 40 años, “de otra forma, si se deja de fumar después de esas edad, el cuerpo no se deteriora más, pero los daños permanecen”.

Otros beneficios para el organismo a mediano plazo, de acuerdo con el médico, son:

  • Ausencia de tos, problemas respiratorios y sibilancias seis meses después de dejar de fumar.
  • En el mismo rango de tiempo se recupera la capacidad pulmonar hasta un 10%.
  • Una década después de dejar de fumar se reduce el riesgo de desarrollar cáncer pulmonar, tanto como el de una persona que nunca ha fumado.

“También hay que tener cuidado con el peso, ya que cuando se deja de fumar, debido a la ansiedad que produce el antojo, es posible que la persona sustituya el cigarro con comida, lo que lo hará ganar unos kilos. Aunque también puede verse esto de manera positiva para el bolsillo, ya que cada vez los cigarros son más caros, y esto genera un gasto muy importante. Así es que los beneficios vienen por muchos costados”, concluyó.

(*) Dr. Carlos Aboitiz
Pediatra y Cardiólogo pediatra
drabtz@gmail.com

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad