publicidad

Corazón

Colesterol alto puede ser por hipotiroidismo

La alteración de la producción de hormonas tiroideas, hace que el hígado produzca más colesterol del necesario.

  • 22/05/2013
  • 12:43 hrs.
El colesterol es una sustancia que existe naturalmente en todas las partes del cuerpo, para su adecuado funcionamiento; sin embargo, su exceso en la sangre es peligroso, ya que aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, pues por su composición aceitosa puede adherirse a las paredes arteriales y formar placas, las cuales pueden estrechar las arterias y dificultar el paso del líquido rojo vital, o incluso obstruir dichos conductos por completo.

El tratamiento del colesterol es necesario debido a sus riesgos para el corazón, pero tras ser diagnósticado ¿qué pasa cuando aún con el aumento de ejercicio, la ingesta de alimentos saludables y la medicación éste no disminuye sus niveles?. “Significa que se puede tener hipotiroidismo, y éste merme el tratamiento”, indicó Alejandro Sosa Caballero(*), endocrinólogo.


El especialista comentó que el colesterol viene de dos orígenes, uno es el que se absorbe en nuestro intestino cuando comemos, y el otro es lo que nuestro hígado está produciendo. A éste último proceso refirió Sosa que afecta el hipotiroidismo, “ya que hay un incremento en la producción hepática del colesterol, lo que puede causar niveles altos en la sangre”.


Respecto al hipotiroidismo, el endocrinólogo explicó que el problema se origina en la hipófisis, con la disminución de la hormona estimulante de la tiroides (TSH), que es la encargada de dar pie a la creación de las hormonas: Tiroxina (o T4) y la triyodotironina (o T3)1, las cuales se desarrollan en la tiroides, y que su falta da pie al mecanismo normal del organismo, causando bocio, infertilidad, problemas cardiovasculares, de crecimiento, neuronales, e alteraciones de los nervios y músculos .


Por lo que dijo, “aunque la tiroides sólo pesa entre 10 a 15 gramos, su funcionalidad es muy importante, pues la hormonas tiroideas T4 Y T3 son esenciales para regular el metabolismo, aumentar la velocidad del crecimiento y estimular los procesos mentales, entre otros” .Así que ante el diagnóstico de colesterol alto, “no sólo se debe tratar el problema de forma aislada, sino buscar sus causas a profundidad”.


Cuando un paciente con colesterol alto, a pesar de ser tratado con estatinas o fibratos, no tiene los resultados esperados, el médico debe solicitar un perfil tiroideo, para ver si el problema no es debido al hipotiroidismo, lo cual no implica que con sólo dar tratamiento a las hormonas tiroideas el problema ya sea solucionado, sino que complementario al tratamiento para el colesterol se debe llevar.


Hipotiroidismo no sólo un problema de lípidos


Existen dos tipos de hiportiroidismo el clínico, que es la destrucción o pérdida del tejido; y el subclínico, que es la enfermedad del tipo leve y que generalmente no produce síntomas, pero que puede progresar al tipo clínico.


A nivel mundial la prevalencia de la enfermedad es del 8.6% y se sabe que por cada varón hay 9 mujeres afectadas, además de que su prevalencia es mayor entre los 20 a 40 años de edad; asimismo, que a partir de los 60 años se ve afectado 1 de cada 10 personas.


En cuanto a México, se estima que 1 de cada 2 mil niños nace con la afección, y que la prevalencia de hipotiroidismo subclínico es del 9 % en niños de edad preescolar, y del 10.3 % en niños de edad escolar, mientras que el 2 % de los adolescentes y el 8 % de los adultos presentan hipotiroidismo clínico o subclínico, según los datos de la población de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) de 2006.


Su sintomatología es :Piel seca, cabello quebradizo, las uñas gruesas pero frágiles, fatiga, estreñimiento.; y de no ser tratada a tiempo, o llevar un control adecuado, los síntomas pueden agravarse al punto de la severidad como en el estreñimiento, o en la fatiga, y llegar al coma, incluso llevar al paciente a la muerte.


Ante la evidencia,  Sosa Caballero invito a que las personas apliquen a sus hijos el tamiz neonatal, ya que se puede saber desde ese análisis si se presentaran problemas de tiroides, y tras la sospecha de la enfermedad a una edad adulta, comentarlo con el especialista para que este de el diagnóstico.


(*)Alejandro Sosa Caballero, endocrinólogo, miembro de la American Association of Clinical Endocrinologists

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad