publicidad

Otros

Botox ayuda a revertir el estrabismo

Aplicar toxina botulínica en casos de estrabismo ayuda a recuperar la capacidad visual y facilita los tratamientos en casos de parálisis cerebral.

  • 04/10/2011
  • 10:26 hrs.

Centros especializados en la atención de niños con parálisis cerebral y otras enfermedades neuronales han establecido la aplicación de toxina onabotulínica en casos de estrabismo pues esto evita los riesgos de pérdida de la visión y al lograrse la recuperación total de la vista, es posible que los menores avancen más rápidamente en sus tratamientos. 

La toxina onabotulínica  es aplicable en niños neuronalmente sanos, pero que padecen estrabismo, pero en el caso de los infantes con alguna alteración neuronal se acrecienta la importancia porque al lograr ver correctamente aprenden a reconocer los rostros de personas como sus padres, objetos y colores, lo cual los estimula en sus movimientos, apuntó en entrevista el doctor Arturo Pichardo, director médico corporativo de Centros de Rehabilitación Infantil Teletón.

“Recuperar habilidades y funciones, acorde a cada caso, es el objetivo de los centros de atención a estos menores y el que recuperen la capacidad visual gracias a la toxina onabotulínica es fundamental para este propósito, pues se reintegran socialmente y pueden ir a la escuela y convivir dentro de sus grupos familiar y sociales”, enfatizó el experto.

Explicó que el estrabismo es la desviación del eje de uno o ambos ojos a causa de una rigidez del músculo ocular (hipertonía), por lo cual no existe control en el movimiento y estos pueden desviarse hacia adentro o fuera, lo que afecta el nivel de la visión en el cerebro, “si no se trata a tiempo puede ser permanente y a la larga disminuya fuertemente la capacidad visual”.

Hizo énfasis en la importancia de que este tratamiento se aplique en los primeros años de vida, de ser posible desde los cuatro meses, pues los primeros cinco años son fundamentales para ejercitar la visión, y con esta otras actividades motoras.

Por su parte, la doctora Angeles Yael Hernández, especialista del CRIT Estado de México, explicó que la aplicación de la toxina onabotulínica va acompañada de una terapia donde se alterna el colocar parches en los ojos, de forma alterna en el derecho e izquierdo, a fin de que los ojos se acostumbren a ver al frente y moverse juntos lo que permite que el infante vea con simetría y en tercera dimensión.

A partir de lo anterior ha sido posible evitar la cirugía, cuya desventaja es que en caso de que se pase el corte del nervio óptico, uno o los dos ojos quedarán desviados de manera permanente, no habrá posibilidad de recuperar una adecuada visión y puede perderse esta capacidad en uno o los dos ojos.

La especialista aclaró que no en todos los casos se aplica la toxina onabotulínica , sólo cuando el diagnóstico refiere hipertonía. En los casos donde no se aplica es en aquellos de daño del nervio óptico, pues si bien el botox puede ayudar los resultados sólo serán temporales; tampoco es aplicable en la endotropía acomodativa, que es cuando existen problemas de miopía o astigmatismo. 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad