publicidad

Otros

Caries predisponen a absceso dental

De no ser tratada dicha ulceración, puede ser la entrada de las bacterias al torrente sanguíneo, y producir una infección generalizada.

  • 03/05/2013
  • 09:04 hrs.

La importancia de la limpieza bucodental, se origina de que la caries profundas son precursoras en la formación de abscesos en la boca, que terminan por destruir las estructuras dentales hasta su raíz, dejando muchas veces chimuelo a quienes los sufren, afirmó Leonardo Escobar Gutiérrez, estomatólogo adscrito al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco

Quien explicó que un absceso se caracteriza por la acumulación de pus y restos de comida, afectando principalmente el ápice o raíz de la pieza dental, asimismo, dijo que este acumulo infeccioso además de inflamación en las encías, produce dolor, síntoma que por lo general mueve a las personas a buscar atención con el dentista.

Otro síntoma característico de los abscesos dentales, es la molestia al masticar y en algunos casos llegan incluso a sangrar, sentido en el que refirió que son los varones entre 20 y 70 años de edad los más proclives a desarrollarlos, seguidos por mujeres, y en un 20%, por niños, en general debido a su poca conciencia sobre la importancia del cepillado dental, expuso.

Asimismo, señaló Escobar que la forma de eliminar un absceso es sacar la pus acumulada en la zona, por medio de una jeringa estéril, aunque en algunos casos la infección cede atacándola con antibióticos, tras lo que siguiente es curar el diente y bloquear el conducto por el cual las bacterias entraron al nervio dental.

A lo que especificó que en ocasiones para eliminar el absceso es necesario realizar una endodoncia, que es la extracción del nervio dental y sustituirla por una estructura metálica, conocida como poste inter-radicular, el cual da soporte a la pieza —y como no existe el nervio no hay dolor—posterior a esto se realiza la restauración estética y funcional del diente afectado.

Par finalizar Escoba resaltó la importancia de acudir al odontólogo por lo menos dos veces al año, para poder tener control en la salud bucal, ya que un absceso, además de las molestias referidas, puede convertirse en la puerta de entrada de las bacterias al torrente sanguíneo y producir una infección generalizada y grave. (Con información de El Universal)

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad