publicidad

Otros

Codependencia: adicción por otra persona

La persona codependiente se olvida de su propia vida al mostrar preocupación extrema por la vida de otra persona.

  • 28/10/2011
  • 10:49 hrs.
La codependencia es un problema de personalidad, que hace que las personas se enganchen neuróticamente a otra, entonces ésta persona se convierte en una especie de droga, trastocando todo su plan de vida”, indicó a SUMEDICO el doctor José Antonio Elizondo (*), psiquiatra.
 
La preocupación en exceso por la enfermedad o el malestar de otra persona, es uno de los factores que detonan que quien padece de codependencia deje su vida de lado para girar alrededor de quien cree que necesita ese exceso de atenciones, convirtiéndolo en una adicción.
 
“La codependencia no se queda sólo en perder la vida personal y atarse a las necesidades de otra persona, también genera otros enfermedades como depresión, obsesión y ansiedad, y problemas como desorganización en su vida. Todos estos síntomas constituyen la codependencia, la cual los especialistas consideramos como una forma de adicción a las personas”, indica el psiquiatra.
 
El doctor Elizondo es autor del libro Los Rostros de la Codependencia, en el cual, precisamente, va desglosando capítulo a capítulo, los tipos de codependencia que existen y cuál es la mejor manera de prevenirlos, controlarlos y curarlos.
 
Los rostros
 
“La forma como se relaciona la gente y desarrolla enganches codependientes es muy diferente en cada caso”, indica el doctor Elizondo.
 
De acuerdo con su experiencia, el doctor refiere que las manifestaciones de codependencia se presentan de diversas formas:  
  • La esposa del hombre alcohólico, la cual puede, incluso, volverse alcohólica por ese afán de protegerlo
  • Los padres del hijo adicto a drogas
  • Los padres de hijos que sufren alguna enfermedad crónica
  • Relaciones interdependientes, de amor y odio, que no pueden convivir en paz pero se niegan a separarse
  • Mujeres que buscan relaciones paternales, quizás muchachas que hayan carecido de amor paterno y buscan relaciones con hombre maduros que cubran ese hueco emocional
  • Codependencia post mórtem, como negar la ausencia de quien ya ha muerto al no procesar el duelo y enganchándose con los recuerdos
  • Los hijos adultos de alcohólicos, los cuales tienen características codependienets, como no relacionarse con otras personas y mostrar un exceso de desconfianza
  • Codependencia de los padres hacia los hijos, este tipo de codependencia es muy común en el siglo XX, y es reseñada por el autor en el libro Hijos dictadores, padres sometidos, en donde los padres giran alrededor de las necesidades del hijo y renuncian a su propia vida
Cómo darse cuenta
 
Para el doctor Elizondo, es muy sencillo comenzar a percibir alguna de estas, ya que “la persona tiene una forma de ligarse a otra rebasando el equilibrio normal de una relación. Todos nos enamoramos y amamos a nuestros hijos y nuestros padres, sin embargo, esto debe mantenerse en un nivel de normalidad, pero cuando se exagera y la persona comienza a perder su individualidad es cuando comienza a presentarse la codependencia”.
 
La persona codependiente es una persona que sufre y nunca puede estar tranquila, no está serena, no tiene estabilidad emocional y se engancha a otra persona que le quita su propio plan de vida.
 
El perfil que muestran las personas que pueden convertirse en codependientes se muestra con actitudes como:
  • Inseguridad
  • Baja autoestima
  • Exceso de control de las cosas
  • Inestabilidad emocional
  • Necesidad de aprobación de los demás
  • Privación afectiva en la infancia o de maltrato
  • Conductas compulsivas
Prevención
 
De acuerdo con el especialista, la mejor prevención es que todos tengamos buena salud familiar, donde se pertenezca a una familia funcional y que reciban adecuadamente las necesidades de afecto, porque esto nutre la autoestima.
 
“Una estrategia muy eficaz es no sobreproteger a una persona, pero sí tratar de guiarlo; las familias de los codependientes son familias cerradas, rígidas, en donde no se externan los sentimientos. Por ello siempre he dicho que las tres formas más adecuadas para evitar un problema así son: familia sana, educación escolar sana y relaciones sociales sanas y adecuadas”, refirió el doctor Elizondo.
 
Tratamientos
 
Finalmente, el doctor reveló que antes de comenzar a tratar un problema de codependencia, es necesario que el paciente reconozca que tiene un problema.
 
“Después ya se le somete a sesiones de psicoterapia, en donde se refuerza su autoestima, se reconstruyen conductas adecuadas para que supere situaciones familiares o de relación interpesonal que lo han afectado y, si es necesario, se requiere aplicar un apoyo con tratamiento farmacológico”, revela.
 
(*) Dr. José Antonio Elizondo / Psiquiatra
Josantonioe10@gmail.com
 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad