publicidad

Otros

Bullying en adultos responde a abuso de poder

Si bien el maltrato físico y emocional en esta etapa no está tipificado, puede determinarse de este modo, señaló especialista.

  • 19/05/2013
  • 16:36 hrs.

Alrededor del bullying escolar se han fabricado muchos subtítulos, no obstante, social y culturalmente se ha entendido como violencia escolar, mientras que, trasladando eso al mundo de los adultos, es más conocido como mobbing, cuando se trata de violencia dentro de la oficina, sin embargo, fuera del entorno laboral, no se ha reconocido de forma estandarizada, explicó a SUMEDICO la psicóloga Diana Lilia Gutiérrez Castillo (*).

La especialista explicó que, la violencia en general no es otra cosa más que “uso y abuso de poder”, violencia que puede permear cualquier edad, porque, de alguna manera “todos hemos sido violentos y violentados, sin excepción, porque la violencia es un proceso aprendido desde la cuna materna, en casa”, como reflejo de los usos y abusos de poder de los que los hijos son testigos.
 
Señaló la especialista que la violencia se da en situaciones de vulnerabilidad, y quien ejerce la violencia experimenta también un placer, “el ego se hincha y genera una satisfacción inconsciente al principio y después consciente, y esto genera que se siga perpetuando la violencia”.
 
“Por ejemplo, si un hombre se junta con una mujer agresiva y dominante que lo somete, y cuando va a trabajar se encuentra con una jefa con las mismas características de su esposa, se engancha y se somete de nuevo. Es un patrón. La violencia es un círculo viciosos, y hay algo llamado círculo de violencia y para esto debe haber dos interlocutores: el violento y el violentado, y cuando se entra en este círculo, salir solo es muy difícil”, explicó.
 
Tratar el problema
Una parte importante para el tratamiento de este problema es tomando terapia, “sobre todo para hablar y entender, porque si no entendemos qué juego se da en esta situación de poder, si no hay estrategias para que desde pequeños pongamos un freno a la violencia, a reconocerla, a tener límites, a tener un autorrespeto, la violencia va a seguir”, indicó la psicóloga.
 
De acuerdo con ella, el mundo en el que vivimos está dominado por la violencia, producto de la crisis integral, política, social y económica.
 
“La violencia castiga a los vulnerables: niños, mujeres, discapacitados, ancianos; aflora y se descarga sobre los débiles. Vivimos en una lucha encarnizada por poder social, poder corporal, estatus, es un mundo donde impera la violencia, hay ausencias de conceptos y aprendizajes que vamos repitiendo, hay malos tratos desde los físico hasta lo psicológico y lo social y financiero”, asentó la especialista.
 
Señaló también que la persona que es dominada queda con una marca a nivel cerebral, “pero si no hacemos entender a la gente para que ubiquen el círculo de violencia, en qué parte están y por qué se da, difícilmente la gente va a poder salirse de él”.
 
Finalmente, explicó que el abuso de poder en contra de un adulto puede determinar padecimientos graves como depresión, ansiedad, trastornos del sueño, problemas alimenticios y suicidios, todos generados por esta situación de violencia.
 
“En la parte social tenemos la situación del aislamiento, alguien que no socializa y se mantiene guardándose todo, callando, porque hemos aprendido que la violencia se calla. Son situaciones que nos llevan al aislamiento. Permitimos la situación violenta porque no hay herramientas para hacer lo contrario”, concluyó.
 
(*) Psic. Diana Lilia Gutiérrez Castillo
Psicóloga por la UNAM
dianeme@prodigy.net.mx

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad